Revista Qué

17 Sep 2016 | SEGURIDAD

Pelea PRO: Larreta vs Bullrich

La relación entre el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich habría llegado a una situación de no retorno. Es que en Uspallata ya dieron señales de un cansancio por los continuos encontronazos entre la exdiputada nacional y los funcionarios actuales de la Ciudad. La […]

La relación entre el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich habría llegado a una situación de no retorno. Es que en Uspallata ya dieron señales de un cansancio por los continuos encontronazos entre la exdiputada nacional y los funcionarios actuales de la Ciudad.
larretabullrich
La razón central pasa, como sucede desde principios de año, por los cortes y las manifestaciones en territorio porteño. “Siempre pasa lo mismo, hay un corte, problemas con el tránsito, y en Nación se hacen los vivos y tiran el problema para acá”, dijeron fuentes cercanas al jefe de Gobierno.
En este sentido, solamente la semana pasada hubo dos cruces por diferentes cortes en calles y autopistas porteñas. En ambos casos, desde Seguridad derivaron todas las consultas hacía la Ciudad. “Hablen con la gente de Larreta o de Ocampo (Martín, el ministro de Justicia y Seguridad)”, repitieron desde el entorno de Patri-cia Bullrich.
Esta situación llegó a los oídos de Rodríguez Larreta que, cansado de respuestas que según él mismo considera se repiten todas las se-manas, decidió tomar cartas en el asunto. A partir de ahora,
la relación entre ambos tendrá otros términos.
En primer lugar, dejará que los ministros critiquen el accionar de las fuerzas federales o la falta de acción, cosa que antes no sucedía. En el caso de los cortes a las autopistas y accesos a la Ciudad, se buscaría emitir un instructivo que se repartiría mediante varios canales para explicar que se trata de una jurisdicción fede-ral en la que el Gobierno porteño no tiene injerencia alguna.
En cuanto al Protocolo Antipiquete, en la mente del jefe de Gobierno está llegar a un consenso, mientras se termina con la formación de los agentes de la Federal que entrenan en el Instituto Supe-rior de Seguridad Pública (ISSP), y avanzar en un sistema que logre evitar los cortes.
El proyecto, que estaría junto a la Ley de Seguridad Pública que se redacta en dicho instituto, ya vislumbra que tendrá el repudio de varias organizaciones sociales. La idea central es anular los cortes en diferentes calles y  equipar a los efectivos de las fuerzas de seguridad para disiparlos.
Lo que se verá, según explican en el Gobierno, es la forma de “vender” la medida. Porque si bien sostie-nen que entre los re-clamos de los vecinos siempre se encuentra la falta de control sobre los cortes entre los primeros puestos, no hay tanta aceptación en que la Metropolitana intervenga en su resolución.
Tanto desde el entorno de la ministra de Seguridad como del secretario de dicha cartera, Eugenio Burzaco, negaron tales versiones. “Los protocolos y las competencias siempre queda-ron claras. Por lo que no hay necesidad de que haya problemas”, sostuvieron sus voceros.
Además, funcionarios cercanos a ambos coinciden en que tendrá que haber una nueva reunión, como sucedió luego del an-terior encontronazo, para poner las cosas “en orden de una vez por todas” sostienen.
“Bullrich tiene que en-tender que es imposible implementar como quiere ella ese Protocolo Antipiquete y que no puede tirar-nos la pelota siempre a nosotros. No se hace cargo de nada y se escuda en que ya se traspasó la Policía. Esto así, no va más”, dijo enojado uno de los principales colaboradores de Ocampo.
Sin embargo, los encontronazos entre la Ministra y el Jefe de Gobierno comenzaron hace tiempo. En especial, luego que se anunciara la instalación del protocolo en cuestión. El motivo del enojo fueron las declaraciones de Bullrich, quien respondió a los medios que había que hablar “con alguien de la Ciudad” cuando se la consultó por la marcha de los trabajadores del Estado y la falta de aplicación de la normativa.
“Horacio quedó furioso después de lo que dijo Patricia. Ella le echó toda la responsabilidad de la marcha”, le ex-presó a este medio una fuente cercana al Jefe de Gobierno porteño.
Pero el choque no quedó allí. Durante esa semana, Rodríguez Larreta conti-nuó “masticando bronca” contra la Ministra debido a que 24 horas antes del paro había salido a aclarar, tanto él como el titular de la cartera de Justicia y Seguridad que todavía no estaba oficializado el protocolo.
Tres semanas después del episodio, Bullrich, Ocampo, el jefe de Gabinete de la Ciudad Felipe Miguel y el secretario de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro, prota-gonizaron una reunión en la que buscaron apaciguar las aguas. “Se habló de comenzar a coordinar esfuerzos y comunicación. Los reproches que-daron de lado porque Horacio no estaba y, además, ya había pasado bastante tiempo”, dijo una fuente que participó del cónclave. El mensaje final fue “a partir de ahora, miremos para adelante”.
Sin embargo, eso no terminó de cumplirse como se esperaba. La tragedia de Time Warp en el complejo de Costa Salguero en la que fallecieron cinco chicos como consecuencia del consumo de estupefacientes, volvió a encender la mecha.
Allí, el Gobierno porteño, por necesidad y por estrategia, rápidamente cargó contra el accionar de la Prefectura Naval, a la que acusó de liberar la zona. Si bien la investiga-ción judicial apuntó hacia esa premisa, que luego se amplió contra funcionarios porteños, Bullrich lo vio como un “cobro de gentilizas” por parte de Rodríguez Larreta.
Por eso, dicen los que la conocen, que habría esperado el momento de un nuevo round.
Compartir
?