Revista Qué

7 Oct 2014 | Numeros en rojo

Macri bajo el agua

El presupuesto aprobado en 2014 estimaba una asignación de recursos por el orden de los 60 mil millones de pesos. A mediados de este año se pidió una ampliación por 9 mil millones más. Hay subejecución en áreas sensibles y mayor deuda en dólares. El presupuesto 2014 aprobado en Diciembre del año anterior estimaba una […]

El presupuesto aprobado en 2014 estimaba una asignación de recursos por el orden de los 60 mil millones de pesos. A mediados de este año se pidió una ampliación por 9 mil millones más. Hay subejecución en áreas sensibles y mayor deuda en dólares.

bicisendas

El presupuesto 2014 aprobado en Diciembre del año anterior estimaba una asignación de recursos para la Ciudad por el orden de los 60 mil millones de pesos. Cuando los números no cerraban a mediados de este año se pidió una ampliación por nueve mil millones más. Pero pese al incremento la inversión no se distribuyó en áreas vitales como Educación, Salud y Vivienda. Y entretanto para el 2015 la gestión de Macri deberá afrontar el primer pago de la deuda que arrastra en moneda extranjera.

La elaboración del presupuesto se estimó en base a una inflación del 24% y un dólar a 6,90 pesos. En cuanto a la distribución por áreas se asignaría a Educación 13.900 millones, Inversión pública 3800 millones- para la Línea H del subte, Metrobús, Ciclovías, Centros de Trasbordo y la peatonalización del microcentro, a Infraestructura social 2300 millones de pesos, especialmente para obras y mantenimiento de Escuelas, Vivienda y Urbanización de Villas, Obras y Mantenimiento de Hospitales y Equipamiento Médico. Para la cartera de Seguridad irían 2650 millones de pesos, que incluía la incorporación de más de 500 agentes para custodiar el subte, 600 nuevos policías y el financiamiento para capacitar a otros 600 cadetes de la Policía Metropolitana.

Con respecto a los ingresos de la ciudad se preveía contar con una recaudación cercana a los 54.181 millones de pesos, lo que representaba un 88 % del presupuesto total estimado para el 2014, sin tomar en cuenta la ampliación presupuestaria que se aprobó en Junio de este año por un monto total de nueve mil millones de pesos. Según las proyecciones la ciudad preveía recaudar 37.623 millones de pesos de Ingresos Brutos, 2.865 millones de Patentes y 3.509 millones de pesos de Sellos y otros tantos millones que completarían la cifra total en concepto de Coparticipación y por Recursos de Capital.

En lo que va del primer semestre del año, según los números de la AGIP, el organismo de recaudación de la ciudad, a las arcas de la administración Macrista ingresaron unos $ 26.134 millones de pesos que se distribuyeron en 19.198 millones de pesos por Ingresos Brutos, 1585 millones por Patentes y 1920 millones de pesos por Sellos, entre otros conceptos. A pesar de que las cifras por ingresos son acordes a lo proyectado, se solicitó una ampliación de presupuesto a la Legislatura porteña en junio pasado.

De acuerdo a los números analizados en las principales áreas mencionadas, hay subejecuciones en la mayoría de ellas que son las de mayor relevancia, lo que implica que hay “un destino difuso” de los fondos que en su mayoría van destinados a “gastos corrientes” o lo más visible en cifras, que es el área de Ambiente y Espacio Público, pero no precisamente apunta a obras que contribuyan a un mejoramiento integral de la ciudad, sino que por el contrario, se invierten montos onerosos en obras que no resguardan carácter urgente y que tampoco mejoran la calidad de vida de los porteños.

Ejecuciones , subejecuciones y sobreejecuciones
De todas las áreas en las que se distribuye la asignación del presupuesto, Revista QUÉ hizo una selección de las cinco con mayor subejecución durante el primer semestre, hasta Junio de 2014.Resulta notable que en las que menos recursos se ha pautado son principalmente aquellas que deberían recibir mayor atención, tales como: educación (4.728.531.408), salud (4.368.817.628), seguridad (941.479.633), Vivienda (82.978.969) y Trabajo (22.103.282). Como se puede observar en los datos suministrados por el Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad, en materia de Educación se asignaba el monto de 13.782.554.101 pesos, de los cuales se ejecutaron en el primer semestre 4.728.531.408, lo que representa menos de la mitad del presupuesto total. En Salud los recursos totales proyectados para el 2014 son 12.527.359.997, de los cuales se invirtieron unos 4.368.817.628, menos del 35 % en lo que va del primer semestre. En lo que respecta a seguridad el monto previsto era de 2.688.705.783 pesos, de los cuales se llevan ejecutados 941.479.633 esto números indican al igual que en el caso anterior, una ejecución que ronda el 35 % de los recursos disponibles. Para Vivienda, estaban predestinados unos 1.533.479.874 y en lo que va del año solo se utilizó unos 82.978.969. Es llamativo que justo en la Ciudad de Buenos Aires donde es alta la cantidad de asentamientos, sólo se hayan destinado unos pocos recursos.

Por último, otras de las áreas en las que no se ejecutó un presupuesto acorde a lo pautado en la primera mitad del año es Trabajo que tenía asignados unos 564.158.883 de los cuales se invirtieron 22.103.282 pesos. Lo mismo que los casos anteriores, las principales áreas son las más relegadas en los números, recibiendo menos porcentaje respecto a los recursos totales disponibles. Al margen de la poca inversión en áreas sensibles para los porteños, el macrismo no escatima recursos para gastos de poca relevancia o que podrían solventarse de otra manera. Tal es el caso de las abultadas cifras de dinero destinadas a emprendimientos culturales, los gastos en seguridad privada o la millonaria cantidad de dinero invertido en obras que no se requieren con un carácter de urgencia.

En relación a lo sobreejecutado respecto al presupuesto de este año, Ambiente y Espacio Público fue el área que más gasto registró durante el primer semestre con una utilización de fondos mayor al 50% del total presupuestado. Y otra cifra que no está discriminada dentro de los informes que provee el Ministerio de Hacienda, pero que resulta sumamente llamativa es el dinero que gasta el gobierno de la ciudad en concepto de publicidad. Hasta el 30 de junio lleva gastados más de 190.024.931, lo que representa más de 1 millón por día destinados a publicitar las acciones del gobierno macrista.

¿Déficit o superávit?
Desde el Gobierno porteño sostienen que la Ciudad goza de superávit pero los números reales indican lo contrario. El Jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta sostuvo desde un programa televisivo que la administración porteña posee un superávit de 7.000 millones de pesos. Para lograr que las cuentas cierren, los funcionarios realizan la ecuación gastos e ingresos corrientes, sin tener en cuenta la parte financiera ni los gastos totales.

Tomando en cuenta tanto los gastos e ingresos corrientes como los de capital, la Ciudad de Buenos Aires cerró el 2013 con un rojo de 3.106 millones de pesos. Haciendo un racconto hacia el pasado, la gestión de Mauricio Macri solo arrancó con creces en 2011, con 450 millones de pesos a favor, producto de un crecimiento en la recaudación de impuestos durante el año anterior. En 2012 cerró con un déficit de 1.269 millones de pesos hasta llegar al 2013 con un rojo que ronda los 3.106 millones de pesos.

Un dato a destacar es que al mismo tiempo que crece el déficit en la Ciudad, también suben los montos de los presupuestos año tras año. Por ejemplo, durante 2012 el jefe porteño planificó un total de gastos por 32.705 millones de pesos. Si verificamos el año siguiente, esta cifra asciende a 40. 698 millones de pesos hasta llegar al actual de 60.000 millones de pesos.
Un informe de la defensoría del pueblo de la ciudad indica que en términos generales la Capital gastó más de lo que recaudó en cinco de los seis ejercicios que lleva Macri como jefe de gobierno. En 2013 el déficit creció un 111 por ciento respecto del año anterior y un 260 por ciento comparado con 2011.
Apretado pero no ahorcado
Antes de terminar el primer semestre del año y pese a que las cuentas parecían cerrar, Macri solicitó una ampliación presupuestaria que se trató con extrema celeridad y sin discusión previa en la Legislatura y que finalmente se aprobó por unos 9.671 millones de pesos, de los cuales se redistribuirán unos 1300 millones para el contrato de recolección de residuos, y unos 3600 millones que se destinarían al pago de diferencias de salarios generadas después de las paritarias en cada sector. Una de las cuestiones que el jefe porteño debería haber tenido resuelta y prevista desde el año anterior es la pauta salarial con el porcentaje de aumento incluido.
El área favorita para la redistribución del dinero adicional aprobado por la ampliación presupuestaria fue a parar a Ambiente y Espacio Público que recibió el mayor porcentaje, unos 1.785.000.000,00 de pesos y tiene a su cargo la realización de obras como por ejemplo el emplazamiento del Metrobús, el sistema de recolección de residuos, obras en el caso histórico y obras de mantenimiento, barrido, limpieza, pavimentación y bacheo, entre otros.

Todos aquellos puntos candentes que en reiteradas ocasiones dejan al descubierto los despilfarros y la mala redistribución del presupuesto que hace el gobierno de la ciudad, donde no se distingue por orden de necesidad y prioridad qué es lo realmente urgente, como la puesta en marcha de las Eco Bicis en la ciudad por las que se hizo una inversión de 60 mil millones. Y por otra parte, la ampliación dejó al descubierto que se favoreció a empresas privadas como Metrovias SA y a las concesionarias de recolección de basura, beneficiándolas con contratos onerosos y ventajosos en su favor que no representan una mejora de gran envergadura para la ciudad, que al mismo tiempo que se “embellece” se empobrece en materia de educación, salud, seguridad o viviendas.

El endeudamiento: la manera de administrar del Macrismo
Otras de las cuestiones que hacen que se vea afectado el presupuesto de la ciudad es El endeudamiento que se viene generando durante toda la gestión Macrista. Para ejemplificarlo con números la situación en los últimos años: durante el 2011 la deuda era de unos 954 millones, para el 2012 los números ascendían a 1434 millones, lo que implica mas del 65% respecto del año anterior y para el 2013 el endeudamiento creció a 1794 millones.
En este año la ciudad tuvo varios meses de ingresos extraordinarios, efecto de la devaluación, por una mayor recaudación de Ingresos Brutos, pero con una inflación que alcanzaba el 40 % en el primer semestre. Hubo aumentos salariales pero desproporcionados en relación a la recaudación y en relación al valor de la devaluación. Pero los más beneficiados en este aspecto fueron las empresas contratistas a quienes se les aseguró el mínimo o casi nulo riesgo.

Otra cuestión no menor tiene que ver con la emisión de bonos que realiza el gobierno de la ciudad, la emisión del llamado “dólar linked”, donde el problema radica en que se emite en divisa norteamericana pero se paga en pesos de acuerdo al tipo de cambio oficial en el preciso momento que se cobre.
En lo que va del año el gobierno realizó dos emisiones de bonos, uno por 147 millones y otra por 185 millones de dólares que fue para amortización de deuda, a lo que se suma el endeudamiento de los 890 millones. De todos modos las expectativas que tenia el gobierno de la ciudad respecto a la colocación de bonos, no fueron satisfechas producto también de la baja calificación de la deuda que hicieron algunas calificadoras de riesgo y el corolario que trajo aparejado la cuestión de los fondos buitres a nivel Internacional.

El stock de deuda en 2007 era de 574 millones de dólares y para el 2013 de 1794 millones. Sin contar el stock acumulado en lo que va del corriente año y sin haber mencionado otra cuestión más que vital y es el hecho de que si el endeudamiento se mide en pesos, la cifra es más llamativa. A modo de ejemplo, entre 2007 y 2013 el aumento fue del 221% en dólares pero medido en pesos se traduce en un 650%.Se pasó de 1807 millones de pesos en 2007 a unos 11700 millones para el 2013, y esto porque en 2007 el 60% de la deuda estaba suscripta en dólares y hoy ese porcentaje es de un 98%.

Financiar obra pública mediante la colocación de bonos a una tasa anual que superaba el 60% le significó a la gestión Macrista tomar deuda por un monto de 476 millones de pesos y una denuncia que quedó radicada ante el juzgado penal de instrucción número 46, a cargo del juez Jorge De Santo mediante la que se solicitaba que se investigue quiénes habían sido los “compradores de la deuda” que resultaron beneficiados.

La cruda verdad
Más allá del discurso superavitario que maneja Macri y algunos de sus funcionarios la realidad es que el gobierno de la ciudad está bajo el agua, con los números en rojo, llevando adelante la política de pagar deuda, generando más deuda, con ampliaciones presupuestarias que destina para gastos exorbitantes o superfluos o en obras que no reparan un carácter urgente o de extrema necesidad y que tampoco justifican el destino de fondos a ciertas áreas como las de Ambiente y Espacio Público, en detrimento de otras vitales como Educación, Salud, Vivienda o Seguridad, a la que destina el menor porcentaje tanto del presupuesto total, como de las ampliaciones que solicita año tras año.

Lo cierto es que durante los próximos cinco años y en lo más inmediato, marzo del 2015, la ciudad deberá afrontar el primer compromiso de pago que ronda los 415 millones de dólares, lo que representa un 6 % del presupuesto vigente.

Presupuestos y déficits según pasan los años

2014
Presupuesto 60.000 millones de pesos.

2013
Presupuesto: 40. 698 millones de pesos Déficit: 3.106 millones.

2012
Presupuesto: Presupuesto: 32.705 millones de pesos Déficit: 1.269 millones de pesos.

2011
Presupuesto: 26.939 millones de pesos. Se inició con un Superávit de 450 millones.

Compartir
?