Revista Qué

13 Nov 2017 | Tendencias

Los nuevos términos sexuales

Desde términos nuevos como Risk Sex, Womanizar y Edging, hasta gadgets controlados a remoto, entre las nuevas tendencias sexuales de este último tiempo.

En materia de sexo, la moda y las tendencias son factores que, con el paso de tiempo, se encargan de establecer determinados gustos o preferencias, así como nuevas maneras de convivir en la intimidad.

Lo cierto es que debido a una mayor apertura, tanto de criterio como por parte de medios electrónicos hacia la sexualidad, cada vez son más frecuentes que los miembros de una pareja se animen a probar nuevas opciones.

Gadgets con mando a distancia. Suena futurista, pero ya están aquí, y a juzgar por las críticas se diría que han llegado para quedarse. Los juguetes sexuales controlados vía mando a distancia o ‘apps’ en nuestros móviles son lo último, y consisten en pequeños vibradores, dildos, huevos o bolas que nos permiten disfrutar con nuestra pareja, o quien sea, en cualquier lugar y a una distancia de metros o miles de kilómetros, dependiendo de la tecnología utilizada.

El vibrador OhMiBod Blue Motion es el más discreto y versátil de los que existen en el mercado: pequeño, se puede sujetar con la ropa interior, es discreto, silencioso y se controla vía ‘bluetooth’ o descargándose la aplicación correspondiente.

Risk Sex: sexo a cielo abierto. Se acabó el buscar un lugar íntimo y reservado. Ahora lo que se lleva es justamente lo contrario: lugares a cielo abierto donde tener relaciones sin ser visto aunque suponga un reto el riesgo de que te vean.

Si a esto sumamos ubicaciones arriesgadas, como en una montaña o al borde de una ventana, entonces tenemos -además de una decisión un tanto alocada, el ‘risky sex’, o sexo arriesgado. Hay quien ve en todo ello rasgos de exhibicionismo, pues en ocasiones sus protagonistas quieren foto del momento, pero lo cierto es que, aunque se esté hablando de ello, el Risk Sex siempre existió.

Una app para hacer trío. Tomar la decisión de hacer un trío por primera vez o, incluso, de repetirlo no es fácil. Cada uno tiene sus dudas y sus expectativas. Cada uno sabe sus preferencias y su grado de monogamia, pero si quieres animarte a incursionar en el menage a trois, la app Feeld puede ser el lugar ideal para encontrar solteros y parejas con ganas de no poner límites numéricos a su sexualidad. Es muy similar a Tinder.

Sexo en VR. La realidad virtual permite ver películas en 360º y 3D, y sólo era cuestión de tiempo que se aplicara a este terreno. En primer lugar, son necesarias las gafas creadas para ella, y en segundo el material que se va a visionar, que se puede obtener en las muchas webs con contenido para adultos que existen en internet, BadoinkVR, Gamelink.

Algunas ofrecen el envío opcional de las mencionadas gafas al comprar sus videos. Esta tecnología da alas a las fantasías sexuales, más reales de lo que nunca habríamos imaginado, y con los protagonistas que elijamos de los disponibles. Es otra forma de visionar el mismo porno y los mismos contenidos eróticos pero con otra visión.

Edging, todo bajo control. Este término inglés, que podría traducirse como ‘estar al borde de’, consiste en mantener la excitación sexual sin llegar al orgasmo durante el mayor tiempo que se pueda, con el objetivo de que ese sea lo más intenso posible.

La idea de fondo es aprender cómo funciona el cuerpo a través del control del placer, con técnicas que en última instancia permiten dominar las sensaciones y alcanzar el clímax cuándo y cómo se desee.

Quienes lo practican coinciden en que no sólo es el juego sexual más placentero, sino que lleva el orgasmo a otro nivel. Además, explican que el ‘edging’ es lo más parecido que han conocido al famoso orgasmo múltiple femenino.

‘Womanizer’: toy deluxe. Aquellas y aquellos que piensan que la masturbación femenina empieza y acaba en la vibración, están muy equivocados, y el ‘womanizer’ está aquí para demostrarlo. Se trata de lo último en gadgets sexuales, un aparato que provoca el orgasmo en la mujer a través de la succión en lugar de la vibración, simulando el sexo oral.

Da lugar a orgasmos mucho más intensos y rápidos. Este aparato fabricado en Alemania permite ser configurado a diferentes intensidades y las críticas aseguran que el éxito está garantizado. El ‘womanizer’ cuesta unos 189 euros, y existe una versión de lujo con cristales de Swarosky.

La Abeja Reina. El ‘Queen Bee’ o Abeja Reina es un vibrador de nueva generación, diferente a los habituales no sólo por su aspecto -tiene forma de cuchara-, sino porque su mecanismo de pistones genera oscilaciones profundas, fuertes, intensas y únicas, según sus creadores.

Sex toys a remoto. Las últimas tendencias en juguetes eróticos se dan con control remoto. El mando a distancia, con un alcance de varios metros, reacciona a movimientos de la mano y permite sentir las reacciones de quien está siendo controlado.

Gentileza Revista La Tecla 

 

 

Compartir
?