Revista Qué

22 Feb 2016 | Protesta

Polémica por “escrache” donde vive Bullrich

Dirigentes del MST interrumpieron el tránsito frente a la casa de la Ministra de Seguridad en Palermo. El gobierno y el PRO tildaron la protesta de “intimidatoria”. El MST remarcó que el Protocolo antipiquete es “inconstitucional.

El Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) realizo este mediodía un acto de escrache a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, en su domicilio, ubicado en la intersección de Scalabrini Ortiz y Beruti, en el barro de Palermo en contra del Protocolo Antipiquete.

La medida desató un vendaval de críticas de funcionarios porteños y de la Nación que salieron en defensa de la ex diputada por la Ciudad. En concreto, el propio Ministerio realizó una denuncia penal y sostuvo que se trata de una práctica “intimidatoria”.

“Esta medida intimidatoria se opone a uno de los objetivos primordiales de este gobierno nacional: unir a todos los argentinos. Y a su vez, atenta contra la idea de una convivencia en armonía”, señaló la cartera mediante un comunicado oficial.

Desde la Legislatura Porteña, el diputado Juan Pablo Arenaza, –dirigente de Unión por la Libertad, el partido de Bullrich– consideró que se trata de una “actitud fascista”. “Si no están de acuerdo con el Protocolo de Actuación en las Manifestaciones Públicas que vayan a protestar al Ministerio de Seguridad, no a la casa de la ministra. Todos los ciudadanos  tenemos derecho a reclamar sin violencia y sin atentar contra la idea de una convivencia armoniosa y en paz”, reclamó.

protocolo mst

El MST, liderado por Alejandro Bodart y Vilma Ripoll, movilizó este lunes en protesta por el Protocolo de regulación de la protesta social que presentó la semana pasada la propia Patricia Bullrich ante los medios de comunicación con una incitación a descomprimir los cortes en “pocos minutos”. La iniciativa recibió el inmediato rechazo de sectores políticos y sociales.

“El protocolo viola los derechos constitucionales a reunirse, manifestar y peticionar a las autoridades y busca sofocar los reclamos populares contra el ajuste macrista. También viola la libertad de expresión e información con un corralito a los medios para censurar a manifestantes y periodistas. Con semejante engendro represivo volverá a haber muertos en las protestas sociales”, justificó el ex diputado porteño, Alejandro Bodart.

Seguidos por unos 300 manifestantes, los dirigentes del MST portaron un gran cartel con los rostros de Macri y Bullrich y la leyenda “ajuste y represión”. Como Macri sabe que los despidos, bajos salarios y tarifazos generan reclamos, intenta amedrentar con esta bravuconada. Si bien un corte de calle causa molestia, nadie cortaría nada si los gobernantes dieran respuestas concretas a los reclamos sociales”, fundamentó Ripoll.

Compartir
?