Revista Qué

28 Oct 2014 | Boldt en la Ciudad

Mi buen amigo Tabanelli

La empresa no sabe de jurisdicciones, ni partidos políticos. Con un gran crecimiento en la provincia de
Buenos Aires de la mano del peronismo, también se afianza en la Ciudad con la ayuda del Pro .

Su creador y director, Antonio Tabanelli, ha logrado el crecimiento de la empresa a través de contactos políticos, sobre todo en la década del ‘90, con el entonces gobernador bonaerense Eduardo Duhalde, que le han servido para transformar a la empresa familiar en una de las más importantes de la Argentina.

boldt medio

La mayoría de los beneficios obtenidos en territorio porteño son a través de diferentes dependencias del ministerio de Justicia y Seguridad que conduce Guillermo Montenegro, ya que la empresa se encarga del cobro de las fotomultas y de la impresión de credenciales de la Policía Metropolitana. Pero no es la única área en la que Boldt consigue beneficios.

Tal es así que en los últimos días se la contrató para un servicio de impresiones para llevar a cabo las evaluaciones a alumnos y docentes, solicitadas por la dirección General de Evaluación de la Calidad Educativa del ministerio de Educación. La empresa favorecida es Boldt impresiones SA y tiene un costo de $ 2.243.652,28.

En la disposición Nº 1095/DGAR/14 publicada en el Boletín Oficial, el gobierno macrista explicó que se abrió un proceso licitatorio y que la de Boldt fue la oferta “única y más conveniente”. A pesar de parecer un valor excesivo por tratarse sólo de impresiones, hay cifras aun mayores.

El 14 de abril pasado, se publicó en el Boletín Oficial el decreto Nº 144/14 mediante el cual el gobierno de la Ciudad le otorga a Boldt el “servicio integral de Procesamiento y Administración de Infracciones“, con destino a la dirección General de Administración de Infracciones”.

Lo llamativo son el plazo y los costos. Según lo anunciado en el decreto, el contrato se se extiende por dos años y la inversión será de 209.208.000 millones de pesos. Entre los argumentos, se señala que se trata de una empresa que es “líder y experimentada”. En ese momento hubo otras uniones transitorias de empresas que presentaron ofertas pero, casualmente, la beneficiada fue una vez más Boldt, la única firma que se presentó a la licitación en soledad.

Las fotomultas en manos de la familia Tabanelli no es cuestión de este año, sino que desde mayo de 2009 es contratista del gobierno de la Ciudad luego de ganar la licitación por 1.850.000 millones de pesos por mes, más el 5% del volumen de las infracciones cobradas. Ese contrato por un total de 86 millones de pesos, en septiembre de 2011 tuvo dos “redeterminaciones provisorias de precios” a favor de Boldt, un ajuste del 13,29% del contrato más un 7,11% adicional.

Para seguir sumando beneficios, en abril pasado, mediante la resolución conjunta Nº 28/MHGC/14 se aprueba otro gasto efectuado en el mes de febrero por la dirección General de Infracciones, relativo al sistema de fotomultas por un total de 3.666.106 millones de pesos. Otro ejemplo de la buena relación Pro – Boldt ocurrió en julio pasado cuando el gobierno, mediante la resolución N° 125/SSAPM/14, le amplió la orden de compra para la impresión de credenciales de la Policía Metropolitana. En ésta se evoca la resolución Nº 151/SSAPM/13 del 30 de julio del año pasado, por la cual Boldt está al frente de realizar “credenciales de identificación para la Policía Metropolitana” por 178.200 mil pesos. Amparados en el crecimiento de la fuerza local, en el texto se señala que “corresponde proceder a ampliar el contrato perfeccionado oportunamente”, por lo que se extiende “en la suma de 33.000 mil pesos”, según avaló el subsecretario de Administración de la Policía porteña.

Boldt se ha extendido como un pulpo por las diferentes administraciones y Tabanelli maneja a su gusto las riendas de la empresa, siempre y cuando generen ganancias.

El macrismo tampoco tiene empacho en entregarle ciertos beneficios como el de las fotomultas, a sabiendas de que se trata de una decisión por cierto polémica, con una extensión que va más allá de diciembre de 2015, fecha en la que culmina su mandato Mauricio Macri.

Agotadas las instancias con el kirchnerismo a nivel nacional y con menos margen de maniobra en la Provincia, los Tabanelli han llegado para quedarse a la ciudad de Buenos Aires.

Compartir
?