Revista Qué

29 Ago 2016 | EMPRESAS BENEFICIADAS EN LA MIRA

Relaciones peligrosas

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, otorgó por medio de licitación la contratación de obras en general: carpintería, herrería, pintura y servicios de profesionales de la construcción para rehabilitación y mantenimiento vial. Según lo publicado en la resolución del Boletín Oficial difundida a […]

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, otorgó por medio de licitación la contratación de obras en general: carpintería, herrería, pintura y servicios de profesionales de la construcción para rehabilitación y mantenimiento vial.

Nota Eleprint #98

Según lo publicado en la resolución del Boletín Oficial difundida a principios del mes de agosto, el monto total del proyecto fue de $ 92.948.667. La adjudicación quedó en manos de la UTE Eleprint S.A. e Ilubaires S.A, dos empresas con varias particularidades, entre ellas, que han sido beneficiadas con obras otorgadas por el Gobierno nacional anterior encabezado por Cristina Fernández de Kirchner, y que han estado implicadas en el resonante “caso Skanska”, una de las mayores causas que salpica a los funcionarios de la administración kirchnerista que finalizó el 10 de diciembre de 2015.

De esta manera, el macrismo parece imponer su diferencia ante la gestión del Frente para la Victoria, pero sólo en algunos aspectos y no en cuanto a la contratación de empresas para la realización de obras públicas. El propietario de Eleprint S.A es Gustavo Weiss, el vicepresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, quien también ocuparía el lugar de protesorero de Camargo, una empresa en la cual, además, sería vocal Ángelo Calcaterra, el primo del
ex jefe de Gobierno y actual presidente Mauricio Macri.

La compañía fue una de las favoritas en las obras viales de la provincia de Santa Cruz durante el gobierno kirchnerista. Habría sido investigada en el caso de los sobreprecios de los trabajos en Yacyretá y vinculada a las operaciones dudosas del “caso Skanska”: sospechan que facturó más de 6 millones de pesos como empresa fantasma.
Sin embargo, hay un dato clave que habría llamado la atención del juez penal tributario Javier López Biscayart que tiene a su cargo la investigación por irregularidades en la adjudicación de la obra pública a favor de la firma Skanska: de acuerdo a una fuente judicial, Weiss habría sido socio del ex CEO de la empresa señalada, Mario Piantoni y del gerente de esa entidad, Héctor Obregón.

Eleprint S.A, firma que presta los servicios de ingeniería y construcciones de obras en áreas de electromecánica, petróleo, gas, petroquímica e industriales, y que está ampliamente ligada a las ciudades bonaerenses de Berisso y La Plata, también tendría una íntima relación con el Sindicato de Obras Sanitarias de Buenos Aires (Sosba).

Resulta que en el año 2013, Eleprint S.A y Mako resultaron adjudicatarias de la construcción de la Planta Potabilizadora de Punta Lara por más de 150 millones de dólares, una obra faraónica en beneficio de La Plata, Berisso y Ensenada.

En lo que refiere a su facturación, la compañía tiene una causa iniciada por la Asociación Federal de Ingresos Públicos (Afip) por facturas apócrifas. Así lo denunció el organismo en 2014, cuando publicó los nombres de las 1.200 firmas sospechadas.

Eleprint S.A, además, aparecería en la causa penal que realizó en el año 2005 el ex diputado nacional y actual secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del ministerio del Interior Adrián Pérez, por sobreprecios en la construcción de cárceles. Las aparentes anomalías habrían consistido en los millonarios aumentos de los presupuestos
de ejecución de las obras, que se incrementaron entre el 52 y el 86 % respecto de las cifras previstas originalmente. Sin embargo, esas variaciones habrían sido convalidadas por un DNU firmado por el entonces presidente de la Nación Néstor Kirchner.

Otra de las empresas que conforman la UTE ganadora de las obras de rehabilitación vial por 92 millones de pesos en la Ciudad, es Ilubaires S.A, que está en manos de la misma familia Weiss, aunque cambia sus nombres. En este caso, Jorge Luis ocupa la presidencia y Gustavo la vicepresidencia.

La firma también obtuvo otras licitaciones, como la que hace al servicio de operación y mantenimiento de bombas por 30 millones de pesos y, por el mismo monto, una en provincia de Buenos Aires para la reparación y la puesta en valor de los edificios pertenecientes a la Anses ubicados en la región.

En este marco, es de destacar que en ambas empresas aparece el nombre de Marcelo Sarasqueta, un ex dirigente del club Estudiantes de La Plata que ocupó el cargo de vocal hasta el año 2014, cuando Juan Sebastián Verón ganó la elección con una lista de renovación para el club platense.

Sin embargo, no sólo aparece su nombre, sino que también ha estado presente en la inauguración de las oficinas de Eleprint S.A en Berisso.  En reiteradas oportunidades, Qué intentó contactarse con los representantes de las compañías señaladas, pero se obtuvieron resultados negativos.

El equipo del ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad Eduardo Macchiavelli, tampoco dio respuestas al momento de la consulta acerca de si el criterio de selección de empresas es el correcto ni sobre por qué se le otorga una licitación pública a firmas conformadas por importantes empresarios pero con un pasado oscuro.

La cuestión de fondo es que se trata, nada más ni nada menos, de empresas que han hecho negocios con el kirchnerismo y el sciolismo en épocas anteriores, que hoy se encuentran en la mira de la Justicia en varias causas
de corrupción resonantes y que han encontrado en el actual Gobierno de la Ciudad un nuevo reducto para
la realización de obra pública en la región.

Compartir
?