Revista Qué

4 Dic 2015 | Nueva deuda

Luz verde para las polémicas plantas MBT

La Legislatura aprobó la emisión de deuda para la construcción de una planta de tratamiento de Residuos Urbanos. Críticas de la oposición.

En la maratónica y última sesión del año, la Legislatura porteña aprobó el pedido de deuda por 120 millones de dólares para la construcción de una planta de tratamiento de Residuos Urbanos con tecnología MBT, cuestionada por organizaciones ambientalistas.

“Este emprendimiento, no sólo va en contra de toda la política en materia de separación y reciclado de residuos con inclusión social -hoy existen más de 5.000 cartoneros agrupados en cooperativas- implementada hasta la fecha por el Gobierno porteño”, aseguró al respecto el legislador porteño, Adrián Camps.

basura

En esta línea, el diputado del Partido Socialista Auténtico reveló que el proyecto recibió luz verde con numerosas irregularidades.

“No fue enviado para su tratamiento a la Comisión de Ambiente de la Legislatura, no tiene despacho de la Comisión de Hacienda ni de la de Planeamiento Urbano, no cuenta con estudio de impacto ambiental y, teniendo en cuenta los efectos producidos por el cambio climático, su ubicación estaría en zona inundable”, detalló.

Tal como publicó Qué, el gobierno porteño emitió deuda en dos ocasiones por cifras millonarias para la construcción de Plantas de Tratamiento de Residuos que aún no construyó.

En 2013 la Legislatura porteña le aprobó al Ejecutivo la emisión de deuda por 260 millones de dólares. El dinero recaudado, sin embargo, no llegó a destino. En su lugar, los fondos fueron desviados a empresas privadas para la compra de camiones de recolección.

El ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad tiene entre sus manos un verdadero negocio con el tratamiento de los residuos. Una vez construidas, las plantas del norte y sur porteño serán las encargadas de separar los residuos húmedos cuyo destino final será la comercialización para la fabricación de compost o destino biológico.

En tanto, el residuo seco será recuperado por cooperativistas para su posterior reciclado. El material de “rechazo” será cargado por el contratista en vehículos provistos por el gobierno para su posterior traslado a los rellenos sanitarios.

planta

No obstante, etitular de la Agencia de Protección Ambiental y legislador electo del PRO, Juan Carlos Villalonga, defendió el uso de la tecnología MBT. “Son una buena opción dentro del programa Basura Cero porque permiten acelerar el proceso de reducción de residuos enviados a relleno, desviándolos a procesos de reciclado y bioestabilización. Estas plantas fueron licitadas acorde a las especificaciones técnicas aprobadas por las ONG’s en 2013, en el marco de la Comisión Asesora de la ley Basura Cero”, expresó a RevistaQué.com.

Además, respaldó la contracción de deuda para su construcción. “Es una operatoria normal y apropiada que todo gobierno realiza. Esto permite afrontar grandes inversiones pudiendo costearse a lo largo del tiempo, distribuyendo la carga de la inversión sin castigar al contribuyente”.

En contraposición, el diputado de Verde al Sur, Pablo Bergel, se manifestó “absoluta, rotunda y totalmente en contra, tanto del nuevo pedido de deuda como de la construcción de esas plantas MBT que nos alejan del objetivo de la ley Basura Cero. Es un tecnología falsa que reduce un mínimo porcentaje de recolección y el resto se entierra igual que antes”. Además, apuntó contra Cali Villalonga por cambiar su postura sobre la tecnología MBT a la que hoy defiende: “Traicionó 30 años de políticas ecológicas por poder”.

Compartir
?