Revista Qué

12 Feb 2016 | Lo que se viene....

Sensores cerebrales inalámbricos

Gracias a unos sensores cerebrales inalámbricos que se disuelven con el tiempo, ahora se puede controlar la presión y la temperatura intracraneal de los pacientes con lesiones cerebrales.

cerebroUn grupo de científicos estadounidense han desarrollado sensores cerebrales inalámbricos que se disuelven con el paso del tiempo en el cuerpo.

Una vez que cumplió con su función, disminuye el riesgo de que el usuario contraiga “infección, inflamación crónica o erosiones” en la piel u órgano, donde se encuentre.

Estos sensores incorporan la tecnología de silicio soluble sensibles a los niveles de presión, tienen un sensor de temperatura pequeño y conectado a un transmisor inalámbrico, implantado bajo la piel, pero en la parte superior del cráneo.

Los científicos sostienen que estos implantes se pueden aplicar para monitorizar pacientes con lesiones cerebrales y aseguran además que pueden construir otros sensores absorbibles, para seguir la actividad de cualquier órgano del cuerpo humano.

De esta manera no se debe recurrir a ninguna cirugía para poder extraer los dispositivos.

El objetivo es implantar un sensor en el cerebro para establecer una ‘conexión cercana’ que emita señales inalámbricas sobre la salud de este órgano, y que permita a los médicos ‘intervenir en caso de necesidad’.

El grupo de expertos estadounidenses probó los sensores en baño de solución salina que provocaron que los aparatos se desvanecieran a los pocos días y en ratas de laboratorio hasta comprobar que los resultados que daban eran eficaces.

Tras llegar al Hospital, lo primer que deben hacer los doctores es medir la presión tanto en el cerebro como dentro del hueso, para que un incremento del apremio no derive en lesiones cerebrales.

 

 

Compartir
?