Revista Qué

11 May 2016 | TRASPASO

Reporte policial

Poco más de tres meses pasaron desde el día en que Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta anunciaron el esperado traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad. Recién entrado enero, el Presidente y el jefe de Gobierno porteño firmaron el convenio en el salón Blanco de la Casa Rosada y prometieron […]

Poco más de tres meses pasaron desde el día en que Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta anunciaron el esperado traspaso de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad. Recién entrado enero, el Presidente y el jefe de Gobierno porteño firmaron el convenio en el salón Blanco de la Casa Rosada y prometieron un cambio radical en materia de seguridad.

ocampoo

“Es un paso muy importante, que va a ir mejorando un poquito cada día la seguridad. Que se queden tranquilos
los efectivos de la Policía Federal que vamos a trabajar bien. Vamos a iniciar un proceso de convergencia”, afirmó Larreta.  Ese proceso de convergencia comenzó con el reordenamiento del organigrama del Ministerio de Justicia y Segu-ridad, a cargo de Martín Ocampo. Además de funcionarios, se añadió a la nueva cúpula de la Policía Federal y se ratificó a los de la Policía Metropolitana que, de a poco, se convertirán en una sola fuerza de seguridad. Pero ¿quiénes integran hoy esa cúpula? ¿Cómo llegaron allí?

Si bien fue elegido por la gestión anterior, Guillermo Calviño fue oficializado como jefe de la Superintendencia Metropolitana de la Policía Federal. Es, nada más y nada menos, el número tres de la fuerza nacional, aunque hay quienes afirman que su poder es aún mayor, puesto que maneja las 54 comisarías de la Ciudad. Antes se desempeñó como Superintendente de Seguridad Metropolitano de la PFA, donde fue nombrado por el ex secretario Sergio Berni.
Pero bajo el ala de Calviño no sólo están las comisarías. El comisario general está a cargo de las superintendencias de Bomberos, Policía Científica, Investigaciones Federales, Tecnologías de la Información y Comunicaciones y Aviación Federal. Tres de sus titulares, Daniel Alonso (Aviación), Juan Calderón (Científica) y Diego Salazar (Bomberos) fueron ascendidos junto a Calviño y ahora ostentan el mayor escalafón de la PFA.

En tanto, la cúpula de la Metropolitana fue ratificada tras la llegada de Larreta a la jefatura de Gobierno. Todos sus integrantes, desde las ca-bezas, Horacio Giménez y Ricardo Pedace, hasta los titulares de las superintendencias, provienen de la Policía Federal. En su mayoría se retiraron o “los retiraron” durante el gobierno kirchnerista. Tanto Giménez como Pedace son del riñón de Guillermo Montenegro, ex titular de Justicia y Seguridad. Hay quienes afirman que libraron un enfrentamiento interno para ver quién tienen mayor peso y llegada. Pero, más allá de eso, la fusión entre ambas fuerzas está encaminada.

Desde el Ministerio de Justicia y Seguridad señalaron a Qué: “Se está avanzando, poco a poco; faltan las últimas pinceladas”; a la vez que advirtieron algunas reticencias en el área de Recursos Humanos. “Es la parte más sensible; sobre todo en lo que son las brigadas”, dijeron. La decisión de los je-fes es la más difícil; puesto que deben determinar quiénes pasan y quiénes no, y para ello hay que hacer un exhaustivo análisis de méritos y antecedentes. “Hay que ver punto por punto, por-que se puede generar un problema”, explicaron. 

En esta línea confesaron que los reproches están a la orden del día. Hay quienes ya pusieron el grito en el cielo porque, consideran, tienen mejor currículum que otros.  “La división genera este tipo de situaciones. No se puede hacer de un día para otro”, añadieron desde la cartera que conduce Ocampo.

MAPA DEL DELITO
Mientras la fuerza se consolida, la inseguridad no da tregua en territorio por-teño. De acuerdo al último informe del coordinador del Mapa del delito de la CABA, Nelson Durisotti, entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2015 se procesaron 35.428 reportes de delitos cometidos en la vía pública contra las personas y bienes. Esta cifra significó un incremento de dos mil casos con respecto a la primera mitad del año pasado.

Para Durisotti, la llegada de la Policía Federal a la órbita de la Ciudad es una buena noticia, y parece que está dando sus frutos. Si bien no advierte una mejora en términos cuantitativos, ante la consulta de Qué expresó que sí percibe “una mejora muy significativa en otras cuestiones, como la voluntad política y un compromiso público contundente para combatir a la inseguridad, que no veía de parte de las autoridades, sobre todo desde la Ciudad”.

Para Durisotti, esta voluntad política se tradujo en hechos. “Tal es así que el titular de la Subsecretaría de Vinculación Ciudadana para la Seguridad, Leandro Halperín, me ha convocado a trabajar junto a él, y he aceptado el desafío”, contó a este medio.

Sin embargo, no todos coinciden con esta mirada. Para Fundación La Alameda, que conduce el diputado de Bien Común Gustavo Vera, el delito continúa in crescendo, sobre todo en lo referente a talleres clandestinos, prostíbulos y comercialización de droga. “Esto pasa porque hay complicidades. Si el problema era la Federal, ahora se acabaron las excusas”, advirtió.

La nueva Policía está en marcha. No será fácil la fusión de fuerzas, sobre todo teniendo en cuenta el personal que será transferido. Cada uno tiene diferentes orígenes y, de alguna manera, responde a distintos intereses. La actualización del mapa del delito está en marcha, y los resultados estarán pronto a la vista.

Compartir
?