Revista Qué

15 Jul 2015 | Segunda vuelta

Toda la carne al asador

ECO y PRO apuestan a captar los votos del Frente para la Victoria. Para lograrlo, el centro de la campaña de ambos son los corredores y las comunas 4 y 8. Lousteau quiere otro debate, pero Rodríguez Larreta lo niega. La disputa por el rol del voto en blanco.

“Vamos a seguir trabajando en los tres corredores de la Ciudad: Norte, el Centro -a través de la Avenida Rivadavia- y el Sur, con las comunas 4 y 8”, afirmó Roy Cortina. “Me han dado la responsabilidad de coordinar el trabajo en el Sur de la Ciudad”, contrarrestó Cristian Ritondo.

En este tramo de la campaña, son los integrantes de la mesa chica del PRO y de ECO quienes planifican cada movimiento que darán; a diferencia de lo que ocurrió en los dos meses previos a la general y en el lapso anterior a las PASO. En ambos períodos, incluso los postulantes a comuneros complementaban las propuestas con otras iniciativas más territoriales, con la finalidad de captar votos.

tapa 40

Consultados por Qué, Ritondo y Cortina comentaron cuáles son las estrategias que comenzaron a emplear y con cuáles finalizarán antes de la veda. Tanto de un lado como del otro, intensificarán las recorridas en las comunas, con más reuniones, con timbreos puerta a puerta y, sobre todo, irán a la caza del voto K. Uno de los focos de la campaña de ECO y PRO será el sur de la Ciudad, bastión del Frente para la Victoria en los últimos diez años.

“Van a ser días de una campaña intensa, donde desde ECO vamos a continuar con el mismo tono con el que hemos comenzado esta campaña hace cuatro meses atrás. Pretendemos que pueda existir un debate más, que pueda ser una instancia de la cual los porteños puedan sacar las propuestas e ideas que los candidatos tienen para el futuro de los próximos años de la Ciudad. Esperamos que Rodríguez Larreta quiera debatir”, sostuvo el diputado nacional por el Partido Socialista.

De esta manera, el primer legislador porteño electo por ECO reiteró la idea de Martín Lousteau tanto antes como después de la elección general: que haya un debate más. No obstante, el jefe de Gabinete recordó que no volverá a hablar con su competidor directo. “Vamos a seguir con recorridas, con visitas a la gente y escuchando. Lo hemos hecho todo el tiempo. Me han dado la responsa-bilidad de coordinar el trabajo en el sur de la Ciudad. Seguramente lo vamos a acompañar a Horacio y a Diego Santilli”, mencionó el vicepresidente 1º de la Legislatura porteña.

En líneas generales, la campaña de ECO y PRO tiene dos claros puntos en común. Por un lado, el foco está en las comunas 4 y 8 -pasando por los corredores-; y, por el otro, traspolar los votos que en la general fueron a Mariano Recalde, lo cual significa alrededor del 21%.

Corredores y comuna 8

A diferencia de las PASO y la elección general, donde el centro de la campaña de Martín Lousteau fueron las comunas 6 y 7, ahora el eje de atención está puesto en el relegado sur porteño. A pesar de que la lista de Suma + fue la más votada en el barrio de Caballito, y salió segunda en Parque Chacabuco y Flores, en la general sufrió un severo revés y el PRO volvió a tener mayoría con más de 15 mil votos de diferencia.

¿Por qué los dos partidos se posicionarán en las comunas 4 y 8? Se trata de dos zonas donde el tradicional Partido Justicialista siempre tuvo buen caudal de votos. En esta última elección, en los barrios Parque Patricios y Barracas esta situación se revirtió a favor del macrismo, debido a la construcción del nuevo edificio del Ejecutivo porteño, entre otras razones, -tanto transporte como comercios- que significó la mudanza.

Tras la elección, Macri no se fue de la Ciudad. Se quedó allí para respaldar las dos semanas que hay entre la primera vuelta y el balotaje.

Más allá de que el PRO tiene supremacía en la Comuna 8, lo sigue de cerca el Frente para la Victoria. Allí cerró su campaña Mariano Recalde acompañado, ni más ni menos que por Cristina y la mesa chica de La Cámpora. En los tres barrios que la conforman hay un total de 187.237 habitantes, uno de los mayores en la Ciudad, y donde los comuneros de la agrupación ultra K siempre tuvieron presencia territorial con obras de cloacas y limpieza de calles y veredas.

“Vamos a reforzar la campaña en los barrios del Sur, para que conozcan que es prioridad lograr igualdad entre las zonas norte-sur, reforzando los presupuestos para equilibrar y lograr una Ciudad más homogénea, segura y con igualdad de oportunidades”, le dijo a este medio Roberto Braccini, representante electo en la Comuna 9 por ECO.

Lo que se conoce como Corredor Sur empieza en los barrios de Parque Patricios y Barracas, y termina en Villa Lugano y Villa Riachuelo. Es un tramo de aproximadamente 11 kilómetros, que corre casi en paralelo con el corredor Oeste y el centro.

Previo a las PASO y a la general, todos los partidos colocaron puestos de campaña en el Corredor Centro, a través de la Avenida Rivadavia, ya que por allí hay gran afluencia de peatones. “Vamos a aprovechar para presentar nuestras propuestas y prioridades en la mayor cantidad de lugares y medios posible, e instar a una reflexión”, señaló Cortina. Así, el centro volvió a ser el punto de campaña. El legislador agregó que “el balotaje es una oportunidad más que tienen los porteños para conocer las propuestas”.

En busca de votos K

Específicamente, la batalla por el voto K se dará como una cuestión territorial, más allá de que uno u otro referente del Frente para la Victoria salga a decir a qué candidato apoyará, o que el bloque duro del kirchnerismo no se haya pronunciado a favor de ninguno de los dos contrincantes. Para ello, el PRO cuenta con la militancia de La Solano Lima y La Frondizi, agrupaciones que responden a Cristian Ritondo, y que son dirigidas por el mismo legislador para no dejar nada librado al azar.

“El voto no es kirchnerista, más bien es peronista, que siguió votando al PJ. Tiene que ver con la razón de un sufragio tradicional. Va a venir como consecuencia de la construcción de la nueva terminal de ómnibus, del edificio en Parque Patricios, entre otras obras. Cuando el elector vea la realidad, va a votar al PRO”, sentenció Ritondo.

En ECO apuestan a “continuar con lo que se venía haciendo” e intentar neutralizar el sufragio en blanco, lo cual beneficiaría al candidato del PRO. Bajo el eslogan “si votás en blanco, votás amarillo” los comuneros comenzaron una campaña para concientizar al electorado de que ésa no es la mejor opción.

De acuerdo a lo estipulado por el Tribunal Superior de Justicia porteño, esa modalidad de sufragio ocupará un 20% del total de la pantalla inicial, ubicada debajo de las boletas de los dos candidatos.

Consultada por Qué, la titular de Analogías, Analía del Franco, comentó: “Los últimos datos que tenemos de antes de las elecciones, en un balotaje el 50% del votante del FpV no sabe o votaría en blanco; un 40% lo haría por Lousteau, y un 10% iría hacia Rodríguez Larreta”.

“Una parte de los votos del kirchne-rismo va a ir seguro hacia Lousteau. En las últimas mediciones que habíamos hecho, antes de la primera vuelta, informaba un 42% de los votantes de Recalde irían a ECO en caso de un eventual balotaje. Ahora lo que se ve es una polarización entre dos modelos de país: entre el PRO y el FpV, donde Lousteau sería un intruso en esa pelea”, le comentó a este medio Martín Gendler, sociólogo y project manager de la consultora Opinaia.

“Tiene dos motivos. En primer lugar, van a sostener esta polarización porque a ellos -kirchnerismo- les conviene llegar a las nacionales entre Scioli y Macri. Por otro lado, porque un apoyo explícito del FpV puede hacer que muchos votantes de Lousteau se vayan con el candidato del PRO o voten en blanco, para no perjudicar al ac-tual Jefe de gobierno en las elecciones presidenciales”, agregó Gendler, ya que de perder Rodríguez Larreta, “Macri quedaría herido de muerte” para competir en las nacionales.

¿Quién ganará el balotaje? De acuerdo a la opinión de los analistas políticos, quien tiene más posibilidades es el candidato del PRO. “Hasta hace tres semanas un balotaje implicaba una victoria de Lousteau, hoy no lo creo. La tendencia de votos que te-nemos indica que va a ganar Larreta”, pronosticó el consultor Enrique Zuleta Puceiro.

“No es imposible que Lousteau le gane a Larreta; es muy complicado. Sus posibilidades en el balotaje se supeditan mucho a qué porcentaje sacaba en esta primera vuelta. Si hubiera logrado el 30%, hubiese estado mucho más fortalecido que este de ahora, que tiene un 25.5%. A diferencia de Larreta, el candidato de ECO tiene mucho para ganar, el tema es el cómo lo va a hacer”, señaló el project manager de Opinaia.

Desde ECO y PRO creen que pueden ganar. El primero debe revertir 20 puntos de diferencia; el segundo, tendrá que consolidar ese margen. Los dos apuestan a captar el voto K y los 7 puntos de la izquierda. Las estrategias de uno y otro están en marcha.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICION IMPRESA N° 40 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?