Revista Qué

28 Ene 2015 | Una opción para el verano

Las millonarias playas del PRO

El gobierno gastó casi 20 millones de pesos para realizar la séptima edición del programa Buenos Aires Playa 2015. Una opción para pasar el caluroso verano en la Ciudad, en medio del marketing amarillo del PRO.

Con la llegada del verano se inauguró una nueva edición del programa Buenos Aires Playa. Por séptimo año consecutivo, varios puntos de la Ciudad cambian su fisonomía y muestran un ambiente típico de la Costa atlántica.

Arena, sombrillas y reposeras amari-llas son las protagonistas de las playas PRO situadas en el corazón de la Ciudad. Uno de los predios se encuentra ubicado en el Parque de los Niños, en el barrio de Núñez, mientras que hay otro en el Parque Indoamericano de Villa Soldati.

No obstante, a falta de mar y pileta, son bienvenidas las fuentes, duchas, espejos artificiales de agua y los distintos juegos para refrescarse y sobrellevar el caliente verano porteño.

Pero las atracciones no terminan ahí, los dos predios cuentan con distintos juegos inflables, canchas de fútbol, de vóley playero y de fútbol tenis. También juegos de mesa (damas, jenga, dominó, palitos chinos), juegos gigantes, tejos, hamacas, mesas de ping pong y metegol.

A eso se suma una estación de tenis orbital, una pista de carreras de autos a pedal, sector exclusivo para niños de 1 a 5 años, espectáculos de magia y sectores de lectura equipados con biblioteca y narradores encargados de leerles a los más pequeños.
En tanto que para los más grandes también hay varias actividades: clases de baile, gimnasia aeróbica, bicicletas para clases de spinning, bandas en vivo y servicio de internet Wi-Fi.

Además, este año, se estrenó para los más chicos la “Escuelita Arena”, un taller destinado a crear castillos. Todo esto “cerca, gratis y al aire libre”, según marca el eslogan de Mauricio Macri.

0119_macri_playa_dyn_g.jpg_1853027552

Comparado con clubes y parques privados, la iniciativa del gobierno porteño se convierte en una buena alternativa para todos aquellos que por cuestiones económicas o laborales no pueden irse de vacaciones y deben permanecer en Buenos Aires.

Concurrir a la pileta en un lugar privado significa un gasto por persona de más de $ 200 pesos diarios. Por ejemplo, un domingo en Parque Norte, con acceso a pileta cuesta $ 165. A eso podrían agregarse, $ 35 para alquilar una sombrilla y $ 35 más para poder utilizar una reposera, lo que alcanza un total de 235 pesos por día.

“Todos los porteños y los bonaeren-ses van a disponer aquí de una excelente opción gratuita para disfrutar del verano en familia y con amigos”, expresó la vicejefa de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal luego de inaugurar la temporada 2015 junto con el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta.
Luego, Vidal destacó que “estas playas no tienen nada que envidiarle a ninguna otra. Tienen sombrillas, reposeras, duchas, juegos de agua, espacios para los chicos y actividades deportivas y culturales”.

El BA Playa cuenta además con los paradores denominados “Estaciones Saludables”, en los cuales los distintos visitantes pueden recibir atención y asesoramiento médico gratuito refe-rente a nutrición y alimentación.

Allí los concurrentes también tienen la posibilidad de controlar su talla y su peso, la presión y los niveles de glucemia.

Según cifras brindadas por el gobierno, desde su inauguración el día 9 de enero, ya disfrutaron del parque más de 95 mil personas. Mientras que desde su implementación en 2009, pasaron por los parques y soláriums, cerca de 2.500.000 personas. Un promedio de más de 400 mil visitantes por año, cifra que pretenden superar ampliamente esta temporada.

El Buenos Aires Playa también cuenta con diez soláriums ubicados en distintos puntos de la Capital. En la plaza Roque Saenz Peña, ubicada en Av. Juan B. Justo y Boyacá; plaza Giordano Bruno (Giordano Bruno y Neuquén, Caballito); Parque Rivadavia (Rosario y Viel, Caballito); plaza Boedo (Sánchez de Loria y C. Calvo, Boedo); plaza Almagro (Perón y Salguero, Almagro); Parque Las Heras (Las Heras y Cnel. Díaz, Palermo); plaza Rubén Darío (Del Libertador y Austria, Recoleta); plaza Naciones Unidas (Figueroa Alcorta y Juan Biblioni, Recoleta); El Rosedal (Sarmiento y Figueroa Alcorta) y Palermo (Figueroa Alcorta y La Pampa).

El marketing PRO

Sin embargo, traer la playa a Capital Federal de enero a marzo, sumado al enorme despliegue amarillo, tiene un costo importante para la Ciudad. El Ejecutivo porteño rubricó un acuerdo a fines de diciembre mediante la li-citación pública N° 2.051-0939-LPU14, con la firma ES Consulting SRL por 19.296.000 pesos para la “contratación de un servicio integral para la producción de evento con armado y desarme de instalaciones, provisión de insumos, mantenimiento y logística general, para el Programa ‘Buenos Aires Playa 2015”.

Pese a que esta es la séptima edición, el gobierno adquirió unidades y productos nuevos, incluso aquellos elementos que podrían reutilizarse, como los juegos de metegol, mesas de ping pong, hamacas, inflables, entre otros.

Dentro ese monto están incluidos varios objetos de marketing para obsequiar a los visitantes. Entre ellos se destacan la compra de 10 mil lapiceras, 13.500 remeras, 2 mil bolsos, 1.000 go-rras, 10.000 pelotas de fútbol, 1.500 pares de ojotas y 1.500 botellas del tipo “ciclista”. Todos ellos identificados con el PRO, de color amarillo, y con la inscripción “BA Playa”.

Al igual que el resto del equipamiento que se encuentra en los parques y soláriums: reposeras, sombrillas, cartelería y hasta los metegol, están pintados del color del partido que li-dera Mauricio Macri. Pero la presentación no termina ahí, como si fuera poco, también adquirieron 2.000.000 de calcomanías y la misma cantidad de fo-lletos para repartir a todo aquel que se encuentre cerca del lugar. A los que se suman 500 metros de “tela tropical mecánica” de un metro de ancho y color amarillo; banderas, cartelería, señalización, lonas y ploteos.

Todos elementos que según el pliego de licitación responden al “material promocional para difusión del evento”.

Así, pasar el verano 2015 en Capital se transforma para los porteños en una odisea entre sobrevivir a las altas temperaturas y no derretirse en medio del marketing amarillo.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°16 DE QUÉ.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?