Revista Qué

11 Ago 2017 | Europa

Hotel Barco: una estadía distinta

Flotando en pleno Moldava, Sena o Ij, estos alojamientos nada convencionales permiten disfrutar de las grandes capitales europeas desde una perspectiva única . Una experiencia diferente.

Algunos los llaman botel o bostel, y se han convertido en una opción para quienes quieren disfrutar de una gran ciudad desde un punto de vista diferente y especial.

Son auténticas casas flotantes y hay para todos los gustos, incluso para huéspedes que, además de dormir, quieran dar una vuelta en ellos.

¿Por qué no reservar una suite dentro de uno de estos barcos de diseño para nuestra próxima escapada a Europa?

Una de las ciudades más propicias para una estadía embarcados es Amsterdam, donde el sistema fluvial constituye uno de los principales atractivos turísticos de la capital de Holanda.

También la glamorosa París permite vivir una experiencia excepcional sobre el emblemático río Sena. En tanto Praga resulta ideal, ya que el río Moldava atraviesa gran parte de la ciudad.

Bert’s Barges, en Londres: Este Hotel flotante de lujo es una maravilla. Está amarrado en Regent’s Canal, en el artístico barrio de Hackney, y ha sido decorado por el interiorista Lee Thornley.

Su exterior es negro mate y cuenta con una elegante terraza en la azotea y barbacoa HotBox.

Su interior es de estilo escandinavo y tanto el salón como el dormitorio resultan muy acogedores, gracias a su tragaluz, a sus paredes decapadas en gris, a sus bonitos azulejos, a su suelo radiante y a su iluminación diseñada por Atelier Areti.

Su cocina está provista con frutas, cereales orgánicos, snacks, cervezas artesanales y vinos orgánicos, y su baño tiene cosméticos de la marca Esopo.

Por si esto fuera poco, ponen a nuestra disposición bicicletas Brompton, y hasta de un pequeño bote de remos.

Modern Boat, en Berlín: Los hermanos Chris y Oliver Laugsch decidieron invertir en esta casa flotante ultra moderna con vistas, situada en el tranquilo lago Rummelsburg, cercano al centro de Berlín.

Dispone de terraza, cocina totalmente equipada, elegantes baños, salón con Smart TV y conexión Wi-Fi gratuita. Sus amplias habitaciones presentan un diseño minimalista y moderno, grandes ventanas, chimenea…

Disponen de aparcamiento gratuito, alquiler de bicicletas e incluso ellos mismos ofrecen un tour en barco privado por la ciudad. Por cierto, este establecimiento es solo apto para no fumadores. (Desde 170 € por noche).

Boatel Charlie, en belgrado: El Danubio acoge en sus aguas a este coqueto barco, ubicado muy cerca de la fortaleza medieval de Kalemegdan, del centro comercial Usce y del frondoso Parque de la amistad.

Tiene ocho dormitorios modernos y todos ellos cuentan con baños privados.

Dispone Wi-Fi gratuito, el desayuno está incluido y tienen un servicio de alquiler de bicicletas y una cocina compartida con aperitivos para sus huéspedes. (Desde 45 € por noche en habitación doble).

Off Seine, en París: Es el primer hotel acuático de la Ciudad de la Luz. Está ubicado sobre el Sena, muy cerca de la estación de Austerlitz, a poca distancia de Bercy y Notre Dame. Ha sido diseñado por el arquitecto naval Gerard Ronzatti, y se trata de una barcaza ultramoderna de madera, cobre, acero, cristal y zinc.

Tiene cuatro estrellas y 58 habitaciones muy elegantes decoradas por Maurizio Galante y Tal Lancman.

Entre sus imprescindibles se cuentan sus espectaculares vistas desde el muelle y la singular piscina de su parte central. Alrededor de esta se encuentran el bar y el restaurante Food. (Desde 130 € por noche).

Port X, en Praga: Praga cuenta con su propio hotel-barco ubicado en el puerto de Holesovice. Esta preciosa casa rectangular es puro diseño minimalista y futurista.

Su estructura está dividida en seis módulos en forma de C, y en su interior se encuentra una gran suite equipada con todo tipo de detalles, que incluye un dormitorio, dos aseos, cuarto de baño completo, salón-comedor y cocina. (Desde 190 €por noche).

 

Compartir
?