Revista Qué

23 Nov 2012 | CON VISTAS AL 2015

Macri busca equipo

El jefe de Gobierno porteño no termina de renunciar a su candidatura en la provincia, pero en su estrategia para un armado político –de cara al 2015- sigue encontrando trabas. En esta ocasión son las posturas de Scioli y Massa.

Macri busca un armado para 2015

Macri y sus diputados durante el encuentro en la UCR.

En los últimos meses, Macri intentó formar alianzas por distintos frentes. Primero se reunió con el líder sindical Hugo Moyano, aunque luego de varias humoradas y coqueteos, el acuerdo pareció inviable, al menos por el momento.

Más tarde se acercó a un sector del radicalismo. Allí se encontró con el paredón Ricardo Alfonsín. Según trascendió, luego de una reunión que mantuvieron los dos dirigentes, el radical le pidió que “se abstenga de continuar con operaciones de cooptación”.

Esta situación ocurrió luego de que se oficializara el lanzamiento de un espacio radical que promueve la candidatura presidencial de Macri. Sin embargo, Alfonsín manifestó que “más allá de las coincidencias republicanas, la UCR y el Pro representan visiones y valores sociales, económicos y políticos diferentes” y anuló la chance de “un acuerdo electoral de todas las fuerzas políticas de la oposición, porque ello resultaría electoralmente beneficioso al oficialismo”.

Lo que no rechazó el radical es la posibilidad de “alinearse con Daniel Scioli”, una vez descartada la reelección de Cristina Fernández de Kirchner.

Justamente el gobernador bonaersense es el nuevo obstáculo a superar por Macri, quien ahora va por un intento de conquistar al peronismo.

Lo cierto es que la intención del jefe de Gobierno es acercarse aquellos dirigentes del PJ disconformes con el kirchnerismo. En ese contexto, Macri se ve perjudicado por las indecisiones de Scioli y el intendente de Tigre, Sergio Massa.

El mandatario local se presenta como el único capaz de “formar un frente no kirchnerista que pueda gobernar al país”, por eso su deseo de acercar a un sector del peronismo. El problema es que, de formar un frente entre Scioli y Massa, el Pro se quedaría sin esos dirigentes.

No obstante, el ministro de Gobierno porteño y encargado del armado macrista, Emilio Monzó, reflexionó acerca de lo efímero que pueden resultar los movimientos de ambos bonaerenses dado que “los dos quieren ser presidentes”.

También desde adentro del Pro aseguran que “el cambio para la sociedad no lo pueden representar dirigentes que están dentro del kirchnerismo”. Así lo sostuvo el diputado Jorge Triaca, uno de los impulsores de la candidatura de Macri para el territorio bonaerense.

En tanto, el jefe de Gobierno avanza en la posibilidad de un armado del que ya forman parte el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse, y su par peronista de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.

En ese marco, hubo un nuevo acercamiento a Francisco De Narváez, quien no rechazaría la posibilidad de un arreglo con su ex socio político.

Lo cierto es que Macri parece estar dejando de lado la Ciudad, aunque no termina de definir su futuro político. Más allá de sus idas y vueltas acerca de lo que sucederá en 2013, la idea fija del mandatario es ganar las presidenciales.

Esta situación hace eco dentro del partido, ya que hay quienes apoyan una eventual candidatura bonaerense y quienes coinciden en que, por ahora, debe enfocarse en la Ciudad. Entre este último bloque se encuentran la ex vicejefa de Gobierno, Gabriela Michetti; la actual, María Eugenia Vidal y el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. Cabe destacar que, en paralelo, estos tres actores mantienen una disputa interna por quedarse con la gobernación de la Ciudad en 2015.

Compartir
?