Revista Qué

10 Sep 2016 | Tablero político

Massa mueve las piezas

La presunta alianza entre el Frente Renovador y Progresistas aún no tiene un marco claro en la Ciudad. Habrá cambio de piezas: algunos saldrán y otros tendrán más exposición. Por lo pronto, según los analistas, Stolbizer es la que podría crecer más en el territorio porteño Massa y Stolbizer, o como dicta la nueva fórmula de […]

La presunta alianza entre el Frente Renovador y Progresistas aún no tiene un marco claro en la Ciudad. Habrá cambio de piezas: algunos saldrán y otros tendrán más exposición. Por lo pronto, según los analistas, Stolbizer es la que podría crecer más en el territorio porteño Massa y Stolbizer, o como dicta la nueva fórmula de la política nacional, “Sergio y Margarita”.

Massismo #100

El acto en Parque Norte, donde además de ellos dos participa-ron los actores más importan-tes del Frente Renovador y de Progresistas, para los más aventurados ofició como el lanzamiento no oficial de una alianza electoral. Para otros, es un símbolo de que ambos candidatos podrían llegar a un entendimiento y trabajar juntos.

Sin embargo, mientras se especula con que ambos podrían encabezar una de las dos listas que habrá en la provincia de Buenos Aires, en la Ciudad, a diputados y a senadores, por ahora sobra la mesura respecto al tema.

Y si bien todavía no se habla de nombres ni de estrategias para 2017, la elección a Jefe de Gobierno ya encuentra dos posturas diferentes. Massa quiere que su candidato sea el diputado nacional Marco Lavagna, quien encabezó la nómina para diputados nacionales por la Ciudad. Pero la apuesta de Margarita sigue siendo la misma que el año pasado: su candidato es el embajador argentino en los Estados Unidos, Martín Lousteau.

Ella está convencida de que el exministro de Economía se encuentra obsesionado con pelear la Ciudad, diferente a lo que piensan varios de sus interlocutores porteños que ven en Lousteau un político que “apura” al jefe de Gobierno Rodríguez Larreta.

“Nosotros lo que vemos es que Lousteau no tiene aspiraciones reales de jugar por la Ciudad, y que sólo quiere amagar con que jugaría por fuera de Cambiemos para lograr negociar espacios”, sostienen los lugartenientes de Stolbizer.

Por otro lado, dentro de los demás actores en la ecuación porteña, se encuentran el legislador Javier Gentilini, ex Proyecto Sur que el año pasado oficializó su pase al massismo, lo que lo convirtió en el único representante de ese espacio en el recinto, y los exprecandidatos a Jefe de Gobierno, Sergio Abrevaya y Humberto Tumini. En los comicios pasados, éstos dos últimos no lograron superar el corte de las PASO.

Algo similar sucedió con el candidato del FR Guillermo Nielsen, quien ahora fue reconvertido en uno de los principales asesores técnicos en política monetaria de Massa.

Parte del acuerdo habría sido ya comenzar a tratar qué espacios se le darán a cada uno. “Margarita y Sergio ya negociaron los lugares a repartir. Todos los espacios que nos pidió se los dimos”, sostuvo una calificada fuente del armado massista local.

Por otro lado, la presencia de Donda tampoco no fue aleatoria. Si bien su juego, como definen en Progresistas,
es más “nacional”, la idea es replicar el acuerdo en todos los territorios. “Nosotros esperamos que repercuta del mismo modo que en la provincia y la Nación. Estamos en búsqueda de un acuerdo. Hay buen acercamiento con Margarita”, sostuvo uno de los coordinadores del armado de Massa, Juan Saintotte. Pero en esa misma lista de peticiones, Margarita planteó sus límites.

Labor en conjunto
Algunos miembros del equipo porteño de ambos partidos trabajan en conjunto hace tiempo. Marco Lavagna y Abrevaya, por ejemplo, trabajan articuladamente en el diseño y la implementación de políticas para las Pymes.
“La idea es darle más importancia a las Pymes, porque es lo que da el trabajo. Lo hemos empezado y veremos qué resultados de fondo trae. Después, el tema electoral será el año que viene”, sostuvo Abrevaya en diálogo con Qué.
La relación con Gentilini también dista de larga data. Ambos compartieron el armado de lo que antes era UNEN y que luego se atomizó en varios partidos. Y si bien muchos especulan con que podría ser una de las cartas fuertes de Stolbizer para el año próximo, dentro del GEN suma algunos detractores, como consecuencia de su paso por el Consejo Económico y Social en donde la existencia de una auditoria interna, en donde habría registros de gastos poco claros, complicaría su situación actual dentro del partido.

Ahora, además, la alianza entre él y Stolbizer perdió un poco la funcionalidad que tenía antes, ya que Margarita no poseía un partido en territorio porteño y se apoyó en Abrevaya, titular de PODES. Una vez terminadas las elecciones en la Ciudad, el GEN y PODES se fusionaron en GEN Ciudad.

Sin embargo, Abrevaya todavía posee una carta para evitar la ruptura: al menos una cuarta parte de las fichas necesarias para montar un partido le pertenecen a él, con lo que su salida podría generar un dolor de cabezas a Progresistas.

“Al estar recostada sobre Massa, posiblemente se presente con una alianza mucho más grande. Lo máximo que va a poder cobrar es una candidatura como legislador, y es muy probable que vaya con Marco Lavagna”, sostiene uno de sus contrincantes internos.

La situación de Tumini es similar. Dirigente del riñon de Donda, si bien derrotó a Abrevaya en las PASO, no logró pasar el filtro. Su perfil, además, es mucho más combativo. Por su parte, Lavagna es el candidato que Massa quiere proyectar como la alternativa entre Rodríguez Larreta y Lousteau. Para eso, sabe que tendrá que generar una oferta que seduzca no sólo a los sectores peronistas, sino también a un gran arco más cercano a la izquierda dentro del kirchnerismo que se fue alejando actos de corrupción y también por algunas acciones de La Cámpora. “Esas son las bases electorales que intentaría captar el acuerdo”, resumen desde ambos entornos el escenario político actual.

Compartir
?