Revista Qué

20 Jun 2016 | Hacia 2017

El massismo dibuja los planos

El massismo porteño se encuentra en plena etapa de reconstrucción. Luego de sacar el 15 % en las elecciones nacionales, aguarda mantener un margen similar ahora que no se desdoblan los comicios. Gentilini y Raffo, los nuevos armadores.

Armar una nueva arquitectura, pero con la certeza de necesitar más de Sergio Massa que en las elecciones locales del año pasado. Ése es, por estos días, el razonamiento que prima en el Frente Renovador porteño. El encargado de llevar adelante esa política será el legislador porteño, Javier Gentilini, quien cerró su pase a las filas del massismo al cierre de la campaña, en la que el ex secretario de Finanzas de la Nación, Guillermo Nielsen, no logró sortear la barrera de las PASO.

“El objetivo es lograr una mayor presencia, al principio, de Sergio, para después afrontar el desafío de la elección sin él en la boleta”, sostienen en la mesa chica del FR. La depuración, que todavía sigue, comenzó luego de esa campaña trunca. El primero en salir eyectado fue el ex legislador porteño, y armador en ese entonces, Diego Kravetz.

MASSA

Desde hace un mes, comenzaron a realizarse mesas de “acción política”, como las describen en el partido. La idea es ir juntando adhesiones y sumar la mayor cantidad de representantes posibles. Con ese objetivo, se comenzó a gestar la presencia territorial. Al día de la fecha, según explican en el massimo, hay locales en ocho de las quince comunas. En algunas, incluso, hay más de uno. Entre los lugares que todavía falta destacan, por ejemplo, la Comuna dos, en donde hay un electorado PRO muy duro.

La presencia en la Legislatura es otro de los focos que aspiran a cambiar. Hoy en día, sólo cuentan con una sola banca, la de Gentilini, que ingresó en 2013 cuando todavía existía UNEN. “De base, a lo que apostamos es a mantener ese 15% que sacamos en las elecciones pasadas”, sostienen. Con esa cifra, no sólo se quedaría con entre dos y tres de los doce diputados nacionales en juego, sino también con entre seis y siete de los treinta legisladores con los que se renovará la Cámara.

Lo que sí ya está definido son los puntos claves del discurso con el que buscarán instalarse más fuerte en el
territorio porteño. Para el entorno de Massa, es clave mostarse como una oposición moderada, similar a lo que realizó ECO en la campaña a jefe de Gobierno, y lo que el líder del FR realizó en la presidencial. De esa forma, “El cambio justo”, volvería a ser el slogan utilizado. Ahí es donde entra en la ecuación el ex presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, quien por estos días se encuentra “coqueteando” con las filas del massismo.

“Es un dirigente moderado. Lo escuchás en la televisión y su discurso te seduce. Además, hizo una fuerte autocrítica de la campaña de Scioli”, explican desde el FR. Marangoni, por ahora, procura mostrarse distante y cauto al respecto. Habla con todos, pero no cierra con nadie. Quien se habría alejado del centro de la cuestión es el ex candidato a jefe de Gobierno del espacio, Nielsen. Luego del magro resultado electoral, el ex secretario de Finanzas se volcó más a la gestión técnica y al asesoramiento en temas monetarios y de canje de deuda.

“Su lugar pasó a ser más cercano a Sergio, no sería candidato, pero todo puede cambiar”, sostienen en la mesa chica partidaria. El diputado nacional, Marco Lavagna, es otro de los que optó por un perfil más técnico dentro del espacio.

 

Marangoni coquetea con el FR

El ex presidente del Grupo Bapro, Gustavo Marangoni, coquetea con el Frente Renovador porteño y se especula con un posible desembarco a las filas del massismo, según pudo saber RevistaQué.com.

“Es un dirigente que viene del sciolismo y tiene mucha llegada por su perfil moderado, por eso lo invitamos a diferentes reuniones y actividades”, le dijo a este medio uno de los armadores de Sergio Massa en la Ciudad. Cabe recordar que Marangoni tuvo un paso como pre-candidato a jefe de Gobierno porteño durante las ultimas elecciones, pero depuso su candidatura luego de varios debates dentro del Frente para la Victoria. “Soy un peronista librepensador”, se definió Marangoni en diálogo con Qué, ante la consulta sobre su posible paso a las filas del massismo porteño.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 88 DE QUÉ.

Compartir
?