Revista Qué

22 Oct 2014 | Auditoría porteña

Problemas para el FpV

El macrismo estaría decidido a no ceder el lugar que deja Eduardo Epszteyn en la Auditoría de la Ciudad al kirchnerismo. Cómo se moverán las fichas. En los últimos días se suscito una situación particular. La renuncia de la legisladora del Frente Progresista Popular Susana Rinaldi para irse como agregada cultura a Paris abrió un […]

El macrismo estaría decidido a no ceder el lugar que deja Eduardo Epszteyn en la Auditoría de la Ciudad al kirchnerismo. Cómo se moverán las fichas.

Epszteyn

En los últimos días se suscito una situación particular. La renuncia de la legisladora del Frente Progresista Popular Susana Rinaldi para irse como agregada cultura a Paris abrió un frente de disputa dentro y fuera del kirchnerismo.

Su lugar debería ser ocupado por su sucesor en la lista, el actual autor de la ciudad, Eduardo Epszteyn. Pero éste pasaría a formar parte del bloque FpV y no en el ibarrismo, tal como lo hacia Rinaldi. De esta manera Aníbal Ibarra pasaría a tener un monobloque.

Pero ahora se abrió una nueva disputa y es la de la sucesión en el organismo de control porteño. En este caso, según los acuerdos tomados al momento de la elección del total de 7 auditores, el lugar que deja vacío Epszteyn debería ser ocupado por alguien del FpV.  De hecho, ya se baraja un posible candidato. Se trata de Fernando Renzi, ex director de Control de Economía, Hacienda y Finanzas de la Auditoría de la Ciudad y actual asesor de Juan Cabandié en Nación.

No obstante, el Jefe de Gobierno, Mauricio Macri  habría dado la orden de no habilitar la presencia de un opositor, menos si proviene de La Cámpora, en el sillón vacante.

En este sentido, habría habido en la Legislatura porteña hubo una reunión entre el vicepresidente 1° del Parlamento, Cristian Ritondo, el diputado nacional del Frente para la Victoria Juan Cabandié, el ex diputado del PRO Santiago De Estada y el propio Eduardo Epszteyn para llegar a un acuerdo que beneficie al macrismo y al kirchnerismo.

De esta manera, se  abre un paréntesis y una espera en la resolución. Epszteyn aun no asumió su banca, y no se descarta que de marcha atrás, a raíz de la posibilidad de que el Pro ubique a uno de los suyos en este sillón estratégico. Para nombrar un auditor, se necesita el voto de 40 de los 60 diputados y realizar una audiencia pública con lo cual también estipulan que llevará cerca de dos meses el proceso de selección y nombramiento.

Compartir
?