Revista Qué

25 Sep 2016 | Costos exorbitantes

Subtes millonarios

El Gobierno de la Ciudad, a través de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) realizó un millonario llamado a licitación pública internacional para instalar, mantener y ac-tualizar el sistema de señalamiento de la Línea D. Concretamente, la Licitación Pública Internacional Nº 196/16 tiene el costo de 207.100.000 pesos y 65.465.000 dólares para el […]

El Gobierno de la Ciudad, a través de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) realizó un millonario llamado a licitación pública internacional para instalar, mantener y ac-tualizar el sistema de señalamiento
de la Línea D.

Subte #102

Concretamente, la Licitación Pública Internacional Nº 196/16 tiene el costo de 207.100.000 pesos y 65.465.000 dólares para el desarrollo de la ingeniería de detalle, fabricación, transporte, provisión, instalación, pruebas y puesta en servicio de las instalaciones de un nuevo sistema de señalamiento CBTC de puertas de andén en las estaciones.
Además, incluye el mantenimiento de las instalaciones por un período de cinco años.

Teniendo en cuenta que hay un total de 16 estaciones en ese ramal, el Gobierno de la Ciudad gastará en señalamiento 13 millones de pesos y 4 millones de dólares por cada una. Con la instalación del sistema en puertas de andén en todas las estaciones, se logrará que se abran únicamente cuando los coches se hayan detenido en las paradas, una tecnología utilizada en líneas cuya operación se encuentra totalmente automatizada, como la 14 del Metro de París, la 9 del Metro de Barcelona o las futuras líneas 3 y 6 del Metro de Santiago de Chile, entre otras.

La licitación internacional es realizada por el Ejecutivo encabezado por Horacio Rodríguez Larreta pero la concesión de los subterráneos está a cargo de la empresa Metrovías, del Grupo Roggio.

La compañía es proveedora del servicio desde su privatización en 1994 y maneja cifras multimillonarias. Gracias al contrato que aprobó el macrismo en 2013 y que renovó a principios de año hasta 2017, la firma privada no es la encargada del mantenimiento del lugar, sino que esa función le pertenece al Estado. Es decir, Metrovías explota el servicio, obtiene las ganancias por transportar casi un millón de personas por día y no contribuye al mantenimiento de las estaciones. Tampoco tiene la obligación de realizar inversiones debido a que eso también corre por parte del Gobierno.

El Grupo Roggio también posee otras licitaciones en la Ciudad, una de ellas en el área de salud, que recibió denuncias de la oposición durante el 2015. En esa ocasión se contrató a Sehos S.A., firma del holding, para el manteni-miento y tratamiento de los residuos hospitalarios de 15 centros de asistencia prima-ria, conocidos como Cesac. Diputados y comuneros del FpV denunciaron que dos de los centros de salud por los que se le abonaban unos $ 2,6 millones, no tendrían existencia.

Asimismo, el grupo está acusado de desviar las ganancias del subte hacia otras empresas del holding a través
de subcontratos en distintos rubros como publicidad, seguridad, sistemas, reparación de vehículos, finanzas, entre otros servicios.

La licitación por el sistema de señalamiento aún no tiene empresa ganadora porque el llamado ha sido prorrogado. Los interesados en acceder deberán abonar un poco más de 100 mil pesos el pliego de especificaciones.

Pero ésta no se trata de la única contratación millonaria para subterráneos. A fines de 2014 también se licitó la reforma de la señalética para todas las Líneas, incluida la D, que tenía un término de ejecución para mediados de 2015, o sea que a mitad del año pasado las obras quedaron concluidas.

Por otro lado, hace un año y medio Sbase, encabezada por Juan Pablo Piccardo, lanzó 3 licitaciones públicas más por montos que alcanzaban la extraordinaria suma de $ 81.122.452 para reformar la señalética de los subtes que no se modificaba desde 2006.

A través de la Licitación Pública N° 177/14, Sbase convocó a distintas empresas con el objetivo de la “elaboración del proyecto ejecutivo, la fabricación y el montaje de la nueva señalética a aplicarse en las estaciones de la red de Subterráneos de la Ciudad”. La iniciativa incluía las terminales de la Línea A, C, E, y H. Para esa contratación, el presupuesto total fue de $ 30.471.766.

A su vez, el resto de las estaciones estuvieron contempladas por la Lici-tación N° 174/14, que abarcaba 30 paradas y tenía un monto asignado de $ 30.192.961.

La empresa del Estado también llamó a la Licitación Pública N° 176/14 para reformar la cartelería de todas las bocas de acceso de las 83 estacio nes, para lo que destinarán $ 20.457.725 más.

Desde Qué se intentó contactar al presidente de Subterráneos de Buenos Aires Juan Pablo Piccardo, para explicar la razón por la cual se llama nuevamente a una licitación a seis meses de concluidos los trabajos, y al momento del cierre de la edición no se obtuvieron respuestas.

Asimismo, resulta llamativo el período de la misma, teniendo en cuenta que la empresa ganadora también se encargará del mantenimiento del sistema por un lapso de cinco años, extendiendo la contratación más allá de la gestión de Rodríguez Larreta.

En este contexto, la estatización es un tema que ha estado en la agenda de la administración de la Ciudad, no obstante, el Jefe de Gobierno decidió patear la pelota a principios de año y extender hasta 2017 el contrato con la compañía. De esta manera, se continúa con un círculo vicioso: el Ejecutivo local gasta o gestiona altos precios para lograr las mejoras en el subte y Metrovías genera ganancias plenas por un servicio de transporte que ha sido objetado por su calidad en reiteradas oportunidades.

Compartir
?