Revista Qué

14 Oct 2014 | Sólo para ellas

Klic Klic: primer juguete erótico con tecnología

Una nueva manera de escribirnos, escucharnos y vernos era sólo cuestión de tiempo a través de la Web, pero ahora lo llamativo es que también podemos sentirnos y tiene una gran aliada erótica: la tecnología. Llega Klic Klic, el primer juguete erótico 3.0 que, hace posible las relaciones sexuales a distancia. ¿Cómo? Gracias a un software que […]

sexo 1 sexo 2Una nueva manera de escribirnos, escucharnos y vernos era sólo cuestión de tiempo a través de la Web, pero ahora lo llamativo es que también podemos sentirnos y tiene una gran aliada erótica: la tecnología. Llega Klic Klic, el primer juguete erótico 3.0 que, hace posible las relaciones sexuales a distancia.

¿Cómo? Gracias a un software que traspasa los límites y llega a tocar las fibras más íntimas provocando sensaciones incomparables. La empresa española que diseñó estos dispositivos de comunicación sensitiva, explican que con un soft y conexión a Internet, Bluetooth, puede conectar a dos personas más allá de cualquier distancia, y a un nivel erótico nunca imaginado.

Cada movimiento, cada caricia, cada roce es percibido y disfrutado al máximo, los juguetes que vienen en blanco o negro, con formas sobrias y elegantes, captan el movimiento que realiza cada miembro y lo devuelve según el grado de intensidad de los estímulos. Sus diseñadores afirman que Klic Klic “es capaz de hacer estremecer de placer a nuestra pareja desde dos puntos lejanos del planeta, vivir las mil y una noches de dos mil maneras distintas, las fantasías privadas nunca habían sido tan sensibles a la realidad”.

Además, aclaran sus creadores, “incorporan más geometrías que la vagina normal, de la misma forma que también presenta una curvatura mayor que un pene, a la vez que es más marcado”. Y agregan: “Normalmente ciertas cosas sólo van dirigidas para mujeres y otras -muchas-, para los hombres. Pero nuestra idea es democratizar todo eso y desmitificar estos objetos. Nos gustaría que la gente viese esto como una oportunidad para ayudar a quienes vivan distanciados, nos dirigimos a todos los públicos”.

Por ahora, solo se comercializa en España. Afortunadamente, para el bien de muchas parejas, la idea es que pronto se pueda conseguir en todo el mundo.

Compartir
?