Revista Qué

26 Nov 2014 | Un pequeño y hermoso lugar

Mónaco: el país de los ricos

Seguro que has oído hablar más de una vez de Mónaco, que a pesar de ser el segundo Estado más pequeño del mundo (después del Vaticano); tiene una gran cantidad de lugares turísticos que visitar, uno de los lugares con más encanto de la Costa Azul.

monaco 1 monaco 2 Monaco 3 monaco 4 monaco 5 monaco 6 monaco 7 monaco 8 monaco 9 monaco 10 monaco 11 monaco pcipal MonacoConocido internacionalmente por el Casino de Montecarlo, Mónaco ha hecho del juego el más importante de sus atractivos, aunque no el único.

Si bien el mayor reclamo para visitar este pequeño país vecino de Italia, es el Gran Premio de Fórmula 1,también hay otros sitios como el Casino o el Palacio Grimaldi que son más que dignos de ver.

Mónaco es uno de los destinos más elitistas de Europa, pero también uno de los lugares más atractivos para visitar. Si estás decidido a pasar un día en el Principado, prepárate a vivir una experiencia inolvidable en este bello enclave de la Costa Azul francesa.

Su privilegiada situación a orillas del Mediterráneo lo convirtió en un lugar codiciado por muchos pueblos de la antigüedad, llegando a ser colonia fenicia. Durante siglos Mónaco ha vivido numerosas vicisitudes pivotando entre la independencia y su pertenencia a otros estados.

Desde finales del siglo XIII es gobernada por los Grimaldi. Los españoles la ocuparon en el siglo XVII. Durante la Revolución Francesa volvió a perder su independencia. A partir de 1848, el Principado pierde dos de sus tres comunas, quedándose finalmente con el actual territorio de Mónaco.

Hoy en día, Mónaco es un país independiente con una estrecha relación con Francia. A pesar de no formar parte de la Unión Europea, sí ha aceptado el Euro como su moneda oficial. El especial régimen fiscal del Principado ha atraído numerosas fortunas a su territorio, que son las que configuran el ambiente propio de la ciudad. Y es que los monegascos no pagan impuestos lo que favorece que tengan el ingreso per cápita más alto del mundo.

En primer lugar, sólo el hecho de pasear por sus calles empinadas ya es como ver un monumento en sí: tiendas llenas de glamour, impresionantes hoteles, casas de apuestas… Sin olvidar el Puerto de la Condamine, repleto de grandes y lujosos yates atracados. Sin duda alguna, su zona más célebre es Montecarlos; situada en la parte más alta de la ciudad, y cuyo principal lugar de interés turístico no es otro que el Casino de Montecarlo.

Se trata de uno de los casinos más prestigiosos de toda Europa, cuya entrada cuesta 10 euros; aunque no es necesario entrar dentro para disfrutar de la magia que rodea el edificio: jardines, coches de lujo y fuentes. Ningún viajero debería marcharse del principado sin por lo menos entrar al casino y contemplar sus magníficos salones.

Una excepción es el Jardín Exótico de Mónaco, creado por el Príncipe Alberto y que se ubica en el barrio de Les Révoires. Aunhque quienas quieran contem’plar la naturaleza de cerca, en este caso la naturaleza marina, tienen una cita ineludible con el Museo Oceanográfico.

El edificio es ya de por sí espectacular; data de 1950 y está construido directamente sobre el mar, en un acantilado que se alza 85 metros por encima de las aguas. En sus diferentes plantas es posible contemplar colecciones de maquetas, barcos, útiles de pesca y de navegación… Además de un gran esqueleto de ballena y un acuario impresionante. El Museo Oceanográfico fue dirigido durante años por el célebre oficial, buceador e investigador Jacques Costeau, lo que da la medida de su importancia y espectacularidad.

Otro de los lugares donde se concentra la jet-set de Mónaco es la Ópera de Montecarlo. De camino podrás pisar parte del Circuito de Fórmula 1, ya que se trata de un trazado urbano, que cada año es montado para que los coches circulen por él. También por los alrededores, se encuentra el Teatro de la Ópera o Salle Garnier, un Teatro construido por el célebre arquitecto Charles Garnier, que se trata de una auténtica réplica en miniatura de la Ópera de París.

También debes visitar el Jardín Botánico Japonés, donde podrás dar un agradable paseo a través de viviendas típicas japonesas. No podía faltar tampoco en nuestra lista de imprescindibles, el Palacio Grimaldi, ubicado en lo más alto de Mónaco, y residencia actual del Príncipe Alberto II.

Otros puntos de interés de la ciudad son la Catedral, de estilo neorrománico y que data del siglo XIX (merece la pena visitar su interior y admirar la colección de obras de arte que alberga); la colección de coches del príncipe Rainiero de Mónaco, el Mercado Condamine en busca de objetos de artesanía, la Casa de la Ópera de Mónaco o el Estadio de fútbol Louis II, que cuenta con visitas guiadas.

Pero todo allí es de lujo y muy caro: comer en un Restaurante cuesta mediodía: 145€  y a la noche : 230 € – 310 € y dormir un 1500 € por noche. 

Compartir
?