Revista Qué

12 Ene 2015 | Un lujo!!

Edimburgo: cuarta ciudad más bella del mundo

La belleza de Edimburgo no depende de un golpe de luz, o de la llegada de un verano que aquí se antoja realmente efímero. El encanto está en sus piedras lavadas y en una historia milenaria, en sus plazas y callejones, cargados de leyendas y misterios, en sus parques y jardines con monumentos a sus personajes más célebres, en sus cafés y pubs, donde se produce una gloriosa simbiosis entre locales y visitantes.

edimbrugo 4 edimbrugo 9 edimbrugo 11 edimbrugo 12 edimburgo 1 edimburgo 2 edimburgo 3 edimburgo 4 edimburgo 6 edimburgo 7 edimburgo 8 edimburgoEs la capital de Escocia, y la segunda ciudad más grande de Escocia tras Glasgow. Fue uno de los centros más importantes de educación y cultura durante la Ilustración, gracias a la Universidad de Edimburgo. Sus distritos The Old Town (ciudad antigua) y The New Town (ciudad nueva) fueron designados Patrimonio de la Humanidad  por la Unesco en 1995.

Edimburgo está levantada sobre una serie de colinas de origen volcánico, por lo que el trazado urbano presenta una asombrosa sucesión de desniveles, con inesperadas cuestas o interminables escaleras que ofrecen una gran variedad de perspectivas de la ciudad.

Está dividida en dos partes muy distintas: la perfectamente conservada Ciudad Nueva (New Town), construida en el siglo XVIII y caracterizada por calles muy bien trazadas de estilo georgiano, a cual más pulcra y distinguida; y la Ciudad Vieja (Old Town) situada sobre una mole de granito y coronada por su famoso Castillo.

Buena parte de esos escenarios buscan los edificios históricos de High Street, más conocida como la Milla Real (Royal Mile). O lo que es lo mismo, la calle de algo más de 1,8 kilómetros de longitud que conecta el Palacio Holyroodhouse, que es la residencia oficial de la reina en sus visitas a la ciudad, y el Castillo de Edimburgo.

El recorrido está flanqueado por tiendas de recuerdos (aunque también hay algunos comercios de tendencia, con ropa y objetos muy originales), pubs, restaurantes y callejones en los que merece la pena perderse para respirar algo del ambiente medieval atrapado en ellos.

Esta ciudad además tiene más restaurantes por habitante que cualquier otro sitio en el Reino Unido. Es famosa por el whisky y por la elaboración de la cerveza y muchos de sus pub son dignos de visitar aunque sea sólo por sus interiores, bellamente tallados y cubiertos de azulejos. En algunos de ellos se puede comer.

El castillo es, sin duda, el monumento más relevante y reconocible de la capital escocesa. También el más antiguo, pues aquí se fijan los orígenes de la ciudad, en la Prehistoria. Aunque durante siglos fue una fortaleza militar, hoy es un gran museo que, entre otras secciones, alberga las joyas de los reyes escoceses.

}Casi a mitad de camino entre el castillo y el palacio real se sitúa la Catedral de St. Giles, de estilo gótico y construida durante el siglo XV. En el interior, tan llamativa como sus vidrieras es la Thistle Chapel, sede de los caballeros de esa orden y el lugar donde se celebran los funerales de las principales personalidades escocesas.

Fue construida a principios del siglo XX en un particular estilo neogótico. Como ya hemos apuntado, Edimburgo es el epicentro de la cultura y las artes en Escocia. Y eso se percibe en sus numerosos museos y galerías. De entre todos ellos, destaca el Museo Nacional, un completo resumen de la historia del país. Llama mucho la atención la Galería del Siglo XX, una colección de objetos recopilados por escoceses de toda índole.

El Museo Nacional le hace la competencia, en cuanto a cifra de visitantes, la Galería Nacional Escocesa de Arte Moderno, que se encuentra dividida en dos secciones: la Galería de Arte Moderno y la Galería Dean.

En la primera se muestran obras realizadas desde 1900, firmadas por artistas de la talla de Matisse, Picasso, Bacon, Hockney y Warhol, entre otros. Por su parte, la Galería Dean está centrada en el surrealismo y el dadaísmo, movimientos representados por lienzos de artistas como Dalí, Miró, Ernst, Magritte y, de nuevo, Picasso.

Una última referencia, especialmente dedicada a los amantes de las curiosidades y, por qué no decirlo, de la prensa rosa. En el puerto de la ciudad, con acceso desde el centro comercial Ocean Terminal, está anclado el Royal Yacht Britannia que, durante 44 años, llevó a la familia real británica por medio mundo (135 países, para ser exactos).

El buque oficial está lleno de detalles personales de la Reina y sus hijos: como ejemplo, las fotografías de momentos privados que cuelgan en varias de las salas.

Las costumbres escocesas y la personalidad de los escoceses es un valor añadido. Más allá del Kilt, (falda escocesa), el whisky, o la raza vacuna de las tierras altas.

La mayor parte de los platos típicos de Escocia están elaborados a base de carne. Entre las especialidades y recetas más conocidas están los ahumados de Arbroath, las ‘bridies’ de Forfar (unas empanadas de carne de vacuno), el queso de las Islas Orcadas, las ‘bannocks’ (tortas elaboradas con avena) de Selkirk, la ternera de Aberdeen, el faisán o el ‘cook a leekie’, (guiso de pollo acompañado con ciruelas y puerros).

En Edimburgo podréis encontrar billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 libras esterlinas. Las monedas en circulación son de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 peniques, además de las de 1 y 2 libras.

Dependiendo del tipo de restaurante que elijáis, el precio puede variar mucho, pero los platos principales vienen a costar normalmente entre 10 y 15 libras. Por su parte una cena para dos personas sale 40£.

 Edimburgo es una de esas ciudades en las que la comida se sirve temprano, aproximadamente entre las 12:00 y las 14:00 horas, y los horarios de la cena también comienzan pronto, sobre las 18:00 horas. A partir de las 20:30 empieza a ser difícil encontrar la cocina abierta en la gran parte de los lugares.

Por su parte los precios de alojamientos dependen muchísimo del momento del año (agosto es el mes más caro por el Festival de Edimburgo) y de los eventos que haya programados. Pasar 3 noches en un hotel en habitación doble tiene un costo de £292.00 (£146 por persona). Bono de 24 horas de wifi en el hotel, £10 (£5 por persona). Y servicio de maletas (el hotel te guarda las maletas cuando haces el check-out y las recoges antes de ir al aeropuerto): £5 (£2.50 por maleta).

En las cafeterías y restaurantes sirven vasos o jarras gratis (a jug of water) para acompañar la comida. Es una buena opción para ahorrar, aunque si buscas todavía algo más económico, olvídate de restaurantes y compra en un supermercado.

Algunos tienen barra de comidas calientes, y por unas £3-4 todos ofrecen meal deal, un menú con un plato principal, bebida y un acompañamiento (patatas fritas o fruta) para llevar.

 

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?