Revista Qué

16 Nov 2015 | Revolucioná tu cama

Los juegos sexuales para innovar en el sexo

Cuando el sexo se convierte en algo rutinario, que casi se practica más por una necesidad y costumbre que por placer, llega el momento de plantearse cómo devolverle pasión a la pareja.

juegos 2 juegos 3 juegos 4 juegos 5 juegosEl cansancio y estrés de estos tiempos vertiginosos no son de gran ayuda a la hora del sexo y es de esa manera que nos vamos cerrando nosotros mismos, vamos perdiendo interés, ganas, y a la persona que tenemos al lado. Por eso la cama es el lugar ideal para innovar, para que tu imaginación vuele y consigas que en cada encuentro sigan saltando chispas, pero será un poco difícil si te quedás en lo que ya probaste y no te animás a salir de la rutina.

No acostumbres a tu pareja a un solo estilo de hacer el amor. En nuestras relaciones sexuales tendemos a repetir aquellas conductas, juegos, caricias y posturas que nos proporcionan placer. La rutina y monotonía sexual es una queja frecuente en las parejas. Probá la variedad como antídoto de la monotonía, comprobarás que la calidad de la relación sexual mejorará. No siempre necesitamos el mismo tipo de sexua-lidad; un día puede que nos colme un ritmo lento y otro nos vuelva locos un ritmo más salvaje.

Ahora ¿cómo innovar en la cama cuando tenemos sexo? Existen ciertos trucos para disfrutar de un sexo original y sorprendente que anime las cosas en la cama. Los juegos sexuales se hacen cada vez más populares entre las parejas debido a las posibilidades prácticas que otorgan al poder hacer varias cosas al mismo tiempo.

Antes que nada, todo juego sexual debe ser consentido por todos los participantes, en este caso por los miembros de la pareja. Es poco probable que si una persona no disfruta del sexo pueda llegar al orgasmo, la erección, y a la pasión desenfrenada que estos momentos de intimidad brindan.

El juego en la pareja es uno de los períodos más interesantes y atractivos. Se deja de lado el objetivo de la penetración y el orgasmo para centrarse en el mero momento de seducir al otro. Los juegos sexuales estimulan tanto el cuerpo como la mente y no hay un órgano sexual más poderoso que nuestro cerebro.

Los juegos sexuales se pueden considerar una herramienta más para lograr que ambos disfruten plenamente del sexo. Desde un masaje erótico, que puede ser un potente arma para aumentar el deseo sexual de la pareja, tocando en zonas muy sencillas como el cuello o la espalda, hasta sexting, la perfecta combinación de sexo con el envío de mensajes de texto.

También podés optar por lubricantes con efectos saborizantes, velas para masajes tibios, y todo tipo de accesorios son siempre bienvenidos. El cubito de hielo y los vibradores son muy buenos para dar lugar a los juegos previos y reencontrarse con el placer.

Lo significativo es dejarse llevar, sin tabúes ni vergüenza por la diversión, las fantasías, el persuadir desde una mirada, una caricia, el gusto de conquistar y disfrutar del placer sexual propio a través de distintos juegos sexuales.

Por eso si tu vida sexual pide a gritos un poco más de romanticismo, empezá a poner en práctica algunos juegos previos para conseguir sexo más prolongado y placentero. Aquí te contamos cuatro juegos para que pruebes esta noche en la cama con tu pareja, a lo mejor te convencen.

Masajes eróticos: Solamente tocar el cuerpo, no vale hacer nada más. Por un día jugamos a tocarnos, a acercarnos a aquellas zonas erógenas que producen más placer. Sin masturbación, sin sexo oral, sin penetración. Realizar un masaje erótico utilizando suaves aceites perfumados. Se recomienda empezar suavemente sobre los hombros y continuar poco a poco por su espalda masajeando los costados y los glúteos. Dejar las manos deslizarse por el aceite a ver hacia dónde van a parar hará que la escena sea más excitante y sorprendente.

Sexting: Suena excitante y algo arriesgado, a la vez es algo bastante juvenil. Consiste en el envío de mensajes con contenidos de tipo sexual producidos generalmente por el propio remitente a otras personas por medio de su teléfono. Contenidos muy íntimos, generados mediante la grabación de sonidos, fotos o videos propios en actitudes sexuales, desnudos o semidesnudos, normalmente con destino a una pareja sexual o amorosa, aunque también en no pocas ocasiones a otros amigos, como un simple juego. Esto expone al creador o creadora de dichos contenidos a graves riesgos de que sean publicados.

Cubito de hielo: Muchos expertos a la hora de innovar recomiendan incluir los cubitos de hielo, los cuales pueden calentar tremendamente cualquier encuentro, ya que el contacto con el hielo estimula la parte nerviosa responsable de la excitación. Probá con deslizar un cubito a lo largo de sus labios o muslos o pedile que te haga lo mismo. Y no te desanimes si alguno de los dos empieza a reírse, el sexo tiene que ser divertido, así que seguí con las risitas y jugando hasta encontrar el punto en el que mejor te encuentres.

Lubricantes: Las mujeres que usan lubricantes muestran mayores niveles de placer y satisfacción sexual que aquellas que no suelen usarlos. Para evitar que la acción se
interrumpa, tené el lubricante listo y a mano, en la mesa de luz. Aplicatelo o hacé que él te lo aplique a vos durante los juegos preliminares. Lubricante y sexo son la mezcla perfecta para muchas parejas a las que ayudan a disfrutar más y mejor. Este es capaz de facilitar la penetración vaginal, suavizarla y permitir así el disfrute de ambas partes.

Cubrís tus ojos: Narrar las sensaciones con tu pareja en ese momento es algo que produce mucho placer, sólo debes vendar tus ojos con una, gaza o pañuelo. Muchos sexólogos coinciden en que las mujeres al vendarse los ojos suelen enfocarse más profundamente en lo excitante que se siente el contacto amoroso con la pareja. Como resultado, hacer el amor con una mujer que lleva los ojos vendados puede ser beneficioso para ambos. El la ve más excitada; ella disfruta del toque en la piel. Además es algo novedoso y atrevido y eso puede mejorar las relaciones sexuales. Esta novedad aumenta los niveles de dopamina química en el cerebro, que controla la libido. Si aumenta la dopamina, el sexo resulta más excitante. Por supuesto, muchas parejas tienen relaciones sexuales con los ojos cerrados.

 

Compartir
?