Revista Qué

3 Oct 2012 | Orlando

Adrenalina en Orlando

A un siglo de la creación de los estudios de filmación, los parques de Universal estrenan atracciones a toda emoción.

A un siglo de la creación de los estudios de filmación, los parques de Universal estrenan atracciones a toda emoción.

El carrito está subiendo una pendiente de 89 grados. En unos pocos segundos, llega a la cima. Antes de eso, sobreviene el arrepentimiento, la cobardía pura y dura. Demasiado tarde para pensar. La montaña rusa “Hollywood Rip Ride Rockit” ya está bajando a una velocidad de 105 km por hora. En inglés, hay una palabra para definir la sensación:breathtaking , sin aliento, bocanada de adrenalina y grito. Mucho grito.

El recorrido por los parques de Universal, enOrlando (estado de Florida , Estados Unidos), recién comienza. Ese mazazo de velocidad, vértigo y final de pelo revuelto es una de las casi 200 atracciones que tiene Universal Studios Orlando. Este año se cumple un siglo desde el nacimiento del mítico estudio de producción, que hizo y distribuyó películas emblemáticas como “Los pájaros”, “Tiburón”, “La lista de Schindler” y “ET”, entre muchas otras. Por eso, se inauguraron en los últimos meses varias atracciones en este parque y en el Islands of Adventure.

Los simuladores son las grandes estrellas, quizá la evolución del entretenimiento o el futuro del cine. Aunque ya tiene cuatro años, “The Simpsons Ride” es uno de los ejemplos. Los pasajeros se sientan en 24 coches, con 8 asientos cada uno, para participar de una historia en la que se usan pantallas IMAX de 24 metros e imágenes 3D. Los autitos se mueven para los costados, para arriba y para abajo. La sensación tiene tanta adrenalina como una montaña rusa, pero con el atractivo del cuento, de la aventura, de formar parte de la historia.

En “Shrek 4D”, una película de 20 minutos creada especialmente para el parque, las butacas del cine tiemblan, caen gotas de agua cuando alguien estornuda y una de las luces de emergencia de la sala se enciende cuando un personaje anuncia que algo malo está por pasar.

Pegado a Universal Studios Orlando, está Islands of Adventure, un parque que dedica buena parte de sus atracciones a la literatura, las leyendas y los mitos. Hay islas coloridas –todo es colorido y amable en los parques– dedicadas a cuentos infantiles y un área que recrea Jurassic Park.

Pero la gran joya del parque, el área donde las atracciones tienen más esperas –el tiempo muerto es el gran karma en Orlando– es “The Wizarding World of Harry Potter”. Es una reproducción del pueblo británico de Hogsmeade y del colegio de magos Hogwarts. Desde muy temprano, los fanáticos de Potter de todo el mundo recorren las atracciones, inauguradas en 2010. Allí están los negocios donde se puede comprar una varita mágica. “Aunque son las varitas las que eligen al mago”, dice un actor, en una pequeña performance previa al paso por el local. También venden ese brebaje llamado butterbeer , que toman los jóvenes magos a partir de la tercera novela. Un dato: cuando diseñaron la bebida, viajaron varias veces a Inglaterra para que la creadora de Potter, J. K. Rowling, aprobara el sabor.

Una de las últimas tecnologías del parque es “Harry Potter and the Forbidden Journey”, un simulador que permite volar con el mago en escoba. La experiencia no puede ser más vívida. Fueron tres años de trabajo para apenas cuatro minutos de atracción. Thierry Coup, vicepresidente del departamento creativo de Universal, estuvo a cargo del desarrollo de la atracción, trabajó con J. K. Rowling y con los creadores de las películas. “Este es el único lugar en el mundo donde las aventuras de Harry Potter se pueden experimentar en la realidad. Trabajamos muy cerca de la autora para poder crear el mundo que ella imaginó. También se puede caminar por el castillo, ver las habitaciones y conocer a los personajes”, cuenta. Finalmente, J. K. Rowling visitó la pequeña ciudad creada en Orlando y, dice Coup, quedó maravillada con los resultados.

La montaña rusa “Dragons Challence”, basada en la obra de la inglesa, completa la oferta del mundo del joven mago. Son dos carriles que avanzan de forma paralela, con siete inversiones que juega con la gravedad cero y con el estómago de los visitantes.

El Hombre Araña y Hulk
Otro de los imperdibles de Islands of Adventure es la isla dedicada a Marvel, la editorial de cómics que publica a personajes emblemáticos como “El Hombre Araña”, “Capitán América”, “Los Vengadores” y “Hulk”, entre muchos otros. En ese lugar, entre locales con souvenirs muy tentadores, está “The Amazing Adventures of Spider Man”. El simulador es un viaje aéreo por Nueva York, junto con el superhéroe. ¿La misión? Un villano robó la Estatua de la Libertad y todos debemos ayudar al héroe a recuperarla. Es una excelente combinación de animación, 3D y juego mecánico.

En la misma isla, está la montaña rusa del “Increíble Hulk”, en la que el acelerador de rayos gamma del doctor Bruce Banner nos impulsa como catapulta. La velocidad de 0 a 100 km lleva unos pocos segundos.

Inaugurada en julio de este año, última atracción de los dos parques está la basada en la película “Mi villano favorito”. Esta vez el viaje es con el supervillano Gru, las pequeñas Margo, Edith y Agnes y todos losminions . Mike West, productor ejecutivo de Universal, dice que siempre intentan que “la atracción sea una historia en sí misma, sin dejar afuera a quien no haya visto la película”.

Cualquiera de los dos parques se puede recorrer en un solo día o durante varias jornadas. Hay viajeros que llegan a Orlando por dos semanas, a un lugar en el que todo el mundo está dispuesto a ser feliz. Todavía falta el anacrónico y entrañable viaje en la bicicleta de “ET” (única atracción que sobrevive desde la inauguración del parque), subirse a la montaña rusa oscura basada en la película “The Mummy” y jugar con los “Hombres de negro”, entre muchas otras atracciones.

Y a la noche, la oferta sigue. Se pueden recorrer los 100 años de historia con el emotivo Universal Cinematic: una proyección de fragmentos de películas sobre una pantalla y sobre un manto de agua en el parque.

Los visitantes que lleguen en octubre podrán disfrutar –o padecer miedo– con las “Halloween Horror Nights”, un tour por siete casas embrujadas, inspiradas en personajes de las películas de Universal, zombies y hasta una de Alice Cooper. Una de las más esperadas es la que está basada en “The Walking Dead”, la serie de televisión que a su vez está basado en los cómics.

Al final del día, después de una jornada de fantasía, calor, sacudones, comida chatarra y vasos de gaseosa del tamaño de un antebrazo, llegará la hora de descansar. Los parques abrirán al otro día temprano, con un batallón de gente que nos dirá que tengamos un buen día, que disfrutemos de los juegos y de la visita. Todo con una sonrisa ancha. Por más hosco que uno sea, aunque sea por un ratito, consiguen contagiar tanto entusiasmo.

 

MINIGUIA

COMO LLEGAR. American Airlines tiene vuelos diarios desde Ezeiza a Orlando, con escalas. El precio de un boleto ida y vuelta arranca en los US$ 1.364, con impuestos (www.aa.com). Otra opción es volar directamente a Miami –está a 370 km de Orlando– y desde allí alquilar un auto, la mejor forma de moverse en esta zona de Florida. Hay empresas, como Avis (www.avis.com), que ofrecen un coche mediano desde US$ 31 por día.

DONDE ALOJARSE. Hard Rock Hotel (5800 Universal Boulevard Orlando, www.hardrockhotelorlando.com). Está ubicado dentro del complejo de hoteles de Universal Orlando Resort y a cinco minutos a pie de los parques. Una noche en base doble cuesta desde US$ 244, sin desayuno incluido, aunque hay precios promocionales por días y grupos. Los huéspedes tienen beneficios especiales en los parques, pero la entrada no está incluida.

CUANTO CUESTA. Una entrada por un día a un parque cuesta US$ 88 dólares (adultos) y US$ 82 (niños). Visitar los dos parques en un día cuesta US$ 117 (chicos) y US$ 123 (adultos). Para América Latina hay un boleto especial, que da acceso por 14 días consecutivos a ambos parques por US$ 159,99. Los parques están abiertos los 365 días del año, de 9 a 18.

Compartir
?