Revista Qué

2 Dic 2014 | Los más y los menos

Producción legislativa

Los legisladores porteños presentaron desde el 1º de marzo hasta el 20 de noviembre 4.034 proyectos: entre declaraciones, resoluciones y propuestas de ley. Hay trabajos insólitos, otros increíbles y algunos que generaron un arduo debate en el recinto.

Cuantiosas discusiones estériles, debates sobre cuestiones que exceden las facultades de la Legislatura porteña y una producción numerosa en resoluciones, es el balance global que arroja este 2014 en el Poder Legislativo porteño.

Desde el 1º de marzo hasta la sesión del 20 de noviembre, el 40% de la producción legislativa correspondió a declaraciones, un 27% a resoluciones y el 33% a proyectos de ley. Es decir, este último ítem pierde por goleada frente a los dos primeros, que en los papeles previos siempre tienen menor relevancia. Puesto esto en números, da que los legisladores de la Ciudad, cuyo sueldo promedio es de 60 mil pesos, presentaron un global de 4.034 proyectos, con este desglose:
-1.595 declaraciones.
-1.098 resoluciones.
-1.341 proyectos.

top 10

No siempre la cantidad es sinónimo de calidad o de trabajo profuso, pero sí sirve como una guía. Existen legisladores que presentaron menos proyectos, pero probablemente muchos de ellos más trascendentes que otros que se pasaron el año meta declaraciones de figuras destacadas.

los que menos

Pero si se toma una vara cuantitativa dentro de los bloques que más proyectos presentaron, el PRO encabeza la lista con un total de 1.091, seguido por el Frente para la Victoria con 939, SUMA+ con 339, Nuevo Encuentro con 237 y Coalición Cívica con 233. Los bloques más pequeños presentaron pocos: los últimos tres son el Frente de Izquierda y Trabajadores (FIT) con 75, Partido Socialista con 48 y Proyecto Sur con 17.
Siempre de acuerdo a este parámetro de “cantidad” y no de “calidad”, el top 10 de los diputados que más trabajaron es liderado por María Rachid del FpV, aunque en el detalle de su producción de 258, 139 corresponden a declaraciones, 59 resoluciones y 60 proyectos de ley.

Un claro ejemplo de que cantidad y calidad no van siempre de la mano, se da precisamente en esta mujer, quien saltó a la luz pública por una sola idea: la de subsidiar a las personas trans mayores de 40 años con alrededor de 2.500 pesos (la actualización de unidades fiscales lleva ese monto a unos 7.500).

La integrante del colectivo LGBT ha sido polémica, sin dudas, pero a su vez muy voluminosa en su labor legislativa. Así lo demuestran estos números, luego de un pormenorizado trabajo realizado por Qué en base al Sistema de Consultas Parlamentarias.

Siguiendo los altos niveles de producción, detrás de Rachid se ubica Hernán Rossi, del bloque SUMA+ con 210, de los cuales 69 corresponden a declaraciones, 82 a resoluciones y 59 a proyectos de ley.

En contraposición a quienes más iniciativas presentaron en su año laboral, en último lugar se encuentra Federico Salvai del PRO con apenas 10, de los cuales 3 corresponden a declaraciones, 1 a resoluciones y 6 a proyectos de ley. Encima, de esos 10, tres son de carácter compartido con otros diputados.

Las declaraciones son las acciones de informar sobre distintas cuestiones, como posturas u opiniones, mientras que las resoluciones son emitidas como una decisión final sobre un hecho determinado. Los proyectos de ley, se sabe, generalmente tienen mayor trascendencia. Y, ergo: elaboración. El legislador que más trabajó en este último ítem es Cristian Ritondo, con 61, del PRO, seguido muy de cerca por María Rachid. Y tercero Hernán Rossi de SUMA. Le siguen Virginia González Gass con 58 del Partido Socialista Auténtico, y Pablo Bergel de Bien Común con 54 proyectos, entre los primeros cinco.

Hay un caso paradigmático, el de Fernando Muñoz del Frente Progresista. Es el único legislador que no presentó ningún proyecto de ley. En este ítem, el de los “menos”, le siguen Paula Villaba del PRO con 4, y del mismo bloque Federico Salvai y Fernando Petrella con 6.

Temas variados

Hacia el final del año legislativo y haciendo un rápido balance de cada sesión, hubo algunos temas candentes que terminaron en duros cruces entre el macrismo y la oposición. Algunos del orden local y otros nacionales, que en nada modificaban la agenda o la vida de los porteños.

Entre los temas más destacables del orden nacional que se llevaron horas de debate a lo largo de este año parlamentario, se encuentran proyectos como la propuesta del nuevo Código Civil y Comercial que generó duros embates del Pro y Unen contra el FpV, tras un intento de proyecto de declaración sobre la cuestión.

También se llevó varias horas de debates estériles la cuestión sobre la nueva ley de Telecomunicaciones, sobre la cual los diputados porteños no tienen ningún tipo de injerencia. Se nota: la agenda nacional se metió varias veces en el recinto.

Entre todas las cuestiones que pasaron, una de las más coloridas fue la declaración de perso-nalidad destacada de Marcelo Tinelli (proyecto de Oscar Moscariello), por la que la mayoría de los legisladores arremetió contra el PRO. Otros temas que parecían menores, pero que resultaron en una batalla campal por cuestiones de índole ideológica o histórica, como el traslado de la estatua de Cristóbal Colón y su posterior reemplazo por la de Juana Azurduy.

Y en otras oportunidades las discusiones se generaron por las iniciativas del macrismo más polémicas como la aprobación mediante tablas del proyecto de Metrobus Norte, que tuvo todos los condimentos y más, inclu-yendo denuncias penales, o proyectos que aludían a los contratos de la basura o la aprobación de la ampliación presupuestaria de comienzos de año, entre otras cuestiones.

PARA SEGUIR LEYENDO LA NOTA CONSULTA REVISTA QUE N° 8

Compartir
?