Revista Qué

12 Sep 2017 | Tips de placer

Cuando el ‘sexo oral’ manda

Una investigación comandada por la Directora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana y educadora de salud sexual del Instituto Kinsey de Sexología, Debby Herbenick, da cuenta de que sólo el 18 % de las mujeres encuestadas, alcanza el clímax a través de la penetración vaginal.

Este resulta uno de los problemas más comunes en una pareja, ya que por falta de información, inseguridad e intimidación se cree que todas las mujeres deberían alcanzar el orgasmo sólo a través de la penetración.

Para la mayoría de las féminas consultadas, los mejores orgasmos no tienen que ver con que la relación sexual sea más larga, sino con los juegos previos, como besos, masajes eróticos, roces y la experimentación del sexo oral.

Considerado por mu-cho tiempo un tabú, el cunnilingus es hoy una práctica generalmente vista con buenos ojos y disfrutada abierta y libremente por la mayoría de las personas.

El sexo oral es tan importante, que algunas mujeres sólo pueden alcanzar el clímax a través de él. Diversos estudios han concluido en que, dada la oportunidad de escoger entre el sexo oral y el coito, tanto hombres como mujeres eligieron los juegos orales. ¿Por qué?

En principio, porque la lengua es más húmeda, suave, ágil y calentita que las ma-nos y el pene. Esos factores aceleran la respuesta erótica de quien recibe la caricia. También porque las mujeres pueden concentrarse en su propio placer sin tener que corresponder.

Otro de los motivos es que no hay riesgos de embarazos no deseados, en el caso de que se practique solamente sexo oral y de que no haya penetración.

Sin embargo, el sexo oral es una de las expresiones que mayor inseguridad provocan en los hombres, porque no están muy seguros de cómo practicarlo correctamente. Aquí, algunas técnicas básicas:

Usar la boca completa. Cubrir el clítoris totalmente y succionar suavemente. No se trata sólo de acariciar con la puntita de la lengua, sino de involucrar, durante el acto, a toda la boca.
Manejo de la lengua. ¡Experimenten! Pueden hacer presión firme y dispersa; caricias suaves, descuidadas y resbaladizas; caricias duras y enérgicas; lamidas prolongadas (bajando desde el clítoris hasta el perineo); chupaditas (comenzando suavemente y variando la presión e intensidad de la succión).

Concentrarse en el clítoris. Hay que lamer su capuchón por los lados y, también, acariciarlo directamente.

Entrar en ritmo. No necesitan ir acelerando, sino mantenerse constantes. Si algo está funcionando bien, no es el momento de ponerse creativos. Una variación en estimulación puede dejarlas nuevamente en cero. Para las mujeres, el ritmo es muy importante.

MOTIVOS PARA HACER UN ORAL: Son muchas las razones por las que puedes optar por una relación sexual sin penetración, y cada una de ellas es absolutamente respetable. Por ejemplo, cuando por mo-tivos de salud (embarazos de alto riesgo, cirugías) debes abstenerte del coito. Esto no implica necesariamente que también debas privarte del placer sexual con tu pareja; alcanza con saber que para disfrutar no es necesario introducir el pene en la vagina.

LA NUEVA POSE QUE ES FUROR: El 69 es una de las poses sexuales más famosas para experimentar el sexo oral en simultáneo. Pero ahora, el 68 es la nueva postura que se está popularizando.

A saber: el activo de la pareja se acuesta sobre su espalda con las rodillas ligeramente flexionadas y dispuesto a aceptar sobre su cuerpo todo el peso.

El pasivo se acostará a su vez sobre el pecho de su cómplice, con la cabeza entre las piernas del ser recostado, pero con los ojos mirando al techo. De este modo, el afortunado pasivo abrirá sus muslos de par en par para ofrecer su órgano sexual a la boca de la pareja, que podrá explorar a gusto.

SIN COITO, LAS VENTAJAS:

No tiene efectos secundarios en la salud.

El sexo sin penetración puede considerarse sexo seguro si no hay intercambio de semen y fluidos vaginales.

Ayuda a incrementar la confianza y la intimidad en la pareja.

Hace que el juego previo al acto dure más y se pueda llegar a la excitación.

Puede ayudar a algunas mujeres a tener orgasmos más placenteros que los obtenidos durante las relaciones con penetración.

El sexo sin penetración.

Es una solución cuando no se dispone de otro método anticonceptivo.

 

Gentileza Revista La Tecla 

Compartir
?