Revista Qué

31 Oct 2016 | puerto madero

Se viene la “vuelta al mundo”

Al igual que Londres o Las Vegas, Buenos Aires sumará como ícono una vuelta al mundo. La instalación de una rueda gigante será licitada en las próximas semanas y prevé que la noria funcione dentro del espejo de agua del dique 2 de Puerto Madero, detrás del edificio de la Universidad Católica Argentina.   La […]

Al igual que Londres o Las Vegas, Buenos Aires sumará como ícono una vuelta al mundo. La instalación de una rueda gigante será licitada en las próximas semanas y prevé que la noria funcione dentro del espejo de agua del dique 2 de Puerto Madero, detrás del edificio de la Universidad Católica Argentina.

Puerto-Madero2

 

La instalación de la vuelta al mundo será financiada por el privado que resulte ganador de la licitación, que podrá recuperar la inversión por medio de la concesión del nuevo atractivo. Todavía no está determinado el plazo por el que se extenderá la explotación, dijeron los voceros.

Si bien la idea de sumar una rueda gigante al barrio más moderno de la Capital data de hace años, es la primera vez que el proyecto cuenta con una viabilidad cierta, con la intención de que se transforme en “un atractivo turístico y un ícono” de Buenos Aires.

En diversas ciudades del mundo hay antecedentes: la London Eye de Londres (Inglaterra), la Pacific Wheel de Santa Mónica (EE.UU.), la High Roller de Las Vegas (EE.UU.), la Singapore Flyer de Singapur y la Great Wheel de Seattle (EE.UU.).

El emplazamiento de la noria porteña está previsto en el interior del dique 2, uno de los cuatro con que cuenta Puerto Madero, entre las calles Rosario Vera Peñaloza (continuación de Estados Unidos) y Azucena Villaflor (continuación de la avenida Belgrano).

En su entorno ya se ubican los pabellones de la Universidad Católica (UCA); el parque Micaela Bastidas; el Faena Hotel + Universe, diseñado por Phillipe Starck; el hotel Madero Sofitel; la Iglesia Nuestra Señora de la Esperanza, inaugurada en 1996, y el monumento a Juan Manuel Fangio, junto a un Mercedes Benz W196, obra realizada por el español Joaquín Ros Sabaté.

Como se recordará, Puerto Madero nació a partir de la búsqueda de integrar la ciudad al Río de la Plata mediante la urbanización de la hasta entonces desierta zona portuaria de la franja ribereña.

Con ese objetivo, se creó la Corporación Antiguo Puerto Madero, que, bajo un programa de desarrollo urbano, administró el polígono delimitado entre Brasil, Ingeniero Huergo, Eduardo Madero, Cecilia Grierson, el río y la Dársena Sur.

Hoy, el barrio no sólo es el más moderno desde el punto de vista arquitectónico, con la sucesión de torres que compiten en diseño y altura, sino que también congrega desde hace años una alta afluencia turística y también una fluida actividad náutica.

Ayer, los voceros de la corporación no pudieron precisar en qué medida la instalación de la vuelta al mundo afectará la navegabilidad del dique 2. La licitación, que será pública y nacional, ofrecerá los lineamientos básicos que deberá respetar la construcción de la rueda gigante, sobre los que el ganador desarrollará los detalles técnicos.

La vuelta al mundo llegará, en un plazo no determinado aún, para sumarse a otra estructura que ya es un ícono de Puerto Madero: el Puente de la Mujer, instalado sobre el dique 3. Diseñado por el español Santiago Calatrava, fue donado a la Corporación Antiguo Puerto Madero por Alberto González, el fallecido dueño del hotel Hilton, que balconea sobre ese espejo de agua. Como un símbolo del nuevo siglo, fue inaugurado el 1° de enero de 2000.

Compartir
?