Revista Qué

4 Ago 2017 | ¿licitaciones a medida?

El negocio de los lápices

El ministro de Modernización y primer precandidato a legislador porteño por Vamos Juntos, Andy Freire, recibió otra vez el dedo acusador de la oposición. Es por una licitación a medida para una empresa que tiene el monopolio de la provisión de artículos de oficina a las dependencias de la Ciudad. Los detalles. En medio de […]

El ministro de Modernización y primer precandidato a legislador porteño por Vamos Juntos, Andy Freire, recibió otra vez el dedo acusador de la oposición. Es por una licitación a medida para una empresa que tiene el monopolio de la provisión de artículos de oficina a las dependencias de la Ciudad. Los detalles.

En medio de la campaña electoral de cara a las elecciones legislativas que se avecinan, des-de el Frente para la Victoria, pusieron en evidencia una situación que, de alguna manera, salpica de lleno al primer precandidato del oficialismo a legislador porteño, el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad, Andy Freire.
La embestida se abrió paso a través de un informe elaborado por la legisladora capitalina del FpV, Andrea Conde, que pone énfasis en Staples, una empresa de vinculación directa con el funcionario que encabeza la nómina de Vamos Juntos en el terreno parlamentario.

Staples es el gigante estadounidense que en 2004 compró Officenet, una empresa de distribución online de artículos de oficina, fundada por Freire en sociedad con Santiago Bilinkis, en 1997. Según palabras de Conde, desde hace ocho años, la firma norteamericana “se está asegurando todas las licitaciones del Gobierno de la Ciudad para la compra de artículos de libre-ría”, habiendo embolsado más de 118 millones de pesos hasta el momento.

El lanzamiento de la Licitación Pública de Etapa Unica N° 623-0335-LPU17, efectuado por la Subsecretaría de Ges-tión Operativa del Ministerio de Hacienda porteño, agitó el avispero y despertó todo tipo de conjeturas, sospechas y suspicacias en la oposición. El pliego tramita la contratación de un “Servicio de Provisión de Papel, de Utiles e Insumos de Oficina, y de todos aquellos bienes o productos afines imprescindibles para el normal desenvolvimiento de sus distintas reparticiones y áreas dependientes, con distribución y entrega incluida, y con los Sistemas Informáticos online de Pedidos y Control”. ¿El monto a destinar? Un total de 55 millones de pesos.

“Para la compra de los productos de librería, el Gobierno de la Ciudad decidió realizar una única licitación con 700 renglones, uno por cada producto solicitado, de la que sólo pueden participar aquellas empresas que cumplan con requisitos. Y aquí está la trampa: la única empresa que puede cumplir con los desproporcionados requisitos que se piden en la licitación es, casualmente, Staples”, aseguró Conde.

En esa línea, la empresa oferente tiene que acreditar, entre otras cosas, ventas anua-les por 45 millones de pesos, contar con un patrimonio neto de $ 7 millones y antecedentes de haber prestado servicios similares a, al menos, cinco clien-tes cuya facturación no sea menor a $ 3,5 millones.

Lo curioso es que “ninguna Pyme argentina del rubro está en condiciones de competir en la licitación”; agregó la legisladora porteña del Frente para la Victoria, que además advirtió sobre la existencia de pedidos de informes y denuncias que datan del año 2009 y que apuntan contra mecanismos poco transparentes en licitaciones de la Ciudad ganadas por Officenet/Staples.

En esa ocasión, se trató de sobreprecios en diversos artículos detallados en los pliegos, como portaminas, cuadernos y cartuchos para impresoras. “Se verificó que los precios pagados por los artículos de librería eran hasta dos veces superiores a los de mercado”, indicó Conde.

En el informe de la legisladora, también se pone el foco en las múltiples prórrogas con las que fue beneficiada Staples en los últimos años, aspecto que le permite mantener el negocio sin la necesidad de un nuevo llamado a licitación pública.

Desde el entorno de Freire, desestimaron el asunto. “Desde la venta de Officenet, Andy no tiene ningún tipo de conexión con esa empresa”, se limitaron a decir en diálogo con Qué.

Sin embargo, quiérase o no, el tema hace ruido. Sobre todo en pleno año electoral. Y más aun cuando Freire encabeza la nómina de precandidatos a legisladores porteños.

De este modo, la embestida de Conde se suma a otros capítulos que no posicionan de la mejor manera al hombre que lleva las riendas de la cartera de Modernización, Innovación y Tecnología. Los más resonantes fueron abordados por este medio en ediciones anteriores y tienen a la firma IRSA como principal protagonista.

El más reciente se refiere al nuevo Centro de Convenciones. Como informó Qué se-manas atrás, por un ca-non mínimo, su explotación quedará en manos del gigante inmobiliario, en cuyo directorio estuvo Andy hasta el año 2015, cuando renunció para acceder a su actual cargo en el Ejecutivo de la Ciudad. “Estuve en muchos directorios por mi rol de emprendedor, es importante aclararlo”, se defendió Frei-re al ser consultado por Qué.

Ahora, la licitación en cuestión se halla suspendida a la espera de una resolución. Es que la Unión Argentina de Proveedores del Estado denunció el pliego y solicitó la realización de un nuevo llamado, por contener cláusulas que suponen una restricción a la participación de las Pymes.

Mientras tanto, nada le impide a Staples continuar al frente del su-ministro de artículos de librería para todas las dependencias del Gobierno de la Ciudad.

LEE LA NOTA COMPLETA EN REVISTA QUÉ #147

Compartir
?