Revista Qué

2 Jul 2016 | FINANCIAMIENTO ELECTORAL

¿Quién pagó los globos?

El balance de los aportantes privados a la campaña presidencial de Mauricio Macri expuso las donaciones de varios empresarios y proveedores del Estado; como también las de varios candidatos a cargos menores y personas que buscaron obtener, luego, algún favor del Ejecutivo.

Las campañas presidenciales siempre tienen un “gris” que varios operadores desean dejar de lado: los informes de financiamiento. Empresarios, candidatos, voceros, ministros y hasta personas que no pueden justificar la donación realizada se encuentran dentro del listado que entregaron los apoderados de Cambiemos ante la Cámara Nacional Electoral. Según los registros que acercaron a la Justicia, la alianza que llevó como candidato al actual presidente Mauricio Macri, declaró ingresos privados por un total de $ 67.961.715.

Esa cifra, que sólo corresponde a la campaña presidencial, fue tres veces mayor a la que registró el Frente para la Victoria. En lo que respecta a los gastos, Cambiemos declaró $ 92.810.706. De ese número, los relacionados a publicidad fueron de $ 70.868.458, mientras que el resto fue destinado a la impresión de boletas y cuestiones operativas.

Licitacion campaña #90

Cabe recordar que el ex ministro de Ambiente y Espacio Público, y ahora titular de la cartera de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, Edgardo Cenzón, fue el encargado de organizar en abril del año pasado, una cena de recaudación en donde se declararon ingresos por $ 120 millones para la campaña.

A diferencia de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) en donde varias publicaciones apuntaron a más de $ 3 millones en donaciones de proveedores del Estado, en las Generales esa cifra se diluyó.Dentro de los aportantes hay casos que llaman la atención, como es el de Walter Ochoa, quien aparece en los registros de la Justicia como donante de $ 38.000 para la campaña. La particularidad es que no registra ingresos suficientes para realizarlo. Pero no sólo eso, sino que en 2013 y según los registros del Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires, Ochoa recibió una vivienda social (Expte. Nº 2416-10287-2013).

Sin embargo, su caso no es el único. En las listas también hay pre candidatos a concejales y consejeros escolares suplentes que hicieron considerables aportes a la campaña, e incluso hubo financiadores que son contratistas del Estado o que quieren serlo.

Además del caso del hijo del apoderado de la constructora Miavasa, Edgardo Scivetti (Ver recuadro), hubo otros en los que parece que la donación de dinero buscaba un favor en retribución de otro. Como el aporte de Juan Patterer, quien luego de acreditar $ 50.000 a la campaña el 16 de octubre, se presentó a concurso para obtener una licencia en la provincia de La Pampa.

Según los registros públicos del Ente Nacional de Telecomunicaciones (ENACOM), Patterer se presentó para adquirir “una licencia para la instalación, funcionamiento y explotación de un servicio de comunicación audiovisual por modulación en la frecuencia 97.9 MHz, canal 250 y con categoría E, en la localidad de Santa Rosa”. El trámite es de mayo de este año. ¿De donde viene la plata? El periodista de investigación del diario La Nación, Hugo Alconada Mon, en una nota reciente sostuvo que “una campaña presidencial como la de 2015, tiene un valor de $ 1.000
millones de pesos por candidato”.

Pero él no es el único que pone el grito en el cielo: “Sabemos que lo que declaran los partidos políticos es mentira; no se pude hacer una campaña sólo con lo que declaran”, dijo el director Ejecutivo de la ONG Poder Ciudadano, Pablo Secchi. “El tema central con los aportes electorales es que siempre existe una devolución de favores; ya sea a través de la obra pública u otras formas”, añadió.

También la Cámara Nacional Electoral reclamó, en varias oportunidades, mayores controles para los aportes de campaña. En una de las últimas acordadas del año pasado, los camaristas consideraron que es “urgente” modificar ciertas regulaciones para así dotar de una mayor transparencia al proceso electoral.

En el PRO se defienden de tales acusaciones y cuestionamientos. Al ser consultados por las declaraciones del histórico apoderado y jefe de asesores de Presidencia, José Torello, sostuvieron que ellos, por ser los impulsores de la BUE a nivel nacional, son quienes más realizan acciones por la transparencia electoral. Habrá que esperar a 2017 para ver si se cumplen esas afirmaciones.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICION IMPRESA N° 90 DE QUÉ.

Compartir
?