Revista Qué

9 Ene 2017 | Placer femenino

Seis cambios en el cuerpo al llegar al orgasmo

Los orgasmos son uno de los aspectos favoritos de la mujer, cada uno lo experimenta y lo siente de un modo diferente, por ello entender lo que realmente ocurre en tu cuerpo durante la excitación, puede ayudarte a alcanzarlos más a menudo. 

orgasmoToda mujer debe conocer bien su cuerpo, sobretodo lo que pasa en ese momento de placer, que no podemos ver a simple vista, pero son parte de la excitación.

1. Cuando estás excitada, ya sea por contacto físico o visual, tu clítoris con más de 8000 terminaciones nerviosas, se dilata y se expande. La vagina empieza a segregar fluidos para lubricarse y así disfrutar de una de las relaciones sexuales más confortable. Mientras más excitada estés, te ‘mojarás’ más. La parte inferior de la vagina se vuelve más estrecha y la parte superior se expande, mientras el cuello del útero se mueve levemente hacia arriba, para dar más espacio al pene de tu pareja.

2. Es imposible ocultar cuando estás excitada, nuestro cuerpo empieza a irrigar más sangre en todo el cuerpo y eso provoca que nos sonrojemos.

3. Cuando la excitación aumenta, los latidos del corazón aceleran, se puede ver reflejado cuando tu clítoris, tu corazón, senos o pezones se inflaman y se ponen duros al tacto.

4. El momento en que vas a llegar al orgasmo se libera una serie de sustancias que te ayudan a liberar la tensión de los músculos, se debe por el placer que sientes con los juegos sexuales, previos a la penetración.

5. Cuando estás a punto de llegas al orgasmo, la zona vaginal se llena de sangre irrigada por nuestro corazón, sentirás pequeños espasmos en la pelvis al igual que en el resto de tu cuerpo: lo que se conoce como miotonía y se piensa que es debido a la contracción de los músculos pélvicos, además de que otros órganos tiran de músculos diferentes, y hacen que éstos también se muevan.

6. Cuando pasó el orgasmo, la sangre que nuestro corazón ha irrigado todavía se encuentra en la zona genital, es decir, el clítoris está extremadamente sensible. Podemos tener otro orgasmo en pocos minutos si todavía hay excitación. Si ese es tu caso, entonces eres multiorgásmica.

 

 

Compartir
?