Revista Qué

22 Dic 2014 | Alemania

Munich: paisajes y tradiciones

Al norte de los Alpes Bávaros y a orillas del río Isar se alza la polifacética Múnich. Se trata de la capital del Estado de Baviera, uno de los destinos turísticos más populares de Alemania y que tiene mucho que ofrecer. Una buena recorrida para el viajero sería la céntrica Marienplatz, el corazón de Múnich, […]

munich 3 munich 4 munich 5 munich 6 munich 7 munich 8 munich 9 munichAl norte de los Alpes Bávaros y a orillas del río Isar se alza la polifacética Múnich. Se trata de la capital del Estado de Baviera, uno de los destinos turísticos más populares de Alemania y que tiene mucho que ofrecer.

Una buena recorrida para el viajero sería la céntrica Marienplatz, el corazón de Múnich, frente al antiguo ayuntamiento y muy cerca de la Iglesia de Nuestra Señora (Frauenkirche). Desde allí, habría que ir al “mercado de las vituallas” (Viktualienmarkt) y, a continuación, a la Hofbrähaus, la cervecería más famosa de Múnich.

Luego al Jardín Inglés, que es uno de los espacios verdes más grandes dentro de una ciudad europea.

Marienplatz es una de los espacios públicos emblemáticos de Múnich. En el centro de la plaza se alza la Mariensäule, una gran columna coronada por una estatua de la Virgen María. Frente a ella se halla el ayuntamiento nuevo, u no de los edificios más destacados de la ciudad.

Con su torre de casi cien metros, esta imponente construcción de estilo neogótico es una de las más fotografiadas de la ciudad.

Además, alberga el famoso carrillón, que conmemora dos eventos históricos, según explica Frank Bausback. “El tema principal es la boda del duque Guillermo V de Wittelsbach con Renata de Lorena, en cuyo honor se celebró un torneo en el que un jinete bávaro venció a su competidor de Lorena”, detalla.

El espectáculo de las figuras del carrillón se puede contemplar a las 11 en punto y a las 12 y, entre marzo y octubre, también a las 17. Como curiosidad, Bausback precisa que el Carrillón funciona con energía solar.

Muy cerca de la Marienplatz se alza majestuosa la Frauenkirche, la Catedral de Nuestra Señora, con sus dos torres de cúpulas verdes.

La catedral se construyó en el siglo XV, pero el edificio ha tenido que ser reconstruido pues sufrió graves daños en la Segunda Guerra Mundial debido a los bombardeos de la aviación aliada.

Otro de los templos emblemáticos de la ciudad de Múnich es la Iglesia de San Miguel, cuya cripta alberga la tumba del rey Luis II de Baviera. Este monarca, apodado el rey loco, es el artífice de varios castillos bávaros entre los que destaca el de Neuschwanstein, en los Alpes.

Luis II, mecenas del compositor Richard Wagner y muy aficionado a las historias de caballería, murió en extrañas circunstancias cuando solo tenía 41 años.

Desde la iglesia de San Miguel, se puede dar un paseo por Neuhauser strasse, la principal zona peatonal de Múnich, y cruzar la Marienplatz hasta el famoso “mercado de las vituallas” (Viktualienmarkt) donde se puede encontrar prácticamente de todo, desde los productos genuinamente bávaros hasta delicias exóticas.

En cuanto a la comida, sentarse en una de sus mesas al aire libre y degustar una salchicha bratwurst con una típica cerveza bávara es una parada obligatoria, tanto para muniqueses como para turistas.

La ciudad tiene toda la gama gastronómica de una gran urbe, desde las cervecerías tradicionales hasta restaurantes con platos internacionales.

Estando en Múnich hay que probar el brezel, el pan típico, y también los postres caseros como el apfelstrudel, una tarta de manzana con masa muy fina. Además, vale la pena pasar por Viktualienmarkt, el mercado de frutas, verduras y especias, y tomarse algo en uno de sus puestos.

Otra de las recomendaciones es visitar la Hofbräuhaus, una cervecería famosa en todo el mundo. Allí se puede disfrutar de una buena cerveza muniquesa, servida en las tradicionales jarras de medio o un litro, y acompañarla con una de las especialidades bávaras, como un buen plato de codillo.

Uno de los famosos vergel muniqués es el Hofgarten, un lugar agradable y muy céntrico. Muy cerca de la Plaza del Odeón (Odeonsplatz), testigo privilegiado de la historia del siglo XX.

Los Juegos Olímpicos de 1972 se vieron salpicados por un terrible suceso. En la madrugada del 5 de septiembre, varios miembros del equipo israelí fueron secuestrados en la villa olímpica por un grupo terrorista palestino denominado Septiembre Negro.

Tras horas de negociaciones, los terroristas fueron trasladados con los rehenes en dos helicópteros al aeródromo militar de Fürstenfeldbruck, donde las fuerzas de seguridad alemanas intentaron un rescate que no salió nada bien. Ninguno de los rehenes sobrevivió y en el tiroteo que tuvo lugar también perdió la vida un agente alemán

Otro monumento se erigió en las inmediaciones del recinto olímpico (Olympiapark), en memoria de las víctimas de esta masacre.

Más de 40 años después de los Juegos, el Olympiapark continúa recibiendo una gran cantidad de visitas.

Por su parte el Museo BMW, a escasos metros del Olympiapark, es una parada ineludible para los amantes de los coches. Asimismo, el Allianz Arena, donde juegan los dos equipos de fútbol que tiene la ciudad; el Museo Alemán o el Palacio Nymphenburg son otros rincones de gran interés.

También se destaca, sobre todo, la oferta cultural (museos, pinacotecas y palacios). Pero también se puede combinar con una escapada a los Alpes e incluso visitar Neuschwanstein, en Füssen, el famoso castillo de Luis II, situado en un entorno de ensueño.

Pero si se habla de Múnich, no podemos olvidar la famosa Oktoberfest, la celebración cervecera por excelencia. Con motivo de esta fiesta, que pese a lo que su propio nombre indica comienza en septiembre, más de seis millones de visitantes llegan cada año a Múnich y la convierten en la capital mundial de la cerveza.

En estos días se pueden encontrar ofertas hoteleras en Múnich con vigencia para los próximos meses. Una de las promociones es la del Hotel Heigl (tres estrellas), ubicado en la calle Bleibtreustr Nº 15; la tarifa diaria por persona, incluido el desayuno, es de 524 pesos argentinos en base doble.

Está en el distrito de Solin, a 9 kilómetros del centro de la ciudad y cuenta con estacionamiento gratuito.

Otra promoción corresponde al Hotel Graf Lehndorff (tres estrellas), situado en la calle Graf-Lehndorff-Str. Nº 4. Su tarifa es de 695 pesos argentinos diarios por persona, en base doble. La estación de trenes de Riem está a cinco minutos a pie de este establecimiento.

En cuanto al costo de un pasaje aéreo desde Ezeiza hasta Múnich, con dos escalas, arranca desde los 14.227 pesos argentinos por persona, y desde los 14.505 con una sola combinación.

Compartir
Negocios

Papá Noel sale caro

El Gobierno porteño inauguró la quinta edición del Parque Navideño, que ya funciona en el barrio de Palermo y que le...


→ Leer más
?