Revista Qué

11 Feb 2016 | SAME

Una tragedia que se podría haber evitado

La demora de 45 minutos en la llegada de una ambulancia del SAME para asistir a un hombre de 65 años que padeció un paro cardíaco, que derivó en su fallecimiento, puso en evidencia una situación crítica que denunció a mediados del año pasado la Auditoria General de la Ciudad.

Un hombre de 65 años falleció ayer, en el barrio porteño de Palermo, luego de sufrir un paro cardiorespirarotio y esperar 45 minutos hasta que llegara una ambulancia del SAME, según publicó La Nación en su edición de hoy.

En ediciones anteriores, RevistaQué.com publicó, en exclusiva, la primera auditoria sobre el SAME. Allí, se dio cuenta de la demora en los tiempos de atención.

same

La principal es la roja. Por definición se trata de toda situación en donde la vida del paciente corre peligro de no tener una rápida atención, motivo por el cual se debe brindar asistencia entre 10-12 minutos luego de que se produce el aviso, el máximo de tolerancia puede llegar a ser 15 minutos. Sin embargo, el tiempo de respuesta, en 2012, fue en promedio de un 38% por encima de lo que marca el estatuto. De ese porcentaje, el 30% presenta una demora de entre 1 y 10 minutos.

La categoría que le sigue es la amarilla, en donde sin la atención médica adecuada, la vida del paciente o la función de sus órganos corre peligro en un tiempo más o menos amplio. En ese escenario, no hay peligro de muerte, por lo que la atención no debe demorar más de 20 minutos. Sin embargo, en el 91% excede el tiempo establecido. El 80% de esa cifra tiene como tiempo de respuesta entre 21 y 119 minutos.

Por último se encuentran los auxilios verdes, que son situaciones en donde no existe riesgo de vida, ni urgencia en la atención. Los pacientes, según se establece, deben ser atendidos en el lapso de 120 minutos. El 43% de los casos presentó demoras, en su mayoría, tuvieron en promedio un exceso de una hora.

“Lo que dijimos en el informe de auditoria, el 38% de los códigos rojos llegan fuera de lo establecido, que son 15 minutos. Las llamadas se cargan a mano en grandes planillones, eso es vergonzoso con toda la tecnología que hay”, sostuvo uno de los auditores generales de la Ciudad, Facundo Del Gaiso, quien adelantó que “hay que investigar para saber por qué tardaron 45 minutos”.

Desde el ministerio de Salud porteño, afirmaron que no pueden brindar ese tipo de información ante la consulta de éste medio.

 

Compartir
?