Revista Qué

5 Ene 2015 | Pakistán

Islamabad: la ciudad que cumplió 50 años

La capital pakistaní verdaderamente sorprende al turista desprevenido porque se trata de una moderna y muy bella urbe enclavada en una nación en la que la prosperidad no brilla demasiado.

islamabad 3 islamabad 4 islamabad 5 islamabad 6 islamabad 7islamabad 9islamabad 10islamabad 12La ciudad de Islamabad tiene una extensión de 906 km². Además la ciudad forma parte de un área de 2717 kilómetros cuadrados conocida como “Área Especificada”, con las colinas Margala al norte y noreste.

La parte sur de la ciudad es una llanura ondulada, drenada por el río Kurang, donde se encuentra la presa de Rawal.

Cuando en 1947 India logró su independencia de Inglaterra, su territorio quedó dividido dando lugar al nacimiento de Pakistán, en donde se radicó la población musulmana del territorio indio.

La capital pakistaní en ese tiempo fue Karachi pero poco antes de 1960 comenzó, de a poco, la construcción de Islamabad para convertirse en la nueva capital del país y por eso, al igual que Brasilia, luce un estilo arquitectónico, y más que nada urbanístico, vanguardista y hasta futurista, según algunos expertos.

“A veces pasas un rato en casa y es fácil olvidarte de en qué país estás”, explica Romina Portas, una italiana llegada hace unos meses a Islamabad por cuestiones de negocios, y que reconoce que no se imaginaba la capital “así para nada”.

Con un millón y medio de habitantes, esta ciudad de apenas medio siglo de historia sigue siendo un ‘paraíso prohibido’ para la mayoría de los paquistaníes y, en general, solamente los pudientes o los funcionarios destinados en la capital pueden disfrutarla.

“El precio del suelo, un 35 o un 40 por ciento más que en otras ciudades paquistaníes, ha servido para evitar la masificación de Islamabad”, explica el jefe de la Autoridad de Desarrollo de la Capital (CDA), lo más parecido a un alcalde que tiene esta ciudad.

Maruf Afzal, en el cargo desde finales de 2013, habla con mucho detalle y casi pasión de la ciudad que dirige, y de cómo se decidió su fundación a finales de los años cincuenta, cuando el joven Pakistán -creado en 1947- vio la necesidad de una nueva capital.

Tras encargarse el proyecto a un estudio de arquitectos griegos, Islamabad empezó a construirse a finales de los años 50 casi a la vez que Brasilia, la ciudad brasileña con la que a menudo se suele comparar y que también se inauguró como capital en 1960.

Del plan maestro original queda la estructura cuadriculada de la capital, cuyos barrios siguen teniendo nombres tan poco locales como F6 o G8, y cuyas calles siguen una numeración.

Islamabad es una ciudad moderna con menos atracciones históricas que otras muchas ciudades de Pakistán, pero tiene una arquitectura impresionante, museos y la antigua y cercana ciudad de Taxila, que data del siglo IV a.C.

Islamabad es una ciudad verde con buenas oportunidades para actividades al aire libre, incluyendo ciclismo y senderismo por Islamabad, montar a caballo y parapente en las colinas de Margalla al norte de la ciudad, pescar en el lago Rawal, o visitar la cercana localidad de colonial británica de Murree.

Algunos lugares de interés de Islamabad son el Monumento Nacional, la Torre Saudi-Pak y la enorme mezquita Shah Faisal, así como los jardines esculpidos de las colinas de Shakar Parian.

El área Azul es el centro financiero de la ciudad, y los miradores de Daman-e-Koh y Pir Sohawa en las colinas circundantes son buenos lugares para caminar y disfrutar de las vistas de la ciudad.

Los variados museos de Islamabad incluyen el renovado Museo de Lok Virsa, el Museo de Islamabad y el museo de Pakistán de Historia Natural. También hay históricos santuarios sufíes islámicos cerca de la ciudad.

Islamabad también es el hogar de la Galería de Arte Nacional de Pakistán. La ciudad tiene dos lagos, el Rawal y el Loto, y ofrecen paseos náuticos, pesca y una atmósfera relajante.

Hay algo de vida nocturna, y buenas oportunidades para comprar barato en Islamabad. Circular en bicicleta se ha hecho popular, y es el punto de partida para las excursiones por las montañas del norte.

La ciudad presenta rasgos tanto de la arquitectura moderna como de la antigua, siendo la Torre Saudi-Pak un buen ejemplo de ello. La enorme Mezquita Faisal, uno de los edificios más representativos de la ciudad, es conocida por su singular arquitectura.

Otros obras arquitectónicas significativas de la ciudad son el edificio de la Asamblea Nacional, que fue diseñado por Louis I. Kahn, la Casa de Pakistán, donde reside el presidente, los jardines botánicos y el edificio de la Biblioteca Nacional.

La ciudad está dividida en ocho zonas, en función de su utilidad: área residencial, área industrial, industria ligera, comercio, distrito comercial, área educacional, enclave diplomático y gobierno, y cada una posee su propio parque.

Ante el desarrollo descontrolado de las grandes megalópolis del sur de Asia, como Delhi, Karachi o Bombay, que se acercan a los 20 millones de habitantes, las autoridades de Islamabad intentan mantener un plan urbanístico que mantenga la esencia de la ciudad.

La prohibición de la venta del alcohol y la islamización del país durante el régimen del general Ziaul Haq dejó su huella en Islamabad, donde, como en otras ciudades, algunas diversiones pasaron exclusivamente al ámbito privado.

La capital fue desarrollándose de acuerdo al plan original y los primeros que vinieron a vivir fueron los funcionarios. Casi todo el mundo está de paso, empezando por los miles de extranjeros -se rumorea que sólo la embajada estadounidense emplea a una 2.000 personas- y parte de los 100.000 funcionarios oficiales.

Islamabad ha cambiado mucho en el último lustro, sobre todo a raíz del atentado contra el lujoso hotel Marriott que en 2008 costó la vida a medio centenar de personas, y las medidas de seguridad han desfigurado el rostro de una ciudad con amplias avenidas y espacios no pensados para ser rodeados de alambradas.

Para ir a visitar esta ciudad, la infraestructura hotelera de Islamabad es amplia y diversificada.

Para los primeros meses de este año hay promociones como el del “Islamabad Hotel” (tres estrellas), ubicado en la sector de la ciudad denominado ‘G6’, o Centro Cívico. La tarifa diaria para una persona en base doble es de 900 pesos argentinos, con desayuno incluido.

Otra promoción es la del “Envoy Continental Hotel” (tres estrellas); está situado en la calle Fazal-e-Haq Road Nº 111 Este, del ‘Area Azul’. El costo por persona en base doble, es de 980 pesos argentinos por día.

Por su parte, el precio de un pasaje aéreo desde Buenos Aires a Islamabad, con dos escalas, tiene un costo mínimo de 37.692 pesos argentinos por persona.

 

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?