Revista Qué

23 Sep 2014 | Un Microchip diferente

¿Podemos controlar nuestra fertilidad?

Que bueno sería que todos pudiéramos controlar cuándo queremos ser fértiles, y cuándo no, activándolo cuando quisiéramos tan sólo con un simple interruptor. Esa es la idea de la Fundación Bill y Melinda Gates, que apoyan económicamente el proyecto de un dispositivo bajo la piel que quiere convertirse en el anticonceptivo definitivo. Se trata de […]

chip-embarazoQue bueno sería que todos pudiéramos controlar cuándo queremos ser fértiles, y cuándo no, activándolo cuando quisiéramos tan sólo con un simple interruptor. Esa es la idea de la Fundación Bill y Melinda Gates, que apoyan económicamente el proyecto de un dispositivo bajo la piel que quiere convertirse en el anticonceptivo definitivo.

Se trata de un anticonceptivo computarizado que puede ser manejado a control remoto, permitiendo a las interesadas elegir fácilmente el momento ideal para buscar ser madres. Lo innovador aquí es que cuando está activado, éste dispersa 30 microgramos diarios de Levonorgestrel, una hormona que ya se utiliza en varios tipos de anticonceptivos. Esto quiere decir, que cuando una mujer desea quedar embarazada, simplemente hay que apagar el dispositivo y volver a activarlo más tarde sin necesidad de ser extraído, a menos que transcurra el período máximo aconsejado para este dispositivo, que es de 16 años.

La empresa responsable de este revolucionario e innovador invento es MicroCHIPS, una entidad con enlace al Instituto de Tecnología de Massachusetts, cuyo objetivo era crear un nuevo método de control de natalidad para que una mujer pudiese ser capaz de encender o apagar su fertilidad cuando quiera.

Por su parte María del Pilar Rozo, especialista en ginecología y métodos anticonceptivos, expone que este nuevo anticonceptivo presentaría grandes ventajas frente a los actuales métodos, como los preservativos o las pastillas anticonceptivas, pues no se rompe ni requiere un empleo consciente, sino que se puede disfrutar de forma automática cada vez que la mujer lo desee. Además, al contrario de otros métodos anticonceptivos implantados en el cuerpo, la propia paciente, tras la implantación, podría poner en marcha o parar el suministro de la hormona según su planificación familiar.

La empresa planea presentar el invento para los ensayos preclínicos en Estados Unidos el próximo año y, de ser aprobado por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos en EEUU), creen que el dispositivo podría salir a la venta en 2018. Hasta el momento se ha comprobado que el chip no produce ningún efecto secundario. Además se demostró su durabilidad mediante diversos ensayos clínicos, suministrando medicamentos para la osteoporosis en lugar de anticonceptivos.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?