Revista Qué

22 Mar 2016 | Polemica

Zoo: Muerte de lobo marino reaviva conflicto

El predio de Palermo volvió a ser noticia tras la muerte de un lobo marino que había sido trasladado de la ribera de Vicente López.

Una vez más, el Zoológico de la Ciudad está bajo la lupa. En esta ocasión, volvió a ser noticia tras la muerte de un lobo marino que había sido trasladado de la ribera de Vicente López. Según informaron fuentes de la institución a medios locales, el especímen llegó en muy mal estado y nada más pudo hacerse por él.

Si bien recibió el tratamiento correspondiente y fue acompañado por otro animal, finalmente murió. Ahora se esperan los resultados de los estudios histopatológicos de los órganos para determinar la causa real del deceso.

animales zoo

El legislador socialista Adrián Camps , uno de los impulsores del proyecto para convertir el Zoo en un Jardín Ecológico, lamentó la muerte del animal, así como el despido de 14 trabajadores, “quienes debieron aceptar el retiro voluntario ofrecido por la empresa concesionaria”, aseguró. Y sostuvo que “la situación de deterioro se está agravando”.

A mediados del mes de enero, trascendió que iban a cerrar las puertas del tradicional Zoológico. Si bien muchas organizaciones ambientalistas y vecinos en general festejaron la novedad, el director del predio, Gabriel Aguado, negó tales versiones.

“Las concesiones anteriores no hicieron las inversiones. Por suerte, en octubre hubo un redireccionamiento de la inversión, y el dinero de la concesión se va a invertir en concepto de la exhibición de animales. Es imposible una mudanza, porque es una donación por cargo. Cuando se efectuó, se hizo con el propósito de que se instale el zoológico. En 1979 se lo quiso mudar al parque Almirante Brown, y no se pudo hacer por esa razón”, explicó.

Por su parte, los diputados porteños Pablo Bergel (Verde al Sur), Adrián Camps (PSA), Marcelo Ramal (FIT) y Gustavo Vera (Bien Común) reclamaron en octubre la inmediata intervención del gobierno porteño frente a la situación de abandono que alegan los trabajadores, sobre cómo se vive en el lugar.

En una recorrida días antes, distintos legisladores de la oposición coincidieron en observar “el estado calamitoso de los edificios, algunos con peligro de derrumbe, y las difíciles condiciones en que el personal debe desarrollar diariamente sus tareas”, al tiempo que escucharon las críticas de los empleados sobre “falta de inversión, abandono de los programas de investigación, riesgo de accidentes y falta de diálogo”.

La reciente muerte del lobo marino se suma a una jirafa recién nacida, el oso polar Winner, su hermana Lara y dos lobos marinos, además de las maras que escaparon del predio y una fue atropellada por un vehículo.

Compartir
?