Revista Qué

16 Oct 2014 | Postal de una tranquila belleza

Ljublijana: la capital desconocida de Eslovenia

Ubicada en la zona del río Ljublianica, a una altitud de 298 msnm, es un importante centro europeo comercial de negocios y exhibición, que aún conserva su facilidad de pueblo pequeño Un nombre poético para una pequeña capital (280.000 habitantes) con varios milenios de historia donde se entrecruzan la atmósfera mediterránea con el encanto de las grandes […]

tursimo 2 tursimo 6 turismo 3 turismo 4 turismohotelplaza_ljubljana_01Ubicada en la zona del río Ljublianica, a una altitud de 298 msnm, es un importante centro europeo comercial de negocios y exhibición, que aún conserva su facilidad de pueblo pequeño

Un nombre poético para una pequeña capital (280.000 habitantes) con varios milenios de historia donde se entrecruzan la atmósfera mediterránea con el encanto de las grandes villas centroeuropeas.

La ciudad debe buena parte de su actual aspecto al talento del arquitecto Joz˘e Plec˘nik (1872-1957), quien en la primera mitad del siglo pasado convirtió Ljubljana en una Atenas del siglo XX (con sus columnatas y sus galerías porticadas), con guiños a la ampulosidad de Viena o Praga.

La capital eslovena exhibe orgullosa sus cinco mil años de historia, esos que se rastrean a través de los vestigios arqueológicos de celtas e ilirios (en el Museo Municipal), de la vieja muralla de la antigua ciudad romana de Emona, el castillo medieval, las fachadas barrocas, los típicos tejados con tejas de barro cocido, el impresionante Parque Tivoli, y el innegable legado art nouveau.

Tiene cosas que recuerdan a Ámsterdam: sus canales, su tranquilidad, la gente paseando en bicicleta, pero también otras que la asemejan a una ‘pequeña Praga’, con una arquitectura sumamente elegante que se descubre a ambas orillas del río Ljubljanica, mezcla sabia de modernismo centroeuropeo con edificios clásicos.

Sea como sea, la pequeña y coqueta capital de Eslovenia es una pequeña dama donde se vive la vida tranquila, adornada de un cuidado patrimonio monumental –entre el que sobresale su Castillo y sus iglesias medievales-, puentes que en varios tramos enlazan las dos orillas del río, plazas recoletas y, sobre todo, callejones en los que se esconden agradables cafés, cervecerías y cuidadas tiendas donde ir recalando a cada paso.

Ljublijana es una ciudad amable cuyo centro monumental cuenta con amplias zonas peatonales que animan a pasear por sus calles adoquinadas, repletas de terrazas que al atardecer frecuentan ciudadanos dispuestos a una charla entre amigos.

Como es razonablemente pequeña, puede hacerse todo a pie, así que lo más razonable es olvidarse del coche y optar por un hotel en el centro. Lo habitual es que se trate de una antigua casa señorial, por lo que no tendrá muchas habitaciones. Es el caso del coqueto Hotel Antiq que solo dispone de 16 habitaciones, con unas impagables vistas del castillo y una agradable terraza interior con jardín.

Con un nombre similar, aunque mucho más rico en decoración e instalaciones, el Hotel Antiq Palace, ubicado en un palacio nobiliario del siglo XVI, ofrece trece suites boutique y elegantes apartamentos donde se conservan algunos de los frescos originales del edificio. Cuenta también con gimnasio y Spa, sus habitaciones van desde los 95€ por noche a 189€.

En el polo opuesto, el Grand Hotel Union Executive, que en su día fue el primer hotel moderno de la ciudad y poseedor de uno de los mayores salones de principios de siglo en los Balcanes, las habitaciones van desde los 109€ por noche, hasta 550€ la suite presidencial. Pese a haber sufrido varias reformas, siempre se ha preservado su estilo art nouveau.

También está el Best Western Premier Hotel Slon, el mismo hace honor en su nombre (slon) al elefante con el que llegó a la ciudad el archiduque Maximiliano II tras su boda con María de Austria, hija del emperador Carlos V. El hotel se erige sobre la posada donde descansó el archiduque.

Por su parte quienes huyan de lo palaciego y busquen diseño contemporáneo lo encontrarán en el Hotel Cubo, con parking propio y un notable restaurante de cocina creativa. Disponen de suites con cama redonda de 240 cm de diámetro.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?