Revista Qué

9 Abr 2017 | Seguridad

¿Menos letales en la protesta?

La licitación para compra de equipamiento y armamentos para la Policía de la Ciudad genera controversia. Armas ‘less lethal’ (menos letales) en el ojo de la tormenta. Legisladores y organismos de derechos humanos requieren mayor información sobre el tema. En un clima social enrarecido por el incremento de la protesta social en todo el país, […]

La licitación para compra de equipamiento y armamentos para la Policía de la Ciudad genera controversia. Armas ‘less lethal’ (menos letales) en el ojo de la tormenta. Legisladores y organismos de derechos humanos requieren mayor información sobre el tema.

En un clima social enrarecido por el incremento de la protesta social en todo el país, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se ve envuelto en otra polémica. Como centro territorial donde se visibiliza la mayoría de los reclamos gremiales y sociales, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires es escudriñado por cómo reacciona ante las manifestaciones y piquetes.

En febrero pasado, el Boletín Oficial de la Ciudad mencionaba la apertura de licitación para la compra de equipa-mientos antidisturbios. Dentro del material solicitado figuraban cascos y escudos protectores, pero llamó la atención el pedido de 200 lanzadores less lethal weapons (armas menos letales, según la traducción). Esta solicitud atípica alertó a legisladores y a organismos de derechos humanos, quienes recurrieron a los pedidos de informes al Ejecutivo porteño.

El diputado de la Ciudad, Gabriel Fuks (Corriente Nacional de la Militancia), presentó días atrás una requisitoria para obtener informes sobre el polémico armamento. “Puede ser una controversia idiomática, pero la ley es explícita en la utilización de ningún tipo de armamento letal para el trato de cualquier situación que produzca contacto entre la nueva Policía de la Ciudad y algún esquema de protesta social o manifestación callejera.

Entonces, las pistolas no son non lethal -no letales-, sino que son less lethal. Insisto, puede ser una controversia idiomática, pero lo que queda claro es que la Ciudad tiene que explicar”.

Para qué será utilizado el armamento es el principal cuestiona-miento que se le realiza al gobierno de Larreta. Más aun, teniendo en cuenta el fogoneo mediático y las declaraciones de dirigentes cercanos al gobierno de Cambiemos, quienes reclaman una actitud de mayor dureza para “disuadir” todo tipo de protesta.

En virtud de esto, el Observatorio de Derechos Huma-nos (ODH) de la Ciudad también pidió informes al Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, consultando sobre el uso específico para el cual están destinadas, qué grupo dentro de la fuerza las utilizará, cuál es el plan de actuaciones al que está sujeta la compra de estas armas, acordes a la Constitución de la Ciudad y los Principios básicos sobre el empleo de armas de fuego de la ONU (Ley 5.688).

“No hay comisión de seguimiento pese a que había un compromiso de dar a conocer toda la situación de la nueva policía. Por lo tanto, tenemos que estar permanentemente pidiendo, sobre uno u otro hecho, una cantidad de informes que ellos se niegan a dar. Entonces hay un ocultamiento de esta situación”, expresó el legislador Gabriel Fuks.

Desde el Ministerio dicen que es legal

En diálogo con Qué, fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad comentaron que “el equipamiento antidisturbios se compra para renovar el material existente, modernizarnos, y además porque parte del personal que pasó de la Policía Federal vino sin su equipamiento”.

Sobre el armamento en cuestión, dijeron: “Las lanzadoras tiran balas con pintura, y algunas tienen pintura y un agresivo químico que las hace mucho más certeras que las de goma. Se las llama less lethal porque no son ar-mas de fuego, ya que no usan pólvora. Son a gas comprimido”.

La fuente ministerial aseguró el apego a la normativa: “En la ley integral de Seguridad Pública dice que no puede haber personal armado en contacto con los ciudadanos, y eso se cumplirá”. Y citan el artículo 99, donde se especifica que el personal policial en contacto físico directo con los manifestantes no está autorizado a la portación de armas de fuego.

La represión del 8M continúa latente

El protocolo policial de Ciudad fue muy cuestionado por la represión y la detención arbitraria de 20 mujeres tras los incidentes por el Día de la Mujer.

El antecedente Taser X26

El macrismo ya estuvo en-vuelto en una polémica por el uso de armas paralizantes en la Ciudad. En 2015, la Justicia autorizó a la Po-licía Metropolitana a usar las pistolas eléctricas Taser X26, lo que provocó el rechazo del ODH y la Agrupación HIJOS, que ya se oponían desde 2010. Tanto la ONU como Amnesty consideran a las Taser como elemento de tortura.

Una ley que todavía no fue reglamentada

Fuks habló de la necesidad que tiene el gobierno de Larreta de aclarar la compra del armamento. El Legislador plantea que, en la Ley Integral de Seguridad Pública (N°5688/16), en el Capítulo V, se habla del “uso de la fuerza directa en concentraciones públicas”, pero resaltó que la normativa no está reglamentada.

Compartir
?