Revista Qué

5 Mar 2017 | cubierta parque roca

Sigue el peloteo con el techo

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cerró las puertas del Parque Roca en 2013 con la promesa de construir el primer techo corredizo de todo el país. La obra, que finalizaría en marzo de 2015, lleva casi dos años de retraso. Gasto millonario y licitación con deficiencias. El tiempo pasa, nos vamos poniendo […]

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cerró las puertas del Parque Roca en 2013 con la promesa de construir el primer techo corredizo de todo el país. La obra, que finalizaría en marzo de 2015, lleva casi dos años de retraso. Gasto millonario y licitación con deficiencias.

El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos, dice un tema del reconocido músico Pablo Milanés, y que citó un vecino de Villa Soldati, al ser consultado sobre la “Cubierta Parque Roca”.

La Dirección General de Obras de Ingeniería y Arquitectura (DGOING) del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de la Ciudad de Buenos Aires, dirigido por Franco Moccia, hace tres años que da vueltas con la instalación de un techo corredizo pa-ra el Mary Terán de Weiss: la cancha de tenis reglamentaria que tiene la Ciudad, ubicada en la Co-muna 8. El objetivo es convertirla en el primer court en todo el país, con una cobertura de esas características.
Un informe realizado por la Auditoria General de la Ciu-dad de Buenos Aires, al que pudo ac-ceder Qué, detalla que la obra, en su comienzo, allá por 2013, fue adjudicada a la UTE, formada por las empresas Teximco S.A. y Dal Construcciones S.A., por $ 103.608.163,94.

Sin embargo, hasta la fecha, la obra que aún sigue inconclusa ha demandado un gasto de $ 167 millones, más del 75 por ciento del Presupuesto oficial inicial, que fue de $ 95.043.769,02.

Cabe señalar que la licitación se hizo con un anteproyecto en lugar de un proyecto, habiéndose iniciado la obra sin contar con un proyecto ejecutivo definitivo. Ello implicó que la DGOING debiera recurrir a contrataciones complementarias para controlar, inspeccionar y auditar la ejecución de los trabajos, los materiales, y dificultades técnicas del proyecto no resueltas en los pliegos. “Esto configuró un retraso en el desarrollo de la iniciativa, desconociéndose la fecha de finalización”, aseguraron desde la Auditoría General.

En tanto, desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, respondieron a este medio que con la Cubierta Parque Roca “hubo un error al calcular el plazo inicialmente”, cunado Moccia no estaba. Y remarcaron que “el proyecto del Parque Roca es único en América Latina, por lo que sus características necesitaban de una atención especial, ya que es la primera vez que se va a montar un techo metálico móvil sobre un estadio en la rgión”.

Por otro lado, desde la cartera dirigida por Moccia, agregaron que “la seguridad en cada uno de los pasos de la obra es fundamental (el estadio albergará a más de 15.000 espectadores), por lo que se encargó un estudio de carga al INTI para probar la reacción de la estructura en diferentes circunstancias y con diferentes pesos. Estas pruebas se realizan por etapas y ocupa-ron los primeros 9 meses de 2016.

Los resultados fueron muy buenos, el estudio se llevó a cabo con medidas más extremas de las reales, y las conclusiones determinaron que todo estaba en perfectas condiciones para avanzar”.

Sin embargo, evadieron responder el por qué lleva más de tres años de estancamiento y deterioro, con una inversión que supera los 167 millones de pesos.

La AGCBA destacó en el informe que las dilaciones en el tiempo se debieron a las modificaciones de obra, que implicaron demoras en la ejecución y sucesivas determinaciones de precio. Asimismo, y en “concordancia con lo citado más arriba, no en vano los Pliegos de Condiciones Generales (PCG) prevén que el Gobierno podrá requerir al oferente el listado de contratistas (nominarlos) en las ofertas, sobre todo en obras de ingeniería que exigen de-terminada especialización”.

No obstante, esta previsión no fue tenida en cuenta al momento de la redacción y aprobación de los pliegos para la licitación. Además, en el informe final de CONITEC S.A., empresa responsable de la evaluación de la capacidad técnica y operativa de las subcontratistas, se detectaron diversas deficiencias, como ausencia de certificaciones de calidad emitidos por calificadores externos, falencias en el control de la cubierta y en los elementos de medición, además de ausencia de un plan integral de organización del montaje.

Asímismo, desde la Audito-ría, afirman que desde el Ejecutivo tampoco solicitaron nuevas evaluaciones de Impacto Ambiental, por el movimiento de suelo perimetral del estadio provocado por una modificación del sistema de armado e izado de las estereoestructuras.

Por otro lado, se detectaron incumplimientos referidos a la medición de indicadores de gestión en concordancia a la evolución de las condiciones de Higiene y Seguridad en la obra ejecutada.

Por su parte, el juntista por la Coalición Cívica de la Comuna 8, Hugo Bentivenga, consultado por la cubierta, le dijo a Qué: “La comuna tiene otras prioridades, como el hospital de Lugano, necesidades como la recolección de basura, falta de contenedores, pero el Gobierno porteño gasta mucha plata en cosas innecesarias, porque el estadio Parque Roca, hoy en día, no es más que un esqueleto”.

Por el momento, el plazo de finalización del proyecto para el Mary Terán de Weiss se fijó para fin de año, di-jeron desde la cartera que conduce Moccia. Claro que con una nueva inyección de dinero en el Presupuesto aprobado en diciembre de 2016.

Mientras tanto, habrá que esperar a que lleguen los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, y comprobar si la fiesta inaugural y la ceremonia de clausura se realizarán allí, como prometieron desde el Ejecutivo capitalino, o si montarán un escenario improvisado por un nuevo atraso en las obras de “Cubierta Parque Ro-ca”, como sucedió con la Copa Davis 2017.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #125 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?