Revista Qué

14 Nov 2015 | Escenario electoral

Lousteau, incómodo

Equilibrio. Martín Lousteau, el candidato que supo propinarle el mayor susto al PRO en los últimos ocho años, busca ahora quedar parado de la mejor manera posible en un escenario adverso, donde el espacio al que enfrentó experimenta un crecimiento acelerado, luego de conquistar la provincia de Buenos Aires. Es opositor al macrismo en el […]

Equilibrio. Martín Lousteau, el candidato que supo propinarle el mayor susto al PRO en los últimos ocho años, busca ahora quedar parado de la mejor manera posible en un escenario adverso, donde el espacio al que enfrentó experimenta un crecimiento acelerado, luego de conquistar la provincia de Buenos Aires.

Es opositor al macrismo en el distrito de su génesis y, además, dos de los partidos que lo respaldan, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, integran el frente Cambiemos a nivel nacional y se referencian en sus dirigentes nacionales que acompañan a Macri desde antes de las Primarias.

Lousteau_Martin01.jpg_1328648940

El triunfo de María Eugenia Vidal y la expectativa abierta por la posibilidad de desembarcar en la Casa Rosada convirtieron al PRO en un carro ganador, del que pocos opositores al kirchnerismo quieren quedar afuera. Y lo saben en su entorno.

Y, asimismo, en una coyuntura de balotaje, la ubicación no es un aspecto menor frente al público, más aún para alguien que también se diferencia del Frente para la Victoria, fuerza de la que salió eyectado en 2008 y a la que le devolvió una catarata de críticas en el último tiempo.

“La falta de alternancia es mala, aunque hay que evitar las euforias con lo nuevo. Lo voto a Macri, sabiendo las críticas que tengo hacia él” afirmó Martín Lousteau la semana pasada en el programa Animales Sueltos, declaración que Energía Ciudadana Organizada (ECO) algunos salieron a celebrar.

No fue una manifestación elegida. Todo lo contrario, bajo presión. El ex candidato a jefe de gobierno decidió hace tiempo sustentar su proyecto político en el radicalismo, cuyo máximo referente, Ernesto Sanz, salió fortalecido el 25 de octubre por las intendencias y las gobernaciones a las que accedió el partido centenario de la mano de Cambiemos.

En el socialismo ni siquieran salieron a manifestarse. Lo preveían, pero no consideran que afecte al armado, a pesar de que han llamado a votar en blanco en la disputa del 22 de noviembre. Refuerzan, en cambio, la idea de que ECO tiene futuro en tanto y en cuanto se consolide como una “oposición constructiva” en la Ciudad.

Pero ese es ahora un desafío mayor, al que proyectó en julio. La disyuntiva abierta en el balotaje puede extender la polarización entre dos fuerzas por los próximos cuatro años, un escenario que puede desdibujar su armado.

En el mientras tanto, Macri tendió puentes para salir a la caza de un botín preciado: tener al autor de Economía 3D bajo su paraguas. Es una jugada que esconde otra intención que el economista se subsuma dentro de los globos amarillos, supone salvaguardar el frente interno local y despejar el camino para Horacio Rodríguez Larreta en 2019.

Es poco probable. En ECO, saben que alinearse con el presidenciable de Cambiemos a corto plazo equivale a una inmolación política y a tirar por la borda la embrionaria construcción porteña.

Lilitos y radicales porteños descartan cualquier chance de conformar Cambiemos en la Legislatura. Lousteau tiene decidido, pese a todo, avanzar en su idea de una “nueva oposición”, pese a los tanteos. Hoy los que están con él buscan ser gobierno en 2019, la cuestión es garantizar la competitividad del frente, premisa que estará condicionada por la coyuntura nacional.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 57.

Compartir
?