Revista Qué

18 Nov 2014 | EXPLOTA UNEN

Macri vuela a la oposición

La silenciosa diáspora de UNEN ya comenzó. El marco nacional con la UCR
es clave. La CC ya se decidió. Queda la izquierda. El interrogante, Lousteau.

Son días briosos para el macrismo. El agua ahogó en discusiones a los principales contendientes peronistas para suceder a Cristina, Scioli y Massa. Mauricio observó la beligerancia verbal y la foto con los cortos del Gobernador, en la comodidad de su sillón masajeador.

DANGER MEDIO

En otro televisor, y metido en su oficina, el ágil Marcos Peña repasaba una y otra vez los números que mostraron el crecimiento del Ingeniero en las encuestas. “Es momento de parar. A todo crecimiento, le viene una caída.Hay que frenar la campaña”, concluyó rápido el secretario general. Pero casi sin quererlo, durante el fin de semana pos inundación, Ernesto Sanz agitó el avispero desde la vereda del radicalismo más crítico.“Tenemos que ir a las PASO frente a Macri”, exclamó el mendocino.

Sanz sabe que así puede legitimar aún más al Jefe de gobierno en una elección abierta y, básicamente, meter a parte de la UCR adentro del acuerdo con el PRO. Este es el quid de la cuestión. Si gran parte del radicalismo se fuga del endeble UNEN, esta última alianza habrá quedado prácticamente sin contenido. O, dicho de otra manera, sin esperanza de jugar por la grande en la mayoría del país. Carrió ya había hecho lo suyo. Primero se reunió con Michetti, al instante dinamitó a sus (ex) socios delpanradicalismo; y en los últimos días un intendente bonaerense que supo abrevar en la CC, estrechó la mano de Macri. El caso Echevarren,
intendente de Dolores, demostró un dato relevante para el macrismo.

“Se terminaron o se frenaron los pases al massismo, ahora vienen para este lado”, exclamó un conspicuo operador.Junto con Peña, Durán Barba diseña el aglomerado global del PRO. Ambos ya recomendaron bajar al candidato distrital que sea, en pos de un acuerdo nacional amplio. El único “protegido” es Del Sel en Santa Fe. Pero nadie en su sano juicio sueña con una alianza con Binner. Ergo: seguirá en pie. Ahora bien, ¿cómo derrama esto en la Ciudad? Quien peor parado quedó fue Martín Lousteau, quien tiene apreciable capital político y atesora aspiraciones, pero cada vez está menos rodeado. El ex ministro solo no puede. El lo sabe. Aunque no habrá documento público, ni exclamación a los cuatro vientos, un sector de la UCR porteña está muy cerca de Macri. En el PRO aspiran a que UNEN, luego de una posible diáspora, se limite a una expresión de centroizquierda, básicamente con el socialismo de Roy Cortina, heridos de la batalla de Pino Solanas y Libres del Sur. No mucho más. En la posible implosión de este espacio, tanto Lousteau como el otro economista.

PARA SEGUIR LEYENDO ESTA NOTA CONSULTE REVISTA QUÉ N° 6

Compartir
?