Revista Qué

13 Ene 2017 | Termina la veda

Vuelven las fiestas electrónicas a CABA

El gobierno porteño ya firmó la reglamentación de la nueva ley de eventos masivos sancionada en la Legislatura en septiembre pasado y se pondría en vigor desde el lunes 23 próximo. Luego de haberse cumplido 9 meses de la tragedia de Time Warp en Costa Salguero, la próxima semana  empezará a regir la ley que […]

El gobierno porteño ya firmó la reglamentación de la nueva ley de eventos masivos sancionada en la Legislatura en septiembre pasado y se pondría en vigor desde el lunes 23 próximo.

timewarpp

Luego de haberse cumplido 9 meses de la tragedia de Time Warp en Costa Salguero, la próxima semana  empezará a regir la ley que permite la realización de fiestas electrónicas en la ciudad de Buenos Aires.

Quienes quieran realizar ese tipo de eventos, deberán cumplir con las nuevas regulaciones que incluyen más controles y obligan a los organizadores a brindar información sobre los riesgos del consumo de sustancias psicoactivas, con base científica y lenguaje adecuado a los destinatarios.

De esta manera queda sin efecto la prohibición impuesta por la Justicia -la resolución del juez, en lo Contencioso Administrativo y Tributario, Lisandro Fastman- luego de la tragedia de la fiesta Time Warp, donde murieron cinco personas por consumo de drogas el 15 de abril pasado, en Costa Salguero.

Cabe señalar, que la Ciudad ya tiene pedidos de autorización para fiestas electrónicas durante todo el mes de febrero: el 17, Dash Berlin y el 18, Eelke Kleijn,Guy J. y Digweed, todos estarán en Mandarine Park, en Costanera Norte. El 18 de marzo le toca a Becomen One, en el microestadio MalvinasArgentinas, en La Paternal. El 17 de abril estará Armin van Buuren, enMandarine Park.

Según el gobierno porteño, todas estas fiestas están pendientes de autorización, pero, en el caso de la primera de ellas, ya se pueden comprar las entradas por distintos sitios web, desde 690 pesos.

La norma prevé sanciones de hasta 950.000 o ser castigado con arrestos de 60 días más la clausura y la inhabilitación en caso de omitir recaudos.

Obligaciones que tendrán que cumplir los organzadores

Los organizadores de las fiestas electrónicas contarán con más obligaciones: deberán estar inscriptos en un registro público oficial; presentar planes previos de despliegue de seguridad y asistencia sanitaria que, en algunos casos, deberán aprobar el SAME y los bomberos; limitar el ingreso de personas y disponer un conteo electrónico de asistentes en tiempo real que sea accesible para los responsables de controlar, entre otras exigencias.

Otro punto fundamental son los inspectores: se sumarán más por fiesta y controlarán con mayor rigurosidad. Y esto genera que el gobierno de la Ciudad resuelva el problema de su plantel limitado. Solo cuenta con 79 -la mayoría, arquitectos- para controlar toda la actividad nocturna. Están divididos en equipo y hacen un promedio de 100 operativos los sábados.

Ese número de agentes debe vigilar más de 1500 objetivos, entre pubs, quiscos, y discotecas, estadios y complejos. Cuando un espectáculo o evento tenga más de 5000 a 10 mil asistentes, la Agencia Gubernamental de Control dispondrá de seis inspectores, el doble de los que estuvieron en la Time Warp. Y cuando supere los 10 mil, se agregará un inspector cada 5 mil.

 A su vez, entre las nueva regulaciones, se obligará que el expendio de agua sea gratuito durante todo el evento. Los expendedores y/o bebederos de agua deberán estar distribuidos de modo tal de favorecer el acceso desde distintos puntos del lugar.
Los asistentes deberán tener un puesto de servicio médico de emergencia en un punto visible y de manera constante, predisponer de servicios sanitarios en una cantidad acorde a la capacidad de la fiesta; la presencia de un equipo de socorristas afectado al plan médico y la puesta en marcha de un operativo de seguridad, a partir de la contratación de un profesional idóneo.

Con la nueva disposición, las fiestas deberán contar con un control de acceso tecnológico, debidamente homologado y certificado, que garantice la capacidad máxima. El dispositivo deberá contemplar pantallas en las puertas de acceso y en el interior del lugar donde se desarrolle la fiesta que permitan verificar de manera precisa y visible el porcentaje de ocupación.

Otra obligación de los organizadores será la de dar una alerta a los hospitales generales cercanos a la locación del show para la preparación anticipada de sus servicios asistenciales, en caso de una emergencia.

Compartir
?