Revista Qué

8 Abr 2015 | Luis Lozano

“Nunca tuvimos una presión indebida por parte del Ejecutivo”

El presidente del Tribunal Superior de Justicia cuenta cuál es el rol de la institución en las elecciones. Comentó el desarrollo pre electoral, el uso de las Táser y el voto electrónico en las Generales.

-¿Cómo se está llevando a cabo el proceso pre electoral?

-Se está desarrollando con algunas circunstancias de que algún candidato no cumplió con todos los requisitos y hubo que cambiarlos. En ocasiones, hay una escasa comprensión de cuáles son las exigencias. Tratamos de difundirlo, pero esto a los propios candidatos les cuesta. A veces, no son incompatibilidades tan serias, sino que el problema está en el distrito.

Luis lozano Tsj-¿Qué pasó con Florencia Arietto?

-No está inscripta en el registro. Podemos ser más flexibles en la consideración de la prueba de la residencia, con dos límites: no se la puede hacer con testigos y tampoco para quien no tiene por lo menos lugar en el registro de electores. Ella más bien probó que no está en el registro, aunque sí dijo haber hecho un trámite que no quedó completo, pero nosotros no podemos hacer una excepción aun cuando uno tiene particular preocupación tratándose de una candidata importante.

-Podría ser que se dé porque los partidos eligen a los precandidatos a último momento.

-Todos los partidos tienen gente más experta en normas electorales, pero no todos los que participan en política son expertos. Si el consejero no aconsejó adecuadamente o el aconsejado no lo tomó en cuenta, por ahí se fracasa en esto. Es una verdadera lástima. Esto no lo podemos evitar.

-¿Hubo otro caso?

-Pasó con SurGen. Es muy estricta la ley de Comunas en que vaya un hombre después una mujer, luego un hombre. Tiene que haber alternancia, pero no es exactamente igual porque los candidatos son siete, cuatro femeninos y tres masculinos. Si se les cae el primero, sube el siguiente, pero éste es de otro género, y esto altera el orden. Hay otra más grave: si usted saca uno de debajo de la lista y le queda invertido el número y no tiene suplentes para sustituir del mismo género, lo tiene que sacar de arriba. Ahí queda alterada la voluntad inicial. No lo pudieron resolver.

-¿Hubo demoras con el FpV?

-Hubo varios que tuvieron dificultades para cargar a tiempo, pero estas son elecciones internas. Es cierto que la Legislatura les impone cierta invasión de la interna: que sean abiertas, simultáneas y obligatorias. Cada partido las maneja por cuenta propia y una junta electoral. Cuando no llegaron a cargar, les exigimos que la presenten en la junta, y no recibió a nadie después de las doce de la noche. La Junta puede reprogramar el orden y los nombres. Las que no pueden llegar tarde son las listas de precandidatos. El FpV tuvo alguna dificultad con la carga pero presentó los papeles a tiempo y la junta los tomó. Está permitido que todo el que cumpla con las condiciones se pueda presentar.

-¿Uno de los partidos más eficientes fue el PRO?

-El PRO hizo su trabajo a tiempo. Está claro que tiene una interna importante, pero la habrán domesticado en modo civilizado. Uno puede ser un observador y hacer conjeturas, pero la realidad es que esto se resuelve el 26 de abril.

-Hay muchos planteos de que no se encuentren las boletas del partido que uno quiere votar.

-Si no está la boleta, se debe negar a votar, y decirle al presidente de mesa no que falta tal boleta, pero sí que faltan. No tiene por qué decir por quién va a votar. La autoridad de mesa tiene que ir y verificar. Las boletas que más faltan son las de los partidos que no tiene fiscales.

-Se prevé que a la general lleguen los partidos más grandes.

-En una asamblea, usted puede ir olfateando lo que puede ocurrir; cuando se vota, estamos todos jugados. Esto es un tema que se aprovecha tratando de dividir los que podrían estar juntos para que tengan menos peso. Todo esto está estudiado. El elector no vota a ciegas, pero sin saber lo que van a elegir los demás.

-¿Cómo es la relación con el PRO?

-Es una relación como con cualquier Ejecutivo. Cada uno está en su lugar. El Tribunal siempre ha mantenido una jurisprudencia que ha tendido a respetar la autolimitación. Nunca tuvimos una presión indebida. Por supuesto, el Ejecutivo litiga mucho en la Justicia de la Ciudad y, como todo litigante, trata de convencer pero nunca tuve noticia de una presión indebida. A veces, órganos que dependen del Ejecutivo son críticos de una decisión judicial. Esto, en la medida en que no signifique una presión, está dentro de las reglas del juego. Ha habido críticas, pero no en un tono amenazante. Las relaciones con el Ejecutivo son normales.

-Hay un proyecto de Ibarra que quiere traer el juicio por jurados a la Ciudad. ¿Se puede aplicar?

-El juicio por jurados es una modalidad que opera en algunas provincias argentinas. Tiene que estar establecido un modo de ejercicio que hoy se llama proceso adversarial o sistema acusatorio; es decir no puede haber juez de instrucción, porque, de lo contrario, no puede haber juicio por jurado. No son compatibles. Ya tenemos una parte transitada porque la Constitución de la Ciudad y el Código Penal establecen una modalidad de juicios acusatorios. Tenemos asentado un sistema acusatorio, y a partir de eso incorporar el juicio por jurados es posible. Los juicios requieren de jueces que tengan entrenamiento porque le dan alguna capacitación al jurado, para que los guíe en lo que tienen que buscar en el caso: el valor de las pruebas y la conducta del acusado; y lo tiene que hacer de tal forma que no contamine al jurado.

Pistolas taser

-¿En qué se basó el Tribunal para aprobar el uso de las pistolas Táser?

-No autorizamos el uso de las pistolas, ni teníamos por qué autorizar nada. Hubo un planteo de una persona que tiene un cargo en el Gobierno de la Nación en materia de Derechos Humanos y es miembro de la organización HIJOS. Si bien el ciudadano puede tener una visión llena de suspicacias respecto del uso de estas pistolas, yo no puedo tenerla como órgano judicial. Lo que puedo hacer es juzgar actos. Cuando trae el problema aquí, pide que se detenga una licitación para la compra de 25 Táser, por ser un objeto ilegítimo. La realidad es que esto es impertinente para la Justicia. Si cualquier ciudadano puede trabar alguna compra al Ejecutivo por el hecho de que el día de mañana puede ser mal utilizada, estamos en una situación bastante complicada.

-¿Cómo se usan las Táser?

-Las Táser son pistolas que sirven para un tiro y se pueden recargar. Dispara sobre alguien y lo reduce. Dispara dardos conectados a un cable y a la pistola. Tiene una videograbadora que permite saber quién y cuándo la usó. Produce el efecto de reducir a una persona, le pegue donde le pegue. En cambio, si le disparo con un arma de fuego le destrozo el pie pero no lo detengo. Si usted tiene una pistola 22 y yo me abalanzo con un arma blanca, resultaría casi imposible detenerme porque la 22 tiende a atravesar pero no a desplomarlo. Puede ser hasta más efectivo que un arma de fuego. Con una Táser, no existe la posibilidad de que usted mate al que está al lado.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°26 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?