Revista Qué

9 Sep 2017 | proyectos pro

Más ladrillos para la Ciudad

El Ejecutivo porteño buscará sancionar tres polémicas leyes antes de que culmine el año. Sabe que cuenta con los 31 votos necesarios para dar rienda a iniciativas relacionadas a negocios inmobiliarios rechazadas por la oposición. De todos modos, avanzará después de las elecciones. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le encomendó a su […]

El Ejecutivo porteño buscará sancionar tres polémicas leyes antes de que culmine el año. Sabe que cuenta con los 31 votos necesarios para dar rienda a iniciativas relacionadas a negocios inmobiliarios rechazadas por la oposición. De todos modos, avanzará después de las elecciones.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le encomendó a su tropa legislativa los proyectos que deberán debatirse en el recinto capitalino antes de fin de año. Es que, desde que se conformó el interbloque Vamos Juntos en el Parlamento porteño (PRO, Coalición Cívica y Confianza Pública), el Ejecutivo cuenta con los votos necesarios para sacar leyes que debieron guardar bajo cuatro llaves, por falta de consenso, cuando no contaban con mayoría simple. Dos de esas iniciativas son la construcción de un centro comercial, en manos de IRSA, en el barrio de Caballito; y la modificación del Código de Planeamiento Urbano. Aun-que sean leyes de doble lectura, sólo necesitan 31 votos para su aprobación.

Otra de las leyes polémicas que el PRO tratará de sacar luego de las elecciones generales de octubre es la venta de terrenos del Estado en el barrio de La Boca, para llevar adelante el proyecto “Catalinas Sur 2”, que posibilitará nuevas construcciones de altura y tendrá una parcela como espacio público.

De replicarse el resultado que el oficialismo tuvo en las PASO, “el Gobierno va a trasladar el apoyo electoral de la ciudadanía a un aval para avanzar con estos proyectos inmobiliarios, va a tener una cuota de luz verde”, dijo Jonatan Baldiviezo, miembro del Observatorio del Derecho a la Ciudad, que en reiteradas oportunidades acudió a la justicia para denunciar las irregularidades llevadas a cabo por el Gobierno.

“Por más de que tenga la mayoría necesaria con el interbloque Vamos Juntos, al ser año de intercambio legislativo, va a suceder que muchos de los legisladores que no pueden renovar sus bancas van a votar estos proyectos a cambio de asegurarse ciertos puestos en el gobierno, en organismos de control, o la alternativa que les ofrezca el PRO, agregó el excandidato a legislador porteño.

En los pasillos de la Legislatura se comenta que, luego que pasen las generales de octubre, y las aguas se calmen, la Coalición Cívica hará de las suyas y, a principios de 2018, abandonarían el interbloque, lo que no los exime de las votaciones que se llevarán a cabo este año. “La Coalición Cívica tuvo en su momento el mandato de no votar na-da que favorezca a IRSA, pero des-de que están en el interbloque de Vamos Juntos le votaron todas las le-yes al PRO, como la del Playón ferro-viario de Colegiales. La Coalición fue en contra de su propio proyecto, que era hacer un corredor verde en esos terrenos de la Comuna 13”, señalaron a Qué desde la Legislatura.

Otro de los comentarios que resuenan en el Parlamento capitalino es que “todas las leyes que votó la Coalición Cívica este último tiempo fueron en contra de lo que pensaron siempre y de los principios en la vida legislativa que llevan en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que no sorprende que acompañen las tres leyes que el Ejecutivo quiere sacar antes de fin de año”.

En el mismo sentido, un vocero parlamentario de la oposición aseguró a Qué: “No creo que de acá a noviembre haya muchos cambios en las votaciones legislativas, el año que viene probablemente sí. Pero todos vemos que a (Elisa) Carrió no le importa la Cuidad, y ha que-dado a la vista que el territorio porteño ha sido el kiosco del PRO, piensan que la Ciudad es un negocio inmobiliario y no les importa la calidad de vida de los vecinos”.

En ese sentido, Osvaldo Balossi, comunero del Frente para la Victoria del barrio de Caballito, señaló que si el gobierno porteño busca dar curso al proyecto del shopping en la Comuna 6, “corroborará lo que venimos diciendo: que el gobierno de la Ciudad tiene intereses claros que están vinculados con la empresa IRSA”, y que los proyectos que buscará sacar antes de que finalice el año “están relacionados a empresas privadas”.

“Al gobierno de Larreta poco le importa defender los intereses de los vecinos. Si a eso le sumás que el primer candidato a legislador por la fuerza oficialista en la Ciudad es Andrés Freire, te das cuenta de que es todo parte de lo mismo, porque están de los dos lados del mostrador. Freire fue director de IRSA, la constructora más beneficiada por el gobierno de Macri y ahora de Larreta, y lo ubican como primer candi-dato a legislador, así que está claro que Andy Freire va a defender los intereses del grupo IRSA”, agregó Balossi.

Con respecto al Nuevo Código Urbanístico. desde el oficialismo dijeron a Qué que “está claro que al Código de Planea-miento Urbano hay que cambiarlo y, como toda ley, necesita readecuarse a la realidad. Lo que buscamos con el Nuevo Código es, en primera instancia, modificar las zonificaciones viejas, que eran de otra época”. Y enfatizaron que “desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad manifiestan que buscamos cambiar el Código para construir torres, pero eso no es así, lo estamos adecuando a la realidad, a cada uno de los barrios, respetando la idiosincrasia de cada lugar. Buscamos que la gen-te pueda trabajar en el mismo barrio en el que vive”.

Por otra parte, desde el PRO, agregaron que buscarán “dar el debate de la ley de Plusvalía, que seguramente vaya en forma paralela con el Nuevo Código Urbanístico”. Desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad respondieron que “el oficialismo asegura que va a tratar la ley de plusvalía a futuro porque, de esa manera, podrán conseguir un plazo más para que la Ciudad de Buenos Aires no cuente con esa norma”.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #152 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?