Revista Qué

11 Nov 2014 | Trabajadores

Recurso humano desperdiciado

La administración porteña contrata  constantemente a privados para realizar actividades que podría cubrir con empleados propios. Cuántos trabajadores posee la Ciudad y la distribución por áreas

Una elefantiásica estructura con once ministerios, un puñado de secreta-rías, más la Jefatura de Gabinete y la amplia Legislatura configuran la infraestructura de la burocracia estatal porteña. Puesta en números: son más de 120 mil trabajadores, con policías y maestros incluidos, y sin contar al personal judicial.

Trabajadores caba

Este número se traduce en un empleado por cada 23 habitantes de la Ciudad de Buenos Aires. En otros términos, representa el 45% del total del Presupuesto porteño proyectado para el año próximo (de 85 mil millones). Son casi 40 mil millones en salarios.

¿Es mucho? Depende con el cristal que se lo observe. Para los gremios, es insuficiente. Para el titular de Hacienda, Néstor Grindetti, hubo una notoria mejora en los salarios de los trabajadores desde que el PRO se hizo del timón de la Capital.

Según el Ministro, “con respecto al Proyecto de ley de Presupuesto 2015, los gastos corrientes alcanzarán los 71.500 millones de pesos. Dentro de ese gasto, el rubro de mayor incidencia es el de Remuneraciones al Personal, el cual tendrá un presupuesto de 40 mil millones de pesos”.

Gustavo Moreno, dirigente de ATE no está para nada de acuerdo. “Venimos hace varios años con un índice de aumento salarial fuertemente menor a la inflación”. De hecho, para 2015, el gobierno macrista estimó en el Presupuesto un aumento a los municipales del 25%, y calcula una inflación del 28%. Por lo tanto, las paritarias se cerrarían en un 3% menos de lo que indica el índice inflacionario proyectado. No es un dato a soslayar por los gremios.

Según Moreno, en el Estado porteño existe una “naturalización de la precarización laboral como herramienta de disciplinamiento”, mientras recuerda el alto presupuesto que posee la Ciudad, cuestión que no justificaría los niveles de precarización que existen.

Para Grindetti, “los 40 mil millones implican un incremento de 7.800 millones de pesos, 25% más respecto del corriente año y manteniendo su incidencia relativa en el orden del 46%. Esta previsión contempla una proyección de paritarias en el orden de la inflación prevista (28%), con el objetivo de mantener constante -en la medida de las posibilidades económicas de la Ciudad- el salario real de los trabajadores del Estado”.

Más allá de la cuestión salarial, existe otro punto medular que asoma rápidamente. Esta gestión, la de Macri, ha contratado como nunca antes decenas y decenas de trabajos de consultoría para supervi-sar obras, atender teléfonos, realizar encuestas, o diversos trabajos que directamente podrían realizar los mismos trabajadores de planta.

Aquí también radica una cuestión ideológica, entienden los gremios. “Macri siempre parte de la idea de que es mejor todo lo que viene del ámbito privado”, apuntan.

Para Moreno, la falta de estabilidad es otro inconveniente ya que, en su opinión, esto decanta en un mal funcionamiento de corrección de procesos y controles: “Un empleado sin estabilidad no tiene la capacidad de cuestionar o mejorar cuestiones que estén mal”.

El área de Salud es la que mayor cantidad de empleados posee, con más de 35.000 hombres y mujeres que buscan garantizar el sistema con 38 dependencias, entre hospitales y centros sanitarios. Sin embargo, las denuncias de falta de médicos y enfermeras son recurrentes.

Por ejemplo, en el área de Cirugía cardiovascular del hospital Durand las operaciones se realizan cada dos semanas, con un promedio de 3 intervenciones quirúrgicas cada 15 días.

Mario Acosta, delegado y enfermero del servicio, indicó a Qué “durante todo el año hubo complicaciones en el funcionamiento del sector debido a la falta de nombramiento de médicos”. Otro de los inconvenientes surgidos en los hospitales se generó cuando el gobierno decidió eliminar el servicio de maestranza y privatizó la limpieza, poniéndola en manos de empresas afines al macrismo.

 

LEA MÁS DE ESTA NOTA EN LA EDICIÓN N°5 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?