Revista Qué

28 Jul 2016 | Aportes campaña

Think tank K encontró irregularidades en los aportes

El think tank kirchnerista, La Fábrica Porteña, realizó un informe sobre la base de la documentación de aportantes al partido que entregaron las autoridades del PRO en la Cámara Nacional Electoral, en el que se enuncian varias empresas y contratistas del Estado que realizaron donaciones durante la última cena de recaudación, en donde se alcanzó […]

El think tank kirchnerista, La Fábrica Porteña, realizó un informe sobre la base de la documentación de aportantes al partido que entregaron las autoridades del PRO en la Cámara Nacional Electoral, en el que se enuncian varias empresas y contratistas del Estado que realizaron donaciones durante la última cena de recaudación, en donde se alcanzó el monto de $125 millones.

Larreta y Macri

Entre ellas se destacan varias empresas vinculadas a la obra pública. Por dicha razón, desde el mencionado grupo consideran que  “la campaña 2015 del PRO se financió con dinero de la obra pública”.

CRIBA SA es una de las empresas más poderosas del mercado. En los últimos años construyó la sede corporativa de YPF, una nueva sede de FLENI, además de los dos edificios más emblemáticos del macrismo, el nuevo centro de Convenciones y Exposiciones y la flamante sede del gobierno, inaugurada a principios del año pasado. La familia Tarasido, que tiene a su cargo la constructora aportó $832 mil en 20 pagos de los diferentes integrantes del clan. Mariano, Eduardo, Gonzalo y Alberto pusieron sumas de entre $20 mil y $125 mil para sostener el partido que Macri usó de plataforma para llegar a la presidencia.

La empresa RIVA SA, también es uno de los mayores jugadores en el rubro de obra pública. Tan sólo en los siete meses que pasaron de 2016 recibió contratos por $110 millones y tiene un largo historial de prestaciones con la Ciudad. En este caso el emporio familiar le dio al partido medio millón de pesos, una cifra pequeña al lado de lo que recibe del estado capitalino.

Inversiones y Representaciones SA, más conocida como IRSA es posiblemente la empresa más poderosa del mercado inmobiliario porteño. Dueña de todos los shoppings de la Ciudad y de varios del interior, la compañía de Eduardo Elsztain tiene un ambicioso proyecto en Puerto Madero llamado Solares de Santa María. Es un conjunto de terrenos ubicados en la antigua ciudad deportiva de Boca Juniors. Allí IRSA tiene proyectado algo similar a un barrio privado en la Ciudad, pero necesita una rezonificación de la Legislatura para comenzar con la iniciativa. Con la aprobación del parlamento capitalino, los terrenos se revaluarían 20 veces sin que IRSA ponga un solo ladrillo, sin embargo hasta ahora no tuvieron demasiada suerte. La empresa le aportó al PRO $500 mil.

RAGHSA, otro de los jugadores por excelencia del mercado de la construcción y desarrollo de viviendas y oficinas, ocupa un lugar similar en el panteón de los benefactores del partido amarillo: 900 mil pesos de las arcas de la compañía fueron a parar a la campaña por la presidencia de Mauricio Macri.

Compartir
?