Revista Qué

7 Jul 2016 | CULTURA

Opositores celebraron la renuncia de Lopérfido

Los diputados porteños José Cruz Campagnoli y Marcelo Ramal se mostraron muy satisfechos con la renuncia de Darío Lopérfido al Ministerio de Cultura y la consideraron un triunfo de la lucha por los derechos humanos. El diputado Francisco Quintana, en tanto, insistió en que la decisión de Lopérfido fue personal. El legislador porteño y presidente […]

Los diputados porteños José Cruz Campagnoli y Marcelo Ramal se mostraron muy satisfechos con la renuncia de Darío Lopérfido al Ministerio de Cultura y la consideraron un triunfo de la lucha por los derechos humanos. El diputado Francisco Quintana, en tanto, insistió en que la decisión de Lopérfido fue personal.

mariano recalde carlos tomada

El legislador porteño y presidente de la Comisión de Derechos Humanos, José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro-FpV), manifestó que “es una gran noticia la renuncia de Darío Lopérfido porque reafirma la vigencia de las banderas de Memoria, Verdad y Justicia como pilares de nuestra sociedad”, tras conocer que el Gobierno porteño aceptó apartar al Ministro de Cultura de la Ciudad.

“Este es el resultado de la lucha de los organismos de derechos humanos, artistas y referentes de la Cultura que no abandonaron sus reclamos para que dé un paso al costado el ministro que relativizó la tragedia argentina”, destacó Campagnoli.

El legislador kirchnerista recordó que “Lopérfido fue resistido por distintos sectores porque puso en tela de juicio uno de los hechos más dramáticos de nuestra historia. Esta renuncia es un síntoma de que el holocausto argentino no puede ponerse en duda, porque una parte muy importante de nuestro pueblo no lo permite”.

“Una vez más la lucha política rinde sus frutos porque Rodríguez Larreta no pudo seguir sosteniendo a Lopérfido”, finalizó Campagnoli.

Por su parte Marcelo Ramal, legislador porteño por el Partido Obrero en el Frente de Izquierda, señaló: “Lopérdido se va después de que su gestión ´produjera´ un único resultado: sus declaraciones dirigidas a minimizar el alcance genocida de la dictadura de Videla, en sintonía con los planteos macristas de reinstalar el ´punto final´ y el protagonismo de las Fuerzas Armadas en el escenario político. Un protagonismo que, por cierto, había inaugurado CFK con el nombramiento del represor Milani”.

Ramal agregó que “Lopérfido se va de Cultura pero no termina la gestión privatizadora del Gobierno porteño en este ámbito, dirigida a convertir a su patrimonio cultural en un vientre alquilado del gran capital. Como prueba de ello él mismo seguirá en la dirección artística del Colón”.

El diputado del FIT llamó a “apoyarnos en el recule de este privatizador y prorrepresor para impulsar la lucha por el fin de la privatización del Colón y de la persecución a sus artistas; y para convertir a los recursos culturales de la Ciudad en patrimonio social de sus músicos y de toda la población”.

En tanto, para el jefe de bloque kirchnerista del Frente para la Victoria, Carlos Tomada, la salida del ex funcionario delarruista fue “otro logro de los organismos de Derechos Humanos y del mundo de la cultura”.

Por su parte, Mariano Recalde destacó la “madurez de una sociedad en la que nadie, y mucho menos un funcionario público, puede faltarle el respeto a las víctimas de la dictadura y a la incansable lucha de los organismos de derechos humanos”. El ex candidato kirchnerista a jefe de gobierno porteño resaltó también que “Rodríguez Larreta no le pidió la renuncia a Lopérfido inmediatamente después de conocidas sus declaraciones, sino que su salida del ministerio de Cultura es el resultado de un reclamo sostenido en el tiempo por parte de los artistas de la Ciudad”.

Compartir
?