Revista Qué

30 Sep 2016 | Innova en la cama

Las cinco posturas para el sexo anal

Aunque hoy para muchas mujeres el sexo anal es un tabú, ya sea por miedo o desconocimiento, muchas son las parejas que se limitan y no pasan por estas experiencias.

ana 6Para este tipo de encuentros podemos poner en prácticas distintas posturas, para que la práctica sea más placentera y así estimular el punto G al máximo.

Las caricias anales son también una buena forma de iniciarse en lo que sería luego el sexo anal, disfrutando al máximo el placer de esta práctica.

Aquí te dejamos las cinco posturas para el sexo anal:

Abrazo de lado: La primera postura que recomendamos es ideal para parejas que empiezan en el sexo anal, o simplemente a conocerse. Tumbados de lado, el hombre, con las piernas separadas, y penetra lentamente a la mujer.

Del sofá: Llamada así porque es perfecta para practicar en el sofá, es la otra que recomendamos. La mujer debe apoyarse en él y, con el trasero levantado, esperar a ser penetrada por su pareja..

Cowgirl invertida: Si te gusta estar arriba y dominar a la pareja esta es la postura ideal, ya que la mujer puede ubicarse encima de él, pero de espaldas a su rostro. Una gran ventaja de ésta es que la penetración que se da puede llegar a ser muy profunda, así que no es recomendable para los principiantes.

Revisión erótica: es otra de las posturas ideales para llegar al orgasmo con el sexo anal. Tumbada sobre una mesa o lugar elevado y con las piernas abiertas, la mujer se deja penetrar por el hombre, de pie.

De lado: se puede realizar con ambos miembros de pie, es otra forma de sentir todo tipo de placeres. Contra la pared y con una de las piernas elevada y sobre una silla, el hombre penetra a la mujer medio de lado.

El yoga tiene muy buenos beneficios para el sexo. Si sos muy flexibles y queres retos en la cama, proba con una de las posturas más complicadas. La mujer, flexionada creando un arco con su cuerpo, es penetrada por el hombre de pie.

Recuerda que la zona anal está plagada de nervios, y es una zona erógena de las más importante, por eso las caricias y el roce genera enseguida excitación.

Siempre está el mito de que el sexo anal es doloroso, pero siempre y cuando se haga con delicadeza no tiene porqué doler. Si hay que estar atentos a la higiene, que como cualquier tipo de relación sexual, hay que tenerlo en cuenta.

 

sexo_analsexo_analsexo_anal

 

Compartir
?