Revista Qué

26 May 2016 | Para Carrio que lo mira por TV

Angelici mantiene el control

Carrió lo denunció por operador judicial y el presidente de Boca se alejó de Comodoro Py. Sin embargo, aún retiene su influencia en la Ciudad de Buenos Aires. Ubicó a funcionarios en los tres poderes del Estado y algunos órganos descentralizados. Quiénes responden al “Tano”. Elisa Carrió ganó una batalla contra Daniel Angelici, pero no […]

Carrió lo denunció por operador judicial y el presidente de Boca se alejó de Comodoro Py. Sin embargo, aún retiene su influencia en la Ciudad de Buenos Aires. Ubicó a funcionarios en los tres poderes del Estado y algunos órganos descentralizados. Quiénes responden al “Tano”.

Montaje ANGELICI

Elisa Carrió ganó una batalla contra Daniel Angelici, pero no la guerra. A pesar de la denuncia de la diputada nacional, en la que lo acusó de “operar” en la Justicia Federal, el presidente de Boca Juniors mantiene su control en la
Ciudad de Buenos Aires.

No sólo en los pasillos de Tribunales, sino también en los diferentes estamentos del Gobierno porteño, incluso en algunos órganos descentralizados. “Angelici sabe cómo moverse y tiene lazos en diferentes sectores. Lo que ha hecho no es otra cosa que incrementar su esfera de influencia, siempre con el visto bueno de Mauricio Macri”, contó
a Qué un dirigente del PRO.

Con el desembarco de Macri en la Casa Rosada, esa esfera de influencia no ha parado de crecer, y traspasó los límites de la General Paz. Sin embargo, sus alfiles más obedientes desempeñan funciones en los altísimos rangos de poder en la Ciudad de Buenos Aires.

Tal es el caso de Enzo Pagani, a quien logró ubicar como presidente del Consejo de la Magistratura. Su trayectoria se remonta a los primeros años de gestación del PRO, cuando en 2003 el macrismo logró seis bancas en la Legislatura tras conformar una alianza con Recrear, aquel partido conformado por liberales de la UCR, espacio del que surgió el mismo Angelici. Cuatro años más tarde consiguió un lugar en las listas y resultó electo diputado hasta 2011. Ese mismo año, “El Tano” lo incluyó en su equipo para pelear la presidencia de Boca Juniors. Hasta el día de hoy integra la comisión directiva del club xeneize, en conjunto con la presidencia de la Magistratura, desde donde pone en marcha las directivas de su jefe político.

Las órdenes de Angelici no sólo se circunscriben a cuestiones políticas, sino también a las económicas. Según pudo saber Qué, la mano del titular de Boca llegó hasta las negociaciones paritarias con el Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad. Si bien no fue directa, hubo una clara incidencia en dar marcha atrás con el acuerdo firmado entre el Consejo y los representantes gremiales en cuanto a los aumentos salariales. “Bajaron la orden de que la paritaria no supere el 30 por ciento, cuando los demás gremios porteños habían acordado cifras mayores”, dijeron a este medio.

Pero la influencia de Angelici en la Justicia va más allá del poder en sí mismo. Es sabido que Martín Ocampo, actual ministro de Justicia y Seguridad porteño, es uno de los hombres de mayor confianza. Hasta fue elegido como padrino de uno de sus hijos. En reiteradas ocasiones ofició de abogado de Angelici, fue representante de algunas de sus empresas y, cuando ocupó el cargo de Fiscal General de la Ciudad -un “Gils Carbó” porteño-, estuvo al frente de la investigación por incidentes con la barrabrava y el famoso ataque con gas pimienta a los jugadores de River Plate. Ocampo es, además, su mano derecha en el armado de los radicales PRO.

Así fue como logró ubicar a José Luis Giusti como titular de la UPE para la Transferencia de Funciones y Facultades en Materia de Seguridad. Hasta comienzos de 2015 Giusti se desempeñaba como decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, cargo al que debió renunciar acorralado por las denuncias de corrupción vinculadas al desvío de fondos en el Hospital de Clínicas.

Con Ocampo como intermediario, “El Tano” también “ubicó” a dos presidentes comunales. Se trata de Roberto Salcedo (comuna 1) e Hipólito Forno (comuna 6). Según revelaron a este medio, en ambos casos los acercó al armado PRO desde el partido de las boinas blancas.

PONER Y PODER
“Uno puede acercar el currículum, pero ¿poner? ¿Qué significa? ¿Que los pongo y me responden a mí? No, los pongo
y tienen que ser funcionarios del Go-bierno”, dijo Angelici en declaraciones a la prensa, desentendiéndose por completo del rol que cumple. Un rol que también llegó a la cuna de las leyes porteñas. Francisco Quintana, además de ser el jefe del bloque PRO, es el presidente de la asamblea de Boca que días atrás aprobó la compra de Casa Amarilla a la Corpo-ración Buenos Aires Sur por la suma de $ 180 millones, que generó el duro enfrentamiento en la comuna 4. Llegó al Parlamento porteño en 2011, tras presidir la Juventud PRO Capital, espacio que lo posicionó en la agenda política y lo catapultó a la cima. Con sólo 33 años resultó reelecto al ocupar el primer lugar en la lista. Ahora es quien maneja todo el bando amarillo y negocia con los bloques opositores.

Pero no es el único alfil. Claudio Niño es también uno de los hombres cercanos al “Tano” Angelici. De origen radical, el diputado debutó en su banca en diciembre, y allí se quedará hasta 2019. Niño también acompañará al titular del club de la Ribera en el Colegio de Abogados, al integrar ambos la lista que encabezó Jorge Rizzo y resultó victoriosa en las elecciones del 26 de abril.

Angelici planeó extender sus lazos en Comodoro Py, pero Carrió logró apartarlo. Al menos, por ahora. En la Ciudad, en tanto, sigue teniendo el control.

TAMBIÉN EN ÓRGANOS INDEPENDIENTES

La influencia de Daniel An-gelici llega hasta los órganos descentralizados de la Ciudad. Tal es el caso de José Palmiotti, Defensor adjunto del Pueblo, y María Raquel Herrero, auditora porteña.

Palmiotti se define como un “radical rebelde”. Llegó al PRO como titular del CGP de La Boca y Barracas, donde comenzó a tejer relaciones con Mauricio Macri, por entonces jefe de Gobierno. Finalmente, en 2009, desembarcó en
la Defensoría del Pueblo, donde cumple funciones hasta el día de hoy.

Herrero, por su parte, debutó como auditora a finales de 2015, cuando cumplió mandato como diputada porteña. Antes trabajó como subsecretaria de Asistencia Técnico Admi-nistrativa de la Legislatura. Sobre las denuncias de “Lilita” Carrió hacia Angelici, desde la CC señalaron a este medio: “Putea un poco, pero nada más”.

ELEGIDO PARA SER OPERADOR OFICIAL

La alianza entre la agrupación Gente de Derecho y el PRO se impuso en las elecciones del 26 de abril de este año en el Colegio de Abogados de la Ciu-dad. De esta manera, Jorge Rizzo retuvo la
presidencia.

La novedad es que, por primera vez, el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, ocupó un lugar en la lista, por lo que se convirtió en el nuevo vicepresidente segundo del Colegio. Ahora podrá, como apuntó desde que sondeó la posibilidad, mantener relaciones con jueces y fiscales por una vía institucional, que hasta el momento mantuvo en las sombras.

A pesar de la interna que disputan desde hace años, como se puede ver en los nombres que figuran en
la nómina ganadora, los dos sectores del PRO que influyen en la Justicia desembarcaron en el Colegio.

Compartir
?