Revista Qué

15 Jul 2015 | Escenario comunal

Proyecto Sur, borrado del mapa

En cuatro años, el espacio liderado por Pino Solanas pasó de tener representación en las 15 comunas de la Ciudad a ni una sola. El 10 de diciembre desaparecerá por completo, reemplazado por ECO. Cómo fue la caída de un partido que prometía dar pelea al PRO y al kirchnerismo porteño

Tuvo su momento de gloria en 2009. Dos años más tarde, consiguió un representante en cada comuna de la Ciudad. Hoy, no existe. Fue desmantelado poco a poco tras una seguidilla de decisiones de parte de su principal referente, Fernando Pino Solanas, en el marco de un contexto político adverso. El 10 de diciembre, Proyecto Sur desaparecerá por completo del escenario político porteño cuando los miembros de la Junta Comunal cedan su lugar a los nuevos dirigentes de ECO.

La mayoría de ellos, astutos y anticipados a la debacle, emigraron hacia otro partido, desde donde compitieron en las últimas elecciones generales con la intención de mante-nerse en sus cargos. Sólo una lo logró. Su nombre es Julieta Costa Díaz, actualmente milita en el Frente para la Victoria y el pasado domingo 5 de julio obtuvo los votos suficientes para continuar su mandato por cuatro años más.

Cuando fue electa en 2011, “casi al mismo tiempo Pino empezó un proceso de gorilización que lo llevo a él y a muchos integrantes de ese espacio a apoyar y asistir a los cacerolazos o apoyar la huelga de las fuerzas de seguridad”, argumentó. Para Costa Díaz, además, resultó determinante en su decisión la reunión que tuvieron 14 de los 15 comuneros de Proyecto Sur con el secretario de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli -para discutir la descentralización de las comunas-, a quien ella acababa de denunciar por el manejo poco transparente y autoritario del Presupuesto.

Pero, ¿cómo fue que Proyecto Sur pasó de ser la tercera fuerza a nivel local para terminar en el fracaso rotundo? En 2007 los partidos Proyecto Sur, Partido Socialista Auténtico, Movimiento Socialista de los Trabajadores y Partido del Trabajo y el Pueblo decidieron confluir en una gran alianza que los instalara como una verdadera opción progresista y de centroizquierda al gobierno de turno. En su debut electoral en la Ciudad, el Movimiento Proyecto Sur colocó como diputado a Claudio Lozano con el 7,27 por ciento de los votos. Tan sólo dos años más tarde, Pino Solanas triplicó ese resultado. En las elecciones legislativas de 2009, salió segundo y fue electo diputado nacional por la Ciudad con un 24,2 por ciento. Estos números le permitieron convertirse en el principal referente de la oposición y abanderado de los jóvenes militantes desencantados con el kirchnerismo.

Con este trampolín, tras coquetear con la Presidencia de la Nación, en 2011 se presentó como candidato a jefe de gobierno porteño. Muy por encima de lo que indicaban las encuestas, consiguió el  tercer lugar con el 12,82 por ciento de los votos que, si bien no le alcanzó para pelear en una segunda vuelta, fue suficiente para obtener un representante en cada una de las 15 comunas de la
Ciudad. A partir de entonces, todo fue cuesta abajo.

proyecto sur borrado del mapa

“Suicidio politico

La férrea postura de Solanas contra el kirchnerismo lo llevó en 2013 a conformar el Frente Amplio UNEN, una gran alianza opositora que incluía a Lilita Carrió, Ernesto Sanz, Julio Cobos, Hermes Binner y Margarita Stolbizer, y que le costó el apoyo de sus seguidores, entre ellos, los jóvenes comuneros porteños.

“Seguir en Proyecto Sur era un suicidio político. El frente murió sepultado por una montaña de votos”, confesó a Qué Martín Iommi, miembro de la Junta Comunal de Caballito que asumió bajo el ala de Proyecto Sur y luego se sumó a Camino Popular, ali-neado con Claudio Lozano. Sobre su salida, Iommi reconoció que sucedió cuando Pino Solanas comenzó a negociar un armado con Carrió, noticia de la que se enteró a través de los medios de comunicación. “Si seguía en esa dirección, el espacio iba a perder su coherencia política, que fue lo que terminó sucediendo”, aseguró. Poco tiempo después, doce de los quince comuneros electos en 2011 comunicaron en conferencia de prensa la ruptura definitiva con Proyecto Sur.

“Solanas directamente apela a tildar a los jóvenes que seguimos creyendo en la construcción de un frente emancipador, de que ‘abusamos de la ideología’. Elisa Carrió y la UCR no son más que una expresión del pasado que es necesario dejar atrás”, dijo en aquel entonces Maru Lopes, quien fue elegida para representar la Comuna 10 dentro del acuerdo entre Proyecto Sur y el MST.
Tres comuneros quedaron, pero manifestando su total disidencia con el acuerdo. Meses después, Patricia Machado cortó relación y también se sumó a Camino Popular.

En las elecciones legislativas de aquel año, UNEN obtuvo cinco diputados nacionales (entre ellos Elisa Carrió), un senador (que fue Pino Solanas) y ocho legisladores porteños. Con elogios y sonrisas de por medio, Solanas y Carrió festejaron a lo grande y prometieron dar batalla al macrismo en 2015.

Pero la felicidad no duraría por mucho tiempo más. Con las presidenciales en el horizonte, la dirigente de la Coalición Cívica pidió ampliar el espacio y sumar además al PRO de Mauricio Macri. La noticia no cayó para nada bien en Proyecto Sur y ese fue el fin de un frente que desde el comienzo ya había dejado entrever profundas grietas.

Adiós a pino

En cuatro años, Proyecto Sur pasó de ser la tercera fuerza en la Ciudad a su completa inexistencia. Desde el 10 de diciembre será destronado de las comunas porteñas y en su lugar, debutarán los representantes de ECO, espacio que, paradójicamente, es un desprendimiento de UNEN en la Ciudad. Pino Solanas, por su parte, tomó la determinación de no participar de las elecciones venideras en ningún espacio político, tras negociar infructuosamente tanto con el massismo como con Humberto Tummini de SURGEN (Libres del Sur, GEN y Podés), creado por los desertores del Frente Amplio de Lilita.

“Lamentablemente las fuerzas cercanas no comprendieron que separados no se puede dar batalla al modelo neoliberal. Continuaré trabajando para defender los intereses de la Nación y por la construcción de un espacio alternativo al PRO y al kirchnerismo”, anunció. Revista Qué intentó comunicarse con Solanas para que aporte su mirada y análisis al respecto, pero se encontraba de viaje. El cineasta deberá cumplir con su mandato en el Congreso como senador nacional por CABA hasta 2019.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 40

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?