Revista Qué

5 Nov 2014 | Padres tranquilos

KisOn: pulsera inteligente para saber dónde están los chicos

Mientras muchos padres se preguntan si es conveniente que un niño de 4 años tenga un celular, otros quieren evitar preocupaciones y directamente se compraron un KizOn, la pulsera inteligente de LG que se le coloca a las criaturas para saber todo el tiempo dónde andan.

pulsera 4pulsera 3 pulseras

Conocidos como “wearables” en el mundo de la tecnología, algo así como vestibles, según la traducción literal de la palabra, los dispositivos tecnológicos como relojes inteligentes, pulseras y chips de entrenamiento, anteojos, entre otros, comenzaron a formar parte del mundo de dispositivos que nos acompañan a todos lados.

Este tipo de dispositivos encontró un interesante nicho en las pulseras de rastreo, característica que ya proveen algunos celulares, pero que depende de que la persona lleve siempre su teléfono encima (o, en el caso de chicos más chicos, que tenga uno).

Esta pulsera de la empresa coreana LG fue pensada para niños de 3 a 6 años, y permite que los padres tengan acceso a la ubicación de sus hijos y se puedan comunicar en forma inmediata, al estilo de un Walkie Talkie, desde su celular.

Las pulseras de seguimiento y monitoreo de personas comenzaron a hacerse populares gracias a la combinación de chips muy pequeños, tecnologías de geolocalización y situaciones tan comunes como irresueltas: cosas que antes implicaban cierta independencia pero que, para muchos padres, ahora merece la supervisión adulta, como dejar a los hijos adolescentes ir a un boliche, o a un viaje de egresados.

En sus simpáticas presentaciones en celeste con autos para los nenes y rosa con corazones para las nenas, desde un smartphone los adultos rastrean cada paso dado por el niño.

Obviamente pueden llamarlos y, otra de las novedades, es que si el niño no atiende, en diez segundos se activa el altavoz para escuchar el sonido ambiente del jardín de infante, casa de niñera o lugar elegido.

Esta pulsera es de poliuretano, resistente al agua y los golpes, posee una batería con autonomía de hasta 36 horas y posee soporte para redes 2G y 3G.

Además la pulsera se conecta por Bluetooth utilizando una aplicación para dispositivos Apple (ya en desarrollo para Android), y permite establecer un perímetro “seguro” para el niño que la lleva. En caso de que el niño traspase esos límites (es decir, que la pulsera se aleje y pierda la conexión con el celular o la tableta), el adulto comenzará a recibir alertas y la ubicación exacta.

El mismo cuesta 230 dólares, y llega a la Argentina el mes que viene.

 

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?