Revista Qué

27 Nov 2014 | Nueva moda

Los riesgos de las “lolas fast food”

Se trata de un método que inyecta solución salina en los senos y promete más volumen por 24 horas recorre el mundo, aun sin rigor científico sobre su impacto en la salud. Pero varios especialistas advierten sobre el riesgo de su implementación. 

lolas 1Si bien en los últimos años el paradigma rígido de la “belleza ideal” se ablandó y experimentó una apertura hacia la “belleza real”, entre las preferencias de las mujeres argentinas, a la hora de decidirse por una cirugía estética, la cirugía de mamas sigue ocupando los primeros puestos.

En este contexto de una demanda que está en alza, aparece una técnica llamada “insta breast” o “senos instantáneos” que logra un aumento mamario de efecto rápido -entre 24 y 48 horas- y que reavivó la polémica entre los pacientes y especialistas del mundo entero.

Norman Rowe es el cirujano plástico formado en la Universidad de Medicina de Nueva York, que se presenta como inventor del “método insta breast”, desde su consultorio en Manhattan, Estados Unidos. El método no es nuevo: se trata de una solución salina que se inyecta en los pechos para que parezcan más grandes durante 24 horas, y cuesta alrededor de 2500 dólares.

Por su parte el Doctor Eduardo González, jefe del departamento de Mastología del Instituto de Oncología “Angel H. Roffo” de la Universidad de Buenos Aires, se refiere a la técnica: “Este método -conocido en el mundo como insta breast- se realiza hace por lo menos dos años y promete senos instantáneos, para pasar una noche de fiesta o un fin de semana de vacaciones. Lo primero que hay que decir es que no se ha realizado ningún estudio, ni publicación científica al respecto de este método. Inyectar 200 o 300 cc de solución salina, hace que a la noche la mujer se vea con mamas enormes, a la tarde menos y a la noche siguiente se vea igual que siempre. En definitiva es como ponerse un push up”, remarcó el especialista.

Entre lo declarado por Rowe a los medios internacionales y las mujeres que lo han probado, hay dos perfiles de pacientes interesadas en esta técnica: las mujeres que le tienen pánico a las cirugías y las que quieren agrandar sus senos de manera ocasional, para una fiesta o un escote infartante.

Ahora, Rowe trabaja para prolongar el efecto por tres semanas. Y aquí se abre una nueva batería de discusiones entre los expertos.

El Doctor Patricio Jacovella, jefe de la división cirugía plástica del Hospital de Clínicas, responde categórico: “Este es un método que si bien fue diseñado por un especialista en cirugía plástica en los Estados Unidos tiene muy poca duración, ya que la solución salina o fisiológica se difunde rápidamente por el cuerpo y en menos de 24 horas ha sido absorbida”.

El cirujano plástico del Clínicas insiste en la importancia de que lo realice un especialista en cirugía plástica. El problema es que en la Argentina pueden darse casos de que lo apliquen médicos no especialistas, y hasta auxiliares de medicina, no médicos.

Por otra parte, la esterilidad del producto inyectado debe estar asegurada, así como la desinfección de la zona anatómica y el consultorio donde se realice la práctica.

Compartir
?