Revista Qué

2 Dic 2015 | Escenario

Qué hay detrás de la foto Macri – Lousteau

Ambos no quisieron dar mayores detalles sobre el encuentro en el Hotel Emperador. Una charla de consulta sobre economía evidenció un intento de acercamiento político sin cargos, por ahora.

Rivales hace cuestión de meses atrás, el alcalde porteño y presidente de la Nación electo, Mauricio Macri y el diputado nacional Martín Lousteau acercaron posiciones en una reunión en el Hotel Emperador de la que dieron cuenta todo el arco mediático.

Hoy, Macri reconoció en conferencia de prensa que se juntó con el economista a modo de consulta sobre distintas cuestiones e iniciar un diálogo de cara a la etapa que viene, un latiguillo que ha caracterizado gran parte de la campaña.

“Está preocupado por los números que nos deja el gobierno. Tuvimos una buena conversación” afirmó el alcalde quien calificó como “especulaciones” el resto de los rumores que aparecieron en las últimas horas.

Durante gran parte de la jornada trascendieron los rumores sobre una eventual propuesta al líder de Energía Ciudadana Organizada (ECO) para formar parte del Gabinete: se habló de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES) y también del INDEC, pero las versiones  se desestimó desde ambos lados.

El encuentro forma parte de una estrategia desplegada por el líder amarillo: seducir a Lousteau para que pase a formar parte del PRO y así subsumir su crecimiento político-electoral dentro de los límites del PRO, algo que puede poner límites a sus aspiraciones para Jefe de Gobierno en 2019.

Tal como dio cuenta Qué días atrás, el líder de ECO quedó parada en una encrucijada: el PRO escogerá como fuerza opositora al kirchnerismo, inclusive en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que su espacio político tendrá el desafío de romper con esa lógica binaria y plantarse como alternativa seria en 2019.

Lousteau dejó claro ese mensaje en la primera reunión del balotaje porteño a sus comuneros y diputados, pero era otro escenario en el que Macri no estaba en una posición de poder como la que se encuentra ahora. En el armado de ECO, saben que no están en una posición díficil pero se resisten a fusionarse con el PRO.

 

macri lousteau

 

 

“Debemos aprender a convivir y encontrar nuestro juego”, reconoció un dirigente de la embrionaria fuerza. Es que dirigentes radicales, socialistas y lilitos podrán ocupar cargos ejecutivos en al Ciudad sólo de la mano de un dirigente propio, como Lousteau en esta oportunidad, a la Jefatura de Gobierno porteño.

La alianza Cambiemos demostró su competitividad electoral en gran parte del terreno del país. Pero esa convergencia no se traslada a la Ciudad, donde Macri escogió desde principios de año mantener la pureza PRO al mando del territorio y rechazó la propuesta de Elisa Carrió y de radicales de competir por adentro.

“Hoy Cambiemos no funciona en la Ciudad de Buenos Aires”, repiten los diferentes sectores. Un paso firme de Lousteau en la Nación necesariamente debería abrir espacios en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, algo que el Jefe de Gobierno electo desestima hoy por completo, esperanzado en la reeleción.

Los interrogantes son muchos. La idea de Macri es clara: atraer a Martín Lousteau al PRO, ahora que el espacio está en una situación de poder envidiable. Le reconoce su capacidad y su carisma pero quiere aprovecharlo desde adentro y no como “un simple colaborador”.

Compartir
?